El dólar estadounidense es la principal divisa de referencia en América Latina. De hecho, algunos gobiernos de la región deciden utilizar el dólar como moneda de uso corriente y no imprimir una local. Sin embargo, aún en la mayoría de los países que sí cuentan con sus propias denominaciones monetarias, las variaciones en la cotización de la divisa estadounidense afectan directamente al poder de compra de los ciudadanos. Si el valor del dólar aumenta con respecto a las monedas locales, el poder adquisitivo de los consumidores latinoamericanos disminuye. Y esto es lo que ha sucedido desde que la pandemia de coronavirus se extendió en la región.

Como muestra este gráfico de Statista, la cotización de algunas de las principales monedas latinoamericanas se ha derrumbado desde el brote del SARS-CoV-2. Según los datos de Yahoo Finanzas del 28 de mayo de 2020, el real brasileño y el peso mexicano son las que han sufrido las peores caídas frente al dólar. Si bien el peso mexicano fue una de las primeras denominaciones en perder una gran parte de su valor, con una caída del 22% entre el 2 y el 24 marzo de 2020, el real brasileño es el que llegó a registrar la mayor depreciación, de casi un 25%, según los valores de cierre del 13 y 14 de mayo. A día de hoy, el real continúa cerca de 16 puntos porcentuales por debajo de su cotización del 2 de marzo, mientras que el peso mexicano refleja una pérdida del 11%.

Por otro lado, Perú, que es la segunda nación latinoamericana con más infecciones de coronavirus después de Brasil, ha logrado mantener el valor de su moneda con respecto al dólar en la mayor parte de este periodo, incluso registrando un alza del 10% entre el 2 y el 23 de marzo.