• El comercio transfronterizo de servicios digitales como la videoconferencia, el entretenimiento y los servicios profesionales ha crecido enormemente en los últimos años y se está expandiendo más rápido que el comercio de bienes.
  • Mientras las personas se quedan en casa para detener la propagación de la COVID-19, los servicios digitales transfronterizos garantizan el funcionamiento de nuestras economías y nos mantienen conectados.
  • Una serie de barreras han frenado el potencial de esta forma de comercio de rápido crecimiento. Establecer la reglamentación apropiada y ampliar el acceso digital puede contribuir al impulso de los sectores de la educación a la atención médica, y crear los empleos del futuro.

Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, los servicios digitales como la educación en línea, las salas de reuniones virtuales y los mercados en línea han garantizado el funcionamiento de nuestras economías y nos mantienen conectados. Casi todos estos servicios están respaldados por el comercio digital transfronterizo. Incluso si se reúne con compañeros de su propia ciudad en una videoconferencia, consulta a un médico local en línea o sigue una clase virtual de un maestro en su barrio, las compañías que proporcionan las redes y plataformas para estas interacciones probablemente estén, al menos en parte, en otro país..

El intercambio global de servicios digitales es fácil de pasar por alto debido a su intangibilidad, pero ha sido uno de los ámbitos comerciales de más rápido crecimiento en los últimos años. El comercio de servicios de telecomunicaciones y TI, que sustentan el comercio digital de servicios, ha registrado un crecimiento especialmente potente. En 2018, los servicios de telecomunicaciones, informática e información fueron el sector de servicios de crecimiento más rápido en términos de exportaciones mundiales, con un aumento del 15 %, según la Organización Mundial del Comercio.

Crecimiento de la participación de los servicios facilitados por la tecnología de la información y las comunicaciones en el comercio mundial, 2008-2018
Crecimiento de la participación de los servicios facilitados por la tecnología de la información y las comunicaciones en el comercio mundial, 2008-2018
Imagen: WTO

El comercio digital de servicios no solo se ha convertido en un salvavidas durante este brote, sino que también tiene potencial para transformar nuestro mundo para mejor a largo plazo. Podría ayudarnos a construir una economía global más resistente y crear innumerables oportunidades para personas de todo el mundo en ámbitos tan diversos como la atención médica y los servicios profesionales. Se estima que solo el mercado de la telemedicina superará los 175 000 millones de dólares para 2026. Algunos proveedores de telemedicina han experimentado aumentos porcentuales de tres dígitos en las consultas a raíz del brote de COVID-19. Sin embargo, una serie de obstáculos aún nos impiden aprovechar todo el potencial del comercio digital.

El primer problema es la falta de acceso universal a las infraestructuras digitales. Muchas personas que podrían beneficiarse enormemente de la educación en línea, el empleo y la atención médica carecen de los recursos digitales básicos para aprovechar estas oportunidades. Muchas empresas cuyos servicios podrían prosperar en un mercado global, respaldados por servicios prácticos como los pagos en línea y los pedidos en línea, también carecen de dicho acceso.

Incluso en lugares con una fuerte infraestructura digital, las barreras comerciales limitan el crecimiento potencial del sector. En 2019, el nivel de restricciones al comercio de servicios fue un 30 % más alto que el año anterior, según la OCDE. Estas barreras afectaron especialmente a sectores de servicios que sustentan el comercio digital, entre los que se encuentran las telecomunicaciones, los servicios informáticos y los servicios audiovisuales. Entre ellos se incluye la limitación del acceso de los proveedores extranjeros a la infraestructura y la conectividad, los obstáculos a las transacciones electrónicas y los pagos internacionales y otras medidas restrictivas.

Cambios de política que afectan al comercio de servicios con soporte digital (2014-2018)
Cambios de política que afectan al comercio de servicios con soporte digital (2014-2018)
Imagen: OECD

Una mirada más cercana a tres ámbitos del comercio digital de servicios en el centro de la respuesta durante la pandemia: teletrabajo, educación a distancia y asistencia sanitaria, muestra lo que se debe hacer para permitir que este sector prospere.

