• Europa cuenta con 16 países entre los 20 primeros del Índice de Futuro Verde o Green Future Index 2022.
  • Este índice clasifica a 76 economías en función de su preparación para un futuro con bajas emisiones de carbono.
  • Entre los países que progresan en la mitad de la tabla se encuentran Grecia y China.

Islandia, Dinamarca y los Países Bajos son los países más preparados para un futuro con bajas emisiones de carbono, según un nuevo informe.

Otros países que integran el top 10 del Índice de Futuro Verde 2022 son el Reino Unido, Noruega, Finlandia, Francia, Alemania, Suecia y Corea del Sur.

El índice clasifica 76 economías y es publicado por el MIT Technology Review Insights, la división de publicaciones a medida de la revista bimestral del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

El índice mide la reducción de las emisiones de carbono, el desarrollo de energías limpias y la innovación en los sectores verdes de los países. La investigación también examina la protección del medio ambiente y las políticas gubernamentales sobre el clima.

El Índice de Futuro Verde o Green Future Index 2022 clasifica a 76 economías en función de su preparación para un futuro con bajas emisiones de carbono.
El Índice de Futuro Verde o Green Future Index 2022 clasifica a 76 economías en función de su preparación para un futuro con bajas emisiones de carbono.
Imagen: MIT Technology Review Insights

Líderes verdes

Europa lidera la tabla, con 16 países entre los 20 primeros.

Islandia, en el puesto número uno, es uno de los dos países europeos que generó más electricidad de fuentes renovables que la que consumió. De ella, el 80% se destinó a calefacción y refrigeración, más del triple de la media de la Unión Europea, que es del 23%.

Los avances en las políticas climáticas han llevado a algunos países a la cabeza, según el Índice de Futuro Verde 2022. Por ejemplo, el Reino Unido, que ha pasado del puesto 17 al cuarto desde la clasificación del año pasado, ha sido "agresivo" en la inversión en energía limpia.

Corea del Sur, Japón y Estados Unidos han entrado por primera vez en el top 20. El índice lo atribuye, en parte, a su propiedad intelectual verde. Corea del Sur, por ejemplo, es líder mundial en patentes verdes, dicen los autores. También se ha avanzado en la redirección del gasto en infraestructuras hacia proyectos de energía limpia.

Políticas para un futuro verde

En la mitad de la tabla, los países también están avanzando en materia de política e insfraestructura verde. Entre ellos se encuentra Grecia. Se ha comprometido a destinar el 30% de la financiación del fondo de recuperación pospandémica de la Unión Europea a la transición a la energía limpia.

China, que ha pasado a ocupar el puesto 26º desde el 45º en 2021, ha logrado avances significativos en la transformación verde de su sociedad, dicen los autores. Esto incluye la compra de más de la mitad de los vehículos eléctricos del mundo en 2021.

Costa Rica, Singapur y Nueva Zelanda son algunos de los países que han descendido en la clasificación. En el caso de Costa Rica, esto puede estar relacionado con "importantes desafíos" en la aplicación de la política climática, sugiere el informe.

Cambio climático y COVID-19

India se encuentra entre el contingente que el Índice de Futuro Verde 2022 califica de "rezagado climático". El plan de recuperación del país para el COVID-19 favorece a las industrias tradicionales, dicen los autores, y esto está obstaculizando el paso a políticas más sostenibles.

La pandemia también ha hecho retroceder las agendas verdes en países como Argentina e Indonesia. Estos países ocupan los puestos 68 y 70, respectivamente, en la tabla y forman parte de un grupo que los autores califican de " abstencionistas climáticos".

Se trata de economías que, o bien carecen de "voluntad política para perseguir agendas verdes", dicen los autores, poniendo como ejemplo a Rusia, o bien sus economías tienen una carga de recursos demasiado grande para que puedan hacer un progreso real.

Aunque el Índice de Futuro Verde 2022 se completó antes de la invasión rusa en Ucrania, los autores advierten que este conflicto "probablemente tendrá implicaciones de largo alcance y persistentes para los esfuerzos de sostenibilidad de los países de todo el mundo".

La incertidumbre que genera la pandemia del COVID-19 también ha hecho que muchos países "vuelvan a los viejos hábitos de uso intensivo de carbono para reactivar sus economías".