A continuación el discurso -con ligera edición- de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, en la 50ª Reunión Anual del Foro Económico Mundial:

"España es un país meridional, con lazos históricos con Latino América, vecino de África y que comparte una antiquísima amistad con Oriente Medio y pretende ampliar sus nexos con Asia. España es un país abierto, seguirá luchando por un país más abierto y cohesionado.

España seguirá luchando por los Objetivos Desarrollo Sostenibles (ODS) y es consciente de que los retos son los mismos para todas las personas; distintos pero, al fin y al cabo, los mismos. El programa de nuestro Gobierno, presentado hace poco, se centra en cinco puntos:

1. Consolidación del crecimiento económico basada en empleos decentes

El crecimiento económico a cualquier precio no es aceptable. Un crecimiento que amplía la brecha social no es aceptable. Un crecimiento que aumenta las bolsas de miseria no es aceptable.

Hemos de crecer y distribuir a la vez, y debemos preguntarnos qué vamos a hacer para prepararnos a los mayores retos en nuestros mercados laborales. España continúa creciendo a un ritmo mayor que el de la media de la eurozona, como Ángel Gurría [secretario general de la OCDE] ha mencionado, pero hemos de mejorar nuestra competitividad, productividad y cohesión para hacer este crecimiento sostenible a largo plazo. No queremos un futuro de precariedad ni de pobreza laboral.

2. Transformación digital

La inteligencia artificial, la biotecnología, la robótica..., han de ser palancas para el progreso. En una década, nuestros sistemas de producción, ciudades y día a día serán totalmente diferentes a cómo son ahora. El objetivo es contribuir a una mejor economía y evitar la rotura gradual de nuestro estado de bienestar, al tiempo que se adapta la sociedad a los nuevos cambios estructurales. El capital humano será clave para la reestructuración de la fuerza de trabajo con la tecnología. Debemos poner la educación y la investigación en el centro porque son garantía de futuro. Así como queremos impulsar la formación profesional necesita un impulso importante, con el objetivo de crear 200.000 nuevos puestos de formación profesional para 2025.

3. Transición ecológica

Es un reto al que nos enfrentamos todas las personas. Lo estamos viendo en Australia, con un área del tamaño de Países Bajos incendiada; en Puerto Rico con las inundaciones; o aquí cerca, los glaciares suizos han disminuido un 5% en los últimos años... El Gobierno de España, con la próxima presidencia de la a presidirá la Asamblea de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA) en 2021 y, por primera vez, una vicepresidenta de Transición Ecológica, estamos colocando la acción climática en el corazón.

Estamos firmemente comprometidos. Recientemente, hemos presentado nuestro marco estratégico para reducir las emisiones en un 20% sobre los niveles de 1990 y hemos fijado la neutralidad de carbono para hasta 2050.

Necesitamos una transición justa, como se acordó en el Pacto Verde Europeo que quiere proteger a las personas más vulnerables. Es una estrategia para que toda la ciudadanía mejore sus condiciones y oportunidades y nadie quede relegado. En cuanto a la transición ecológica: está en nuestras manos que los impactos constituyan un paso hacia adelante.

Nuestro Plan Integral de Energía y Clima 2021-2030, con el beneplácito de la Comisión Europea, cuenta con una inversión público-privada de 236.000 millones y prevé la creación de entre 250.000 y 364.000 empleos al año [a lo largo de la década].

Y para seguir la cuenta de Twitter pincha aquí: Transición Ecológica y Reto Demográfico.

4. Auténtica igualdad entre hombres y mujeres

La mitad de la población en el mundo no puede seguir sufriendo agresiones sexuales, discriminación laboral ni rentas más bajas. Pero tampoco que la otra mitad, los hombres, continúen permitiendo la pérdida del talento de las mujeres y la flagrante violación de los derechos humanos [que contra ellas se comete]. No es justo, es más, ni siquiera es eficiente, porque una mayor participación de las mujeres en la economía tendría efectos positivos en el crecimiento como se ha demostrado en muchos estudios.

Es el sello de nuestra identidad. El feminismo tiene su reflejo en la composición de nuestro gabinete, en el que tres de las cuatro vicepresidencias son mujeres. Favorecemos la igualdad, en igualdad salarial, conciliación laboral, bajas de maternidad y paternidad igualitarias, y una inquebrantable lucha contra la violencia de género.

Irene Montero, la nueva ministra de Igualdad del Gobierno (de Unida Podemos).
Imagen: REUTERS/Susana Vera - RC21FE922RSP
María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno
Imagen: REUTERS/Susana Vera

5. Justicia social

Vivimos en sociedades prósperas que, sin embargo, tiene niveles de desigualdad [muy pronunciados.] Recuerdo que el año pasado en Davos el escritor alemán Rutger Bregman dijo algo muy interesante: "Oigo que la gente habla de participación, de justicia, de igualdad..., pero casi nadie habla de la evasión de impuestos".

Y no puede haber justicia social sin justicia tributaria. No basta con redistrbuir la renta en los impuestos sino también en los mercados. Equidad y crecimiento son mutuamente compatibles. Solo el crecimiento sostenible y justo [contribuirá a] sociedades en paz. Me refiero al Pacto de Calidad Democrática de la Unión Europea por el estado de bienestar y la cohesión social.

Ha llegado el momento de entrar en una nueva era que resuelva los fracasos del neoliberalismo a través de la solvencia de la democracia social, una nueva era que nunca más permita que el progreso económico se haga a expensas de los seres humanos.

Tenemos que empezar a hablar de impuestos, de tributos y de paraísos fiscales. Con salarios justos, [crear un] nuevo pacto social que equilibre la redistribución de la riqueza. Reformar sistema de pensiones para tener pensiones dignas. El nuevo Gobierno de España se compone de una colación [entre el PSOE, Partido Socialista Obrero Español] y Unidas Podemos y será defensor de la rendición de cuentas.

Nos disponemos a demostrar que la extemema derecha solo puede ser combatida mediante la política del bien común y la ciudadanía creerá en la democracia si la democracia cree en la ciudadanía.

Nuestro Gobierno no va a ser uno que se quede atrás mirando lo que sucede. El nacionalismo sólo puede ser combatido de un modo: suministrando bienes sociales.

Estos 5 grandes retos a los que se enfrenta España pero compartimos todas las personas los abordaremos con la creación de empleo, rigor fiscal y cuentas públicas.

El Gobierno sigue corrigiendo las burbujas y excesos del pasado. La reducción de endeudamiento del déficit público nos permitirá al Gobierno mejores y mayores inversiones futuras. La [actual] prima del riesgo y los bajos tipos de interés, así como el repunte significativo en inversiones nos hace ser optimistas en cuanto al futuro.

Este Gobierno tiene un mandato para los próximos 1.400 días, pero pensará en los próximos 3.000 días, y 5.000 días. Un mundo con crecimiento sostenible, en el que la inteligencia artificial nos haya liberado d tareas onerosas, un mundo sin fecha de caducidad, un mundo en que los hombres y las mujeres tengan los mismos salarios y derechos. El profesor Klaus Swchab, en la Reunión Anual el año pasado hizo un llamamiento a una globalización 4.0, más humana, más sostenible y eso queremos, una sociedad más justa con gobernanza multilateral."