Nature and Biodiversity

El futuro del planeta está en nuestras manos. ¿Qué futuro incentivaremos?

El Marco Mundial de Biodiversidad de Kunming-Montreal pretende eliminar progresivamente 500 000 millones de dólares en subvenciones nocivas para la naturaleza para 2030 y movilizar 200 000 millones anuales para la conservación de la biodiversidad. Image: Alonso Reyes/Unsplash

Carlos Correa
Senior Fellow, Conservation International, Ambassador, Mangroves Breakthrough
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Nature and Biodiversity??
La visión global
Explora y monitorea cómo El cambio climático afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Horizon Scan: Joyeeta Gupta

  • Los gobiernos destinan 1,8 billones de dólares anuales a subvenciones nocivas para el medio ambiente, lo que se traduce en otros 5 billones de financiación privada para industrias como los combustibles fósiles y la agricultura industrial.
  • Los responsables políticos pueden utilizar la política fiscal, establecer nuevos mercados mediante sistemas de comercio de derechos de emisión y aplicar pagos por conservación para reorientar la financiación privada hacia los esfuerzos de conservación de la naturaleza.
  • El Marco Mundial de Biodiversidad de Kunming-Montreal pretende eliminar progresivamente 500 000 millones de dólares en subvenciones nocivas para 2030 y movilizar 200 000 millones anuales para la conservación de la biodiversidad.

Cuando los gobiernos asignan recursos, envían un mensaje. El poder de ese mensaje se extiende por las economías y a menudo desencadena una oleada de gasto privado. Ese efecto es cierto en el caso de la biodiversidad, sobre la que los gobiernos llevan mucho tiempo dejando claro su mensaje: las empresas y los ciudadanos son libres para dar prioridad a actividades que destruyen nuestro planeta en lugar de sostenerlo.

Los gobiernos gastan cada año al menos 1,8 billones de dólares en subvenciones negativas para el medio ambiente. Esos 1,8 billones de dólares dan lugar a otros 5 billones de financiación privada para las mismas industrias dañosas: la extracción de combustibles fósiles, la minería, la pesca comercial y la agricultura industrial. El resultado es que casi el 7% del PIB mundial se dedica a destruir nuestro mundo natural.

Carlos Manuel Rodríguez, CEO del fondo Global Environment Facility, plantea el problema de forma sencilla: "Hoy en día no hay un solo país que invierta más en proteger la naturaleza de lo que gasta en actividades que la destruyen. Esto tiene que cambiar".

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el cambio climático?

El cambio comienza con una visión compartida, y el Marco Mundial de Biodiversidad de Kunming-Montreal alinea a los países en el camino a seguir. La meta 18 del Marco exige la eliminación sustancial y progresiva, la supresión o la reforma de 500 000 millones de dólares anuales en subvenciones negativas para la biodiversidad. Con la meta de 2030, el Marco tiene el mandato de movilizar al menos 200 000 millones de dólares anuales para la conservación de la biodiversidad.

Los responsables políticos tienen ahora la rara oportunidad de utilizar su influencia en el mercado para facilitar una reasignación masiva de dinero privado hacia la salvación de la naturaleza -y no faltan caminos que seguir.

Entre ellos figuran:

Política fiscal

El diseño de la política fiscal -la forma en que los gobiernos aplican y gastan los ingresos fiscales- es una vía inmediata y ampliamente disponible para desarrollar incentivos positivos. Por ejemplo, el Programa de Transferencias Fiscales Ecológicas de la India utiliza indicadores ecológicos para determinar cómo se distribuyen los fondos públicos del gobierno federal a los gobiernos estatales. Los Estados se ven recompensados por proteger y restaurar la cubierta forestal.

El esquema convierte la conservación en una fuente potencial de ingresos para las administraciones locales. Este incentivo funcionó en la India: los gobiernos locales se autodisciplinaron, aumentando voluntariamente los presupuestos forestales estatales en un 19% en los tres años siguientes a la introducción del programa para atraer financiación federal.

