El famoso carnaval de Venecia, que cada año atrae a miles de visitantes a Italia, llega a su fin este domingo, dos días antes de lo programado, luego de que ese país registrara el "peor brote" del nuevo coronavirus en territorio europeo, con cuatro muertes confirmadas.

"Desde esta tarde, planeamos detener el carnaval y todas las actividades deportivas hasta el 1 de marzo", dijo este domingo el presidente de la región del Veneto, Luca Zaia, a la televisora Sky IG24.

El anuncio del cierre anticipado de la tradicional fiesta se produjo menos de 24 horas después de que el gobierno del primer ministro Giuseppe Conte informara sobre la imposición de "medidas extraordinarias" para contener el avance de la enfermedad.

El mandatario dio a conocer el plan de emergencia en la noche del sábado, después de que el número de casos ascendió a 79. Para este lunes, esa cifra ya había superado los 165 contagios.

Las medidas, que pueden extenderse durante varias semanas, se impusieron tras la confirmación de la muerte de cuatro ciudadanos italianos a causa del virus.

Una decena de localidades en las regiones norteñas de Lombardía y Véneto están efectivamente aisladas bajo el plan de cuarentena.

Las autoridades han pedido a unas 50.000 personas de las aldeas en dos regiones norteñas que no salgan de sus casas.

Conte declaró la prohibición de entrada o salida de estas zonas de brote, con la excepción de quien reciba un permiso especial.

Todas las escuelas y actividades deportivas y recreativas han sido suspendidas en esas regiones.

Además, también fueron postergados varios partidos de fútbol de Serie A que estaban programados para este domingo.

La policía y, de ser necesarias, las fuerzas armadas están autorizadas para hacer cumplir las nuevas medidas.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte (centro), dijo que no se les permitirá a las personas salir o entrar de las zonas de brote de coronavirus.

Las autoridades italianas temen que el virus se ha propagado más allá de los focos aislados en Lombardía y Véneto, haciendo difícil su contención.

"La transmisibilidad de este virus es muy fuerte y bastante virulenta", afirmó el jefe de salud de Lombardía, Giulio Gallera.

El nuevo coronavirus se originó en la provincia de Hubei, en China, el año pasado, pero ya se ha extendido a 26 países, donde se han confirmado hasta este domingo más de 1.400 casos y 11 muertes.

Este sábado, las autoridades sanitarias en China reportaron un descenso en el índice de muertes y casos nuevos de coronavirus. Hasta entonces se habían confirmado unos 76.392 casos y 2.348 muertes en ese país.

Pero por fuera de China, los casos que no están claramente vinculados a ese país u otros casos confirmados continúan ascendiendo, causando un llamado de alerta de parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dice que la mayor preocupación actual yace con los países que tienen sistemas de salud más débiles, especialmente en África.

Corea del Sur reportó el mayor número de casos confirmados, después de China, y el brote a bordo del barco crucero Diamond Princess, anclado en el puerto de Yokohama, Japón, ha registrado más de 600 casos.

Corea del Sur reportó el mayor número de casos confirmados, después de China, y el brote a bordo del barco crucero Diamond Princess, anclado en el puerto de Yokohama, Japón, ha registrado más de 600 casos.

Otros sucesos relacionados:

  • 32 pasajeros británicos y europeos que fueron evacuados por avión del crucero en Japón se encuentran en cuarentena en el noroeste de Inglaterra.
  • En Corea del Sur, una cuarta persona murió, mientras que el número de casos confirmados se disparó a más de 550, un incremento de más de 100 sobre el día anterior. La mayoría de los casos están vinculados a un hospital y un grupo religioso cerca de la ciudad de Daegu.
  • Israel no permitió el desembarco de unos 200 pasajeros no israelíes de un avión procedente de Corea del Sur y los envió de vuelta a Seúl; los 12 israelíes a bordo fueron puestos en cuarentena.
  • Irán reportó su quinta muerte a causa de la enfermedad y ordenó el cierre de escuelas, universidades y centros culturales en 14 provincias.

En enero, la OMS declaró una emergencia global por el brote del nuevo virus, que causa la enfermedad a la que se le ha dado el nombre de Covid-19.

Fiebre, fatiga y una tos seca son los síntomas más comunes que manifiestan los pacientes.

La proporción de muertes causadas por la enfermedad parece ser baja, con la mayoría de los afectados únicamente desarrollando síntomas menores y logrando una recuperación total.