• Las personas menores de 40 años son mucho menos propensas a morir por COVID-19.
  • En China, el 15% de las personas infectadas mayores de 80 años murieron de la enfermedad.
  • Existe un gran riesgo de que las personas jóvenes socialmente activas infecten a las mayores.

La buena noticia sobre COVID-19 es que los niños y jóvenes parecen poco propensos a desarrollar síntomas graves. La mala noticia es que parece que todavía pueden ser portadores de la enfermedad y transmitirla a las personas mayores que tienen un riesgo mucho mayor de morir por ella.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Este gráfico muestra la tasa de mortalidad por grupo de edad de las personas infectadas con COVID-19 en China. Las personas menores de 40 años parecen tener una probabilidad de muerte del 0,2% si se contagian del virus, mientras que para los mayores de 80 años el riesgo es del 15%.

Muertes de COVID-19 en China, por edad.
Muertes de COVID-19 en China, por edad.
Imagen: Our World in Data

En los países en los que todavía se permite a las personas encontrarse y moverse con libertad, esto podría significar que las personas jóvenes -que son mucho más activas socialmente que las ancianas- podrían estar propagando el virus sin saberlo a un ritmo elevado, poniendo en peligro a la generación de sus mayores.

El científico de salud pública de Harvard, Eric Feigl-Ding, dio la voz de alarma en su canal de Twitter, citando datos sobre las tasas de infección de Corea del Sur, que ha estado haciendo las pruebas mucho más ampliamente que, por ejemplo, Italia:

Aunque la mayoría de esos jóvenes tienen una pequeña posibilidad de padecer una enfermedad grave, serán portadores de la enfermedad.

"El problema es que los jóvenes son probablemente 10 veces más activos y sociales que los ancianos y pueden infectar 10 veces más personas (especialmente si #COVID19 es leve y no es notado por los adultos jóvenes", escribió Feigl-Ding.

Italia y España han seguido el ejemplo de la provincia china de Wuhan, el epicentro del brote, imponiendo un "bloqueo": severas restricciones a la libertad de movimiento de las personas, en un esfuerzo por frenar la transmisión del virus.

En el Reino Unido, que hasta ahora ha adoptado un enfoque mucho más ligero, el secretario de Salud Matt Hancock dijo que, en las próximas semanas, se pedirá a las personas de más de 70 años que permanezcan en sus casas durante "un tiempo muy largo", que se cree que será de al menos 12 semanas.

"No nos detendremos ante nada para combatir este virus y creo que la gente tiene la impresión de que no es así", dijo Hancock a la BBC.