• La pintura es una de las principales fuentes de microplásticos en el océano, aunque la magnitud del problema sólo ha sido destacada recientemente.
  • Las emisiones de microplásticos de la pintura representan el 58% del total estimado de fugas anuales de microplásticos en el océano.
  • Las autoridades, los reguladores y los ciudadanos pueden adoptar una serie de medidas sencillas para reducir las fugas de microplásticos de pintura en el océano.

Los residuos de plástico en el océano son un problema bien conocido, pero hay otro más difícil de visualizar: el de los microplásticos en el agua. Y una de las principales fuentes de microplásticos es la pintura, aunque sólo recientemente se ha reconocido más ampliamente.

Hace dieciocho meses, nosotros, el equipo de Pinovo en Bergen, Noruega, estábamos un poco frustrados. Teníamos una solución patentada y probada para un gran problema medioambiental que el mundo no veía. ¿Cómo poder influir en algo que la gente no reconoce?

Sabíamos por nuestra experiencia industrial que la pintura es una fuente importante de microplásticos en el océano. También se podía ver en los muestreos de agua realizados por científicos de todo el mundo. Pero muchos creían que el tamaño total del problema era mucho menor de lo que mostraban nuestros propios cálculos.

Además, como los reguladores y la industria no se daban cuenta de la magnitud del problema, era poco probable que promovieran o adoptaran soluciones que lo resolvieran, como el uso de nuestra tecnología de chorro al vacío sin polvo para el mantenimiento de elementos de acero pintados. Afortunadamente, esto está cambiando.

Las emisiones de microplásticos de la pintura son un gran problema

Animados por UpLink, la plataforma de innovación del Foro Económico Mundial, decidimos solicitar una investigación basada en datos científicos sobre este tema. Pedimos consejo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que ya había identificado los neumáticos como una importante fuente de microplásticos.

La UICN nos presentó a EA, Environmental Action, para realizar esta investigación, dada su experiencia previa en estudios similares y su historia de colaboración con la UICN.

En la primavera de 2021, Paola Peruta y Julien Boucher, de EA, comenzaron su trabajo. Empezaron con el total anual de ventas de pintura en el mundo y luego calcularon el destino de la pintura durante su ciclo de vida -desde su aplicación hasta el final de su vida útil- utilizando medidas y métodos como la huella de plástico, la conservación de la masa y las simulaciones de Montecarlo. El resultado fue el informe Plastic Paints the Environment, publicado en febrero.

La pintura principal fuente de fugas de microplásticos en los océanos

La principal conclusión del informe es que la pintura es la mayor fuente de fugas de microplásticos en los océanos, con una cantidad estimada de 1,9 millones de toneladas al año. Esto representa el 58% de las fugas anuales de microplásticos en el océano, más que los neumáticos, los textiles y los gránulos juntos.

Tras su publicación, la Comisión de la UE decidió investigar si la pintura debía incluirse con las otras fuentes principales de liberación no intencionada de microplásticos, como la abrasión de los neumáticos, los gránulos de plástico de preproducción y los textiles sintéticos.

El proceso de consulta resultante tiene por objeto elaborar una política rentable que pueda reducir la liberación involuntaria de microplásticos en el medio ambiente. Esto, a su vez, contribuirá al objetivo recientemente anunciado por la Comisión Europea de reducir las emisiones de microplásticos en un 30% para 2030.

Además, en la quinta sesión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA 5.2), celebrada en Nairobi a finales de febrero, la resolución aprobada para iniciar las negociaciones de un tratado vinculante de la ONU sobre el plástico reconoció oficialmente que la contaminación por pintura incluye los microplásticos, por primera vez.

Se necesita más investigación sobre los microplásticos de la pintura

Puede que las emisiones de microplásticos de pintura estén por fin "a la orden del día", pero se necesita más investigación para comprender mejor el problema.

Necesitamos más muestreos de agua y suelo en todo el mundo para identificar los "puntos calientes" de la contaminación por microplásticos, una mayor comprensión de los efectos de los microplásticos en la salud de los seres humanos y los animales, y más estudios "descendentes" para obtener aún mejores datos que ayuden a abordar el problema.

Los organismos reguladores también deben incluir este problema en sus listas de prioridades y empezar a introducir medidas como la obligación de que los usuarios industriales y marítimos de pintura recojan los residuos de pintura tras el mantenimiento de las superficies.

También deberían fomentar el mantenimiento continuo de los elementos de acero pintados para reducir las emisiones pasivas de microplásticos de la pintura, e incluir las emisiones de microplásticos de la pintura en sus evaluaciones de riesgo para los nuevos desarrollos de parques eólicos marinos, entre otras medidas.

Mientras tanto, la industria de la pintura necesita educar a sus clientes sobre los riesgos de la "pintura mal gestionada". Esto incluye un cambio hacia el mantenimiento continuo, y el uso de soluciones de tratamiento de superficies sostenibles para que puedan mantener sus bienes pintados de tal manera que reduzcan las emisiones de microplásticos de la pintura.

Los usuarios de pintura deberían cambiar a métodos limpios y sostenibles de mantenimiento de superficies, como el de Pinovo, y dejar de utilizar los métodos tradicionales " no limpios " de chorro libre de arena y chorro de agua a alta presión, que liberan emisiones de microplásticos de pintura si no se recogen todos los residuos de pintura y arenilla.

Cómo reducir las emisiones de microplásticos de la pintura

Los ciudadanos también pueden adoptar algunas medidas para reducir las emisiones de microplásticos de la pintura. Al utilizar pintura doméstica para decorar, evita lavar las brochas en el fregadero, ya que la pintura, y los microplásticos que contiene, no desaparecen cuando se vierten por el desagüe.

Los propietarios de embarcaciones deben asegurarse de recoger los residuos derivados del mantenimiento del barco, y asegurarse de que los puertos marítimos cuentan con las instalaciones necesarias para ello.

Los bienes pintados deben mantenerse en buen estado, y no dejar que se oxiden antes de volver a pintarlos. Los residuos de óxido y pintura acaban en el medio ambiente, y más a menudo en el océano, en forma de microplásticos.

El público también puede presionar a las autoridades para que hagan más. Cuando pases por un puente que se esté renovando, fíjate en si se están utilizando métodos limpios y sostenibles -como el chorro de vacío-, o los antiguos métodos tradicionales de chorro o mecánicos, en los que la pintura vieja acaba en el océano. Los ciudadanos pueden preguntar a su ayuntamiento qué están haciendo para garantizar que se utilicen métodos más respetuosos con el medio ambiente.

Por último, puedes utilizar los contactos con los organismos reguladores locales y las ONG medioambientales, como WWF, para poner esta cuestión en la agenda y participar en la consulta pública de la Comisión Europea sobre el tema.