Teletrabajo

Trabajar desde casa suele conllevar la prestación de una gran cantidad de servicios prestados por empresas globales, como videoconferencias y otras plataformas de colaboración, así como las propias redes. Los trabajadores pueden, por ejemplo, usar un acceso de red privada virtual (VPN) que cruza dos o más jurisdicciones, por razones de privacidad y seguridad, incluso cuando acceden a sistemas locales para trabajar en el país. El acceso a estos servicios subyacentes puede ser vital para garantizar el funcionamiento de sectores enteros. Sin embargo, las restricciones normativas impiden que algunas personas los usen. Por ejemplo, en algunos países, el uso de servicios de Voz sobre Protocolo de Internet (VoIP) como Zoom, Google Meet, Teams o Skype está prohibido. Algunos países, como Omán, han relajado recientemente las restricciones a los servicios de VoIP para favorecer el flujo de información durante la pandemia de COVID-19 y facilitar el trabajo de las personas desde su hogar.

El teletrabajo internacional en sí mismo representa otra oportunidad enorme para el crecimiento y la cooperación. La "telemigración" permite a las personas trabajar a distancia en un país diferente gracias a la tecnología, sin necesidad de desplazarse físicamente a través de las fronteras. Esto puede crear oportunidades de trabajo incluso cuando los mercados laborales locales son frágiles, y alivia el impacto de la desaceleración económica al permitir a los trabajadores crear una cartera de trabajos a distancia. Muchos telemigrantes son trabajadores independientes que trabajan en la economía global de los conciertos, una industria de 82 000 millones de dólares basada en completar tareas individuales para diferentes clientes. Estos profesionales autónomos tienden a ofrecer servicios que no requieren licencias o acreditaciones, como redacción, edición, diseño gráfico, asistencia virtual, etc.

En ámbitos como la medicina y el derecho, se podrían crear oportunidades para el teletrabajo transfronterizo a través del reconocimiento mutuo de títulos. Como forma de garantizar la calidad de estos servicios, algunos países también exigen que los proveedores se suscriban a planes de seguros para que los consumidores puedan ser compensados en caso de producirse una prestación de servicios insatisfactoria.

La falta de educación formal puede dificultar el acceso a las oportunidades que ofrece el teletrabajo. Una encuesta realizada por la Oficina de Estadísticas Laborales de los EE. UU. demostró que antes del brote de COVID-19, tan solo el 12 % de los graduados de secundaria mayores de 25 años trabajaban a distancia, en comparación con el 37 % de los trabajadores con una licenciatura y el 42 % de los trabajadores con un título avanzado. Para ofrecer a más personas la oportunidad de trabajar a distancia, necesitamos mejorar el acceso a la educación. Los servicios digitales desempeñan un papel importante en este sentido.

Educación a distancia

En este momento, todo el mundo está pasando por un experimento gigante en educación a distancia. Más de 1 570 millones de estudiantes en 191 países se han visto afectados por el cierre de escuelas y universidades debido a la pandemia de coronavirus. La educación en línea, impulsada por servicios digitales transfronterizos como las aulas virtuales y los portales de tareas, ha permitido que el aprendizaje continúe en muchos países. Las empresas también han intervenido para ayudar. Coursera, por ejemplo, ofrece a las universidades afectadas de todo el mundo acceso a más de 3.800 cursos y 400 especializaciones, dándoles la opción de desarrollar contenido privado para complementar sus programas. EdX ha adoptado una iniciativa similar.

Esto refleja el enorme potencial de la educación digital, no solo como una solución a corto plazo, sino como solución a largo plazo para paliar la falta de capacidades. Proporcionar capacitación y educación de alta calidad a través de las fronteras, por medios digitales, podría elevar la calidad de la fuerza laboral global. Algunos ámbitos de trabajo de crecimiento especialmente rápidos, como el análisis de datos, la inteligencia artificial y la ingeniería, pero también las ventas, el contenido y el desarrollo de productos, se prestan a la capacitación digital. Los acuerdos para facilitar el reconocimiento internacional de créditos y títulos universitarios extranjeros podrían contribuir a desbloquear el potencial de la educación superior formal.

