• Se han descubierto más de 116 arrecifes de coral en las profundidades del océano.
  • Algunos viven en profundidades de más de 2 km donde la luz del sol nunca penetra en la oscuridad.
  • Pero los investigadores dicen que son tan importantes para la biodiversidad como los arrecifes costeros.
  • Los esfuerzos para la conservación legal de los arrecifes se han visto interrumpidos por la pandemia.

Si mencionamos los arrecifes de coral, todos tendemos a pensar en los bosques submarinos más allá de las olas. Pero si pudiéramos aventurarnos más allá en las profundidades de los océanos, encontraríamos otro tipo de arrecifes de coral: cientos de metros bajo la superficie.

Un nuevo estudio ha identificado 116 arrecifes de coral de aguas profundas que, según los científicos, necesitan tanta protección como los arrecifes costeros que visitan los buceadores cada año. Se encuentran entre 200 y 1.200 metros de profundidad en aguas donde ninguna nación tiene jurisdicción.

Los arrecifes de coral de aguas profundas no están protegidos de los efectos de la navegación.
Los arrecifes de coral de aguas profundas no están protegidos de los efectos de la navegación.
Imagen: Sociedad de Biología de las Profundidades Oceánicas


El valor de los arrecifes de coral en el ecosistema marino ha sido reconocido desde hace mucho tiempo. Aunque cubren sólo el 0,1% del suelo marino, proporcionan un hogar para una cuarta parte de toda la vida marina. Los científicos advierten que el cambio climático podría matarlos a todos para el 2100 a menos que se tomen medidas.

Las selvas tropicales del mar

A diferencia de los arrecifes de coral costeros, los corales de aguas profundas han evolucionado para vivir debajo de la zona fótica, la parte superior del mar donde la luz penetra. Mientras que 845 especies de corales constructores de arrecifes viven en la zona fótica, sólo se sabe que seis especies forman arrecifes de aguas profundas.

Ahora se ha publicado el primer estudio exhaustivo de los arrecifes de coral de aguas profundas, señalando la ubicación de algunos de ellos. Y probablemente hay muchos más arrecifes de alta mar aún por descubrir, dice el co-autor Daniel Wagner, escribiendo en la revista Science.

Describiendo los arrecifes de coral como "las selvas tropicales de los mares", Wagner señala que los arrecifes de alta mar "son algunos de los ecosistemas oceánicos menos estudiados", y añade que debido a que no están protegidos por las leyes de ningún país, "se encuentran entre los arrecifes más vulnerables y potencialmente sobreexplotados de la Tierra".

La coalición había planeado comenzar a estudiar más arrecifes de coral de alta mar este año, pero sus dos primeras expediciones han tenido que ser pospuestas hasta el 2022, debido a COVID-19.

La protección de los arrecifes de aguas profundas

En el derecho internacional, la alta mar no pertenece a nadie ni a todos, lo que hace difícil organizar los esfuerzos de conservación. Así que estos arrecifes de alta mar, que son tan importantes para la biodiversidad marina como sus primos costeros, son difíciles de proteger.

Un puñado de ellos se encuentra a más de dos kilómetros bajo la superficie y sólo pueden ser visitados por submarinos especializados. Sólo una quinta parte de los arrecifes de coral de aguas profundas tienen algún tipo de protección contra la pesca de fondo, como la de arrastre. Ninguno está protegido de los efectos de la navegación.

Los científicos han descubierto que a estos corales de aguas profundas les gusta crecer en montañas marinas de lados empinados, o en colinas submarinas, y se encuentran en los océanos Pacífico y Atlántico, con unos pocos en el Océano Índico.

Exploración de un monte submarino en Micronesia, a 25 metros bajo la superficie.
Exploración de un monte submarino en Micronesia, a 25 metros bajo la superficie.
Imagen: Frontiers

El año pasado, un grupo de expertos en ciencia oceánica, política, derecho y comunicaciones formó la coalición Arrecifes de Coral en Alta Mar para proteger estos arrecifes de aguas profundas.

"Comprender y proteger los arrecifes de coral en alta mar puede ser una de las cosas más eficaces que podemos hacer para asegurar la resistencia de los océanos y la salud de las pesquerías para las generaciones futuras", dice la coalición.

Los arrecifes de coral soportan un cuarto de toda la biodiversidad marina.
Los arrecifes de coral soportan un cuarto de toda la biodiversidad marina.
Imagen: Frontiers in Marine Science

La coalición espera influir en una conferencia intergubernamental de las Naciones Unidas que se ha convocado para redactar un nuevo tratado internacional sobre la diversidad biológica de la alta mar, a fin de proteger las profundidades oceánicas de la explotación de actividades perjudiciales como la minería submarina. Pero el progreso en el nuevo tratado se ha estancado por la pandemia del COVID-19.

El estado de los océanos está causando una preocupación generalizada. El Programa de Acción para los Océanos del Foro Económico Mundial une a los sectores público y privado para trabajar para invertir el rápido declive de la salud de los océanos. En él se afirma que la protección de los océanos es "un desafío mundial que requiere una solución mundial".

Hacer frente a la degradación de los océanos también es fundamental para detener el cambio climático. Los océanos cubren el 70% de la superficie de la Tierra, generan más de la mitad del oxígeno del mundo, absorben la mitad del carbono emitido a nivel mundial y representan el 80% de la biodiversidad.

"La salud de los océanos es fundamental por razones económicas y de seguridad alimentaria, ya que los medios de vida de más de 100 millones de hogares dependen de la industria pesquera y 3.000 millones dependen de los alimentos marinos como su principal proteína", dice el Foro.