• Colombia busca reconstruir la economía de manera sostenible, basada en la biodiversidad y en ecosistemas saludables.
  • Las soluciones basadas en la naturaleza son la vía para una recuperación verde y resistente.
  • La Estrategia de Economía Circular de Colombia busca la diversificación económica, la creación de empleo y la reducción del impacto ambiental.

Estos tiempos de pandemia nos muestran muy claramente la relación entre la salud de los ecosistemas y la salud de las personas. Tras esta lección, no podemos volver a procesos antrópicos que no valoraban los beneficios de vincular la creación de empleo y la economía con la salud de los ecosistemas y sus habitantes.

En Colombia, el desafío de producir conservando y conservar produciendo, enmarcado en nuestro Plan Nacional de Desarrollo, nos muestra el camino que debemos seguir para la valorización, el acceso y uso responsable de los recursos naturales renovables a escala local, nacional y temporal.

La prevención y reducción de la deforestación, la restauración y reforestación de áreas degradadas, el desarrollo de proyectos agroforestales y silvopastoriles, el pago de servicios ambientales a las comunidades que conservan sus bosques, el desarrollo de proyectos de ecoturismo, la transición a energías limpias y el desarrollo de los espacios públicos verdes son algunos de los ejemplos de que las soluciones basadas en la naturaleza hoy forman parte de la reactivación de las fuentes de empleo y la economía de los países.

Es fundamental que las autoridades locales incluyan esta visión en los planes de desarrollo municipales y ajusten su territorio utilizando planes basados ​​en estos principios.

En Colombia, tenemos 365 proyectos en nuestro portafolio de soluciones basadas en la naturaleza. Casi la mitad (47%) de estos proyectos están relacionados con el sector agrícola y forestal, el 13% con el sector turístico y el 12% con el sector alimentario. Otros proyectos están relacionados con la economía circular, generación de energía y productos artesanales, entre otros.

Soluciones basadas en la naturaleza.
Soluciones basadas en la naturaleza.
Imagen: IUCN

Nuestra Administración está tratando de reconstruir la economía de manera sostenible, basada en la biodiversidad y en ecosistemas sanos, para apoyar la producción de alimentos, la bioseguridad y la mejora de la calidad de vida de nuestros ciudadanos, con un enfoque que integre el uso sostenible del capital natural y la inclusión social.

Nuestra Estrategia Nacional de Economía Circular busca la diversificación económica, la creación de empleo y la reducción de impactos ambientales. Esta iniciativa generará nuevos puestos de trabajo a partir de las actividades de valoración de residuos y materiales como modelo de negocio circular y la generación de ingresos y formalización de los recicladores y sus asociaciones

Aplicaremos la estrategia nacional de restauración plantando 180 millones de árboles. Se estima que esto generará aproximadamente 50.801 empleos, promoviendo la competitividad y la diversificación de la economía, la generación de ingresos para las poblaciones vulnerables y la protección del capital natural del país. Invertiremos 107 millones de dólares en este proyecto durante dos años.

Estamos impulsando los negocios verdes: aproximadamente 3.800 negocios verdes para el 2022. Para lograr este objetivo, hemos creado una nueva plataforma para la promoción digital de negocios verdes, con un portafolio virtual de estos negocios, un nuevo sistema de registro y verificación, y una aplicación de marketing, para facilitar que consumidores puedan hacer negocios con los empresarios.

Otro programa en el que estamos trabajando es el Pago por Servicios Ambientales (PSA). Su objetivo es conservar 160.000 hectáreas que serán preservadas y generarán ingresos para 13.000 familias, ubicadas en 18 departamentos, cubriendo 303 municipios con compensación por conservación. Esperamos invertir USD $ 38 millones durante 2 años.

Todo esto será aprovechado por la transformación digital, una herramienta de eficiencia para los procesos ambientales que facilite la inversión privada y la comunicación con los ciudadanos.

Este es un momento definitorio. La pandemia nos ha puesto en una encrucijada: podemos volver a las viejas recetas y seguir un camino que nos lleva a la destrucción cada vez más rápida del planeta y la vida humana, o podemos tomar decisiones valientes, responsables e innovadoras para reactivarnos de forma sostenible, para alcanzar un verdadero crecimiento verde.

El llamado decisivo a la comunidad internacional es reconocer las soluciones basadas en la naturaleza como el camino a seguir para una recuperación ecológica y resistente que dé prioridad a la educación, la participación, la innovación, la investigación, la financiación, la adaptación y la mitigación, como sus líneas más importantes y estratégicas.