Foro Económico Mundial - Trabajos del mañana
Foro Económico Mundial - Trabajos del mañana
Imagen: World Economic Forum, LinkedIn Data

Para que estas oportunidades educativas estén disponibles para todos, debemos superar urgentemente la brecha digital. Hay 830 millones de estudiantes que no tienen acceso a un ordenador, mientras que más del 40 % no tiene acceso a Internet. Una alternativa es impartir educación por radio, televisión o teléfonos móviles, incluso por SMS, como se ha intentado en África y América Central.

Telemedicina

La telemedicina, es decir, reunirse con un médico, enfermera u otro profesional de la salud de forma remota, o acceder a alguna otra forma de atención médica digital, puede ayudar a resolver una serie de problemas globales apremiantes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los gobiernos de todo el mundo están alentando a la telemedicina a contener la propagación de COVID-19 y ahorrar así equipos de protección. La prestación transfronteriza de determinados servicios sanitarios a pacientes con COVID-19 podría contribuir a aliviar la escasez en todos los países. Las reflejaron que incluso antes de la crisis, solo la mitad de los países del mundo tenían suficientes trabajadores de salud para cubrir sus necesidades. Las mayores carencias se registraron en el África subsahariana, Asia meridional y sudoriental y algunos países de Oceanía. La Organización Mundial de la Salud predice una escasez mundial de trabajadores de la salud de 12,9 millones para 2035.

Los servicios médicos suelen estar estrictamente regulados; sin embargo, la pandemia de COVID-19 ha llevado a algunos países a relajar las barreras normativas a escala nacional. Por ejemplo, Francia y Estados

Unidos han levantado las restricciones sobre el reembolso para que los pacientes puedan consultar a cualquier médico en línea, independientemente de si se han visto personalmente.

Algunos países también han mostrado una flexibilidad temporal en la concesión de licencias a los profesionales sanitarios. Por ejemplo, 47 estados de los EE. UU. han reconocido licencias médicas fuera del estado para realizar visitas en persona o realizar visitas telemédicas durante la situación de emergencia en virtud de la Ley Uniforme de Voluntarios de Emergencia para la Salud. Tal pragmatismo y flexibilidad podrían impulsar la prestación de asistencia sanitaria global a largo plazo y también deberían explorarse internacionalmente. Aunque se necesita mucha más coordinación, ya que a pesar de que algunos gobiernos han contratado médicos y enfermeras extranjeros para ayudar con la crisis, se vieron retenidos por las restricciones de viaje y la falta de coordinación con las autoridades de inmigración. Cuando sea posible, prestar sus servicios digitalmente podría ayudar a superar esta brecha.

Esperanza digital

La capacidad de proporcionar acceso digital a los servicios varía en gran medida entre los más de 200 países afectados por la COVID-19. Existen diferencias marcadas en el desarrollo de infraestructuras, la regulación efectiva y la disponibilidad y solidez de los proveedores de servicios empresariales en ámbitos tan diversos como las TI, las finanzas, los seguros y la logística. Fomentar el comercio de servicios digitalizados podría ayudar a igualar este desequilibrio, conectando proveedores y clientes de todo el mundo. Podría aliviar las interrupciones a las que se enfrentan los consumidores y las pequeñas empresas durante la pandemia, especialmente aquellos con menos opciones a escala local. También podría abrir nuevos mercados para las empresas locales y crear nuevas oportunidades de exportación para las empresas de países en desarrollo.

Durante esta crisis, los servicios digitalizados han mantenido nuestros trabajos y nuestras vidas sociales. De repente, esta forma invisible de comercio resultó ser el alma de muchos sectores e innumerables interacciones privadas. Esto es una llamada de atención para que los gobiernos y las instituciones multilaterales reconozcan la relevancia del comercio de servicios digitales. Si queremos que prospere y crezca más allá de esta crisis y nos ayude a sustentar una economía global más resistente, debemos habilitar e impulsar su flujo de manera segura e inclusiva.