Los impuestos ambientales son otro vehículo de incentivos ecológicos positivos. Colombia implantó en 2016 un impuesto sobre el carbono que comenzó en 5 dólares por tonelada de carbono. El impuesto generó rápidamente cientos de millones para la biodiversidad, convirtiéndose en una fuente clave de ingresos para un nuevo fondo nacional de biodiversidad que pretende gestionar casi mil millones de dólares para 2026.

¿Has leído?

Nuevos mercados

Los gobiernos pueden establecer nuevos mercados mediante Sistemas de Comercio de Emisiones (SCE) que fijan un nivel máximo de emisiones de gases de efecto invernadero con permisos negociables distribuidos entre los emisores. Se trata de una solución cada vez más popular: Los datos de la OCDE indican más del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero cubiertas por instrumentos de precio al carbono en 2021, un aumento del 8% con respecto a 2018.

El Régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE) de la UE fue el primer mercado de carbono del mundo y sigue siendo uno de los mayores. También es un ejemplo de éxito: Al poner un tope a las emisiones que disminuye anualmente, las empresas de la UE invierten en tecnologías de energía limpia, contribuyendo a reducir las emisiones de los sectores eléctrico e industrial en un 37,3% desde 2005.

Aunque los mercados de carbono pueden ser la aplicación más conocida, los derechos de uso de los recursos también pueden limitarse y comercializarse. En Argentina, por ejemplo, el gobierno introdujo en 2010 una cuota de capturas permitidas de marisco de alto valor. Esta medida ha estabilizado eficazmente poblaciones que antes estaban sobreexplotadas, al tiempo que ha impulsado los precios de exportación.

Ayudas a la conservación

Los pagos directos a los propietarios de tierras para su conservación son otra herramienta fundamental.

Ecuador, por ejemplo, ofrece incentivos económicos a los propietarios rurales que conservan los bosques autóctonos como alternativa a prácticas insostenibles de uso de la tierra, como la tala y la minería. A lo largo de 15 años, Socio Bosque ha ayudado a proteger más de 4 millones de hectáreas ofreciendo a los propietarios pagos directos a través de un acuerdo de conservación establecido a 20 años.

El éxito de Socio Bosque y otras iniciativas ha contribuido a reforzar la credibilidad de los Pagos por Servicios Ecosistémicos (PSE), con más de 500 programas en todo el mundo generando decenas de miles de millones de dólares en transacciones cada año.

Los sistemas de PSE han demostrado, en varios casos, reducir drásticamente las tasas de deforestación. En los años 70 y 80, por ejemplo, Costa Rica registró una de las tasas de deforestación más altas del mundo, con una cubierta forestal que pasó de más del 50% de la superficie en 1950 al 24,4% en 1985. En 1996, el gobierno introdujo un programa de PSE. Hoy, los bosques ocupan más de la mitad de la superficie total del país, en gran parte gracias al éxito del programa.

Los programas de PSE bien diseñados suelen tener importantes beneficios colaterales, como el apoyo a las poblaciones locales e indígenas para proteger la tenencia de la tierra y garantizar sus derechos.

Los gobiernos han pasado décadas fomentando la destrucción de nuestros ecosistemas, pero ahora nos encontramos en un punto de inflexión. De todos los rincones del planeta, está surgiendo un liderazgo ambiental que une a países ricos y en desarrollo en torno a una causa compartida.

A través del Marco Mundial de Biodiversidad, gobiernos de todo el mundo dieron el primer paso para denunciar el statu quo. Destruyendo la naturaleza sólo conseguiremos destruirnos a nosotros mismos. Pero las palabras sólo nos llevan hasta cierto punto. Sin escasez de soluciones a su disposición, los gobiernos deben ahora señalar a las empresas, a los ciudadanos y al resto del mundo que están comprometidos con la protección de nuestro planeta.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Los países ricos deben reducir sus emisiones más rápido que los países en desarrollo, y otras noticias de sostenbilidad

Michael Purton

12 de junio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial