¿Cómo podemos incentivar y transformar nuestras ciudades a ser más accesibles, inclusivas y resilientes?

¿Y qué se requiere para hacer de esta visión una realidad? Necesitamos coraje, liderazgo, claridad, y una visión conjunta para crear un mejor futuro para todos. La accesibilidad e inclusión no es un tema de discapacidad. La accesibilidad es universal y beneficia tanto a mujeres embarazadas, adultos mayores, como a personas con discapacidad, y niños y jóvenes.

En los últimos años el mundo ha sido objeto de un cambio de paradigma donde la inclusión y la accesibilidad están siendo discutidas como prioridad por gobiernos nacionales y locales. Pero falta muchísimo para poder avanzar en esta materia. La rápida urbanización mundial exige que tanto los gobiernos, como los desarrolladores de infraestructura, los innovadores y los ciudadanos mismos se adapten de forma ágil y responsiva. De acuerdo a las Naciones Unidas, en 2018 el 55% de la población mundial vivía en zonas urbanas, y se plantea que esta proporción alcance el 68% del total de la población mundial para el 2050. Actualmente, América Latina y el Caribe son la segunda región con niveles más altos de urbanización con el 81% de su población habitando ciudades. El primer lugar lo ocupa América del Norte con el 82% y se espera que estas tendencias sólo incrementen en los siguientes 5 años. El dato más importante que estas cifras nos dicen es que la representación de los sectores demográficos es amplia, es decir, personas de todas las edades, con todo tipo de habilidades y preferencias habitan zonas urbanas.

Dado que las ciudades latinoamericanas, y a nivel global, se encuentran en crecimiento exponencial, es momento de replantearnos el modelo urbano que queremos experimentar como ciudadanos. Ya no es suficiente hablar de inclusión, ahora es necesario hablar de inclusión radical. Esto significa que los gobiernos deben implementar políticas públicas ágiles cuya flexibilidad y adaptabilidad permita a la sociedad renovarse junto con los retos que enfrenta.

People attend a protest by disabled persons against government austerity measures in front of Finance Ministry in Lisbon February 7, 2013.  REUTERS/Rafael Marchante (PORTUGAL - Tags: BUSINESS POLITICS CIVIL UNREST) - GF2E9271IXI01
Imagen: REUTERS/Rafael Marchante

Asimismo, las tecnologías emergentes son catalizadores para la equidad y el acceso a una vida digna, plena y de bienestar. Un ejemplo es el uso del Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés) para gestionar el tránsito de forma eficiente y optimizar el servicio de movilidad a los ciudadanos, permitiéndoles navegar su ciudad más fácil y asequiblemente.

São Paulo, en Brasil, entendió que es necesario derribar barreras tanto sociales, como físicas, e institucionales para garantizar la inclusión de las personas con discapacidad y cuenta con la Secretaría Municipal de Personas con Discapacidad como responsable de proyectos que promueven la accesibilidad y la garantía de sus derechos. Entre los proyectos, destacan el Sello de Accesibilidad Digital que certifica sitios web y portales electrónicos locales que cumplen con los criterios de accesibilidad establecidos a nivel nacional y internacional. La Central de Intermediación en Libras (lenguaje de señas), permite que las personas con discapacidad auditiva, sordas y sordociegas tengan acceso a cualquier servicio público en la ciudad. El Festival “Sin Barreras” – Festival de la Accesibilidad y Artistas Discapacitados, tiene el objetivo de mostrar el trabajo hecho por los artistas con discapacidad, y demostrar la importancia de divulgación de los símbolos de la accesibilidad comunicacional (lenguaje de señas, audio descripción y leyendas) en todos los programas culturales de la ciudad. "Estamos orgullosos de haber atendido hasta julio de 2019, casi 5 mil sordos, por intermedio de la CIL, haber certificado 63 sitios web del Gobierno Municipal y 9 empresas privadas, que son cuestiones fundamentales para el protagonismo de las personas con discapacidad y su efectiva participación en la sociedad" afirma Cid Torquato, Secretario Municipal de las Personas Discapacitadas de La Ciudad de São Paulo.

Aunque no todas las ciudades poseen políticas enfocadas a la inclusión y accesibilidad, la buena noticia es que hay actores que están liderando iniciativas para alcanzar una inclusión radical y facilitar compartir experiencias exitosas. En diciembre de 2018, se lanzó la Campaña “Ciudades para Todos” coordinada por World Enabled, con las ciudades de Nueva York, São Paulo, Rio, Chicago, Curitiba, Berlín, Amman y El-Aaiún firmando el Compacto Mundial Ciudades para Todos (Cities For All - C4All) sobre Ciudades Inclusivas y Accesibles. Este Compacto Mundial moviliza herramientas, y conecta a gobiernos centrales y locales, para desarrollar soluciones y estrategias urbanas inclusivas ancladas a los principios de: i) no discriminación, ii) accesibilidad, iii) participación, iv) políticas y programas urbanos inclusivos, v) desarrollo de capacidades y vi) datos para el desarrollo. El compacto C4All también incluye diversos actores de sociedad civil, organizaciones intergubernamentales, sector académico, y el sector privado.

Los seis principios de la campaña Cities For All son el resultado de un análisis en la intersecciones técnicas de importantes convenios mundiales políticos: Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda ONU 2030; La Nueva Agenda Urbana de la ONU; Red Mundial de la OMS de Ciudades y Comunidades Adaptadas a las Personas Mayores; La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU

Las ciudades firmantes de Cities For All reconocen que las barreras hacia la accesibilidad e inclusión son diversas, pero una de la más importantes es la falta de auténtica participación. Muchas veces, las autoridades no escuchan a sus representados, que incluyen grupos históricamente discriminados como las personas con discapacidad, y esto aplica también a personas de la mayor edad, y otras minorías. Comúnmente, estos grupos no participan de las tomas de decisión y planeamiento de lo que afecta directamente a su entorno.

Para combatir las diferentes barreras para la accesibilidad es indispensable echar mano de las tecnologías de la información. Si no se tiene información suficiente, difícilmente se puede conocer la dimensión del problema o cómo diversos proyectos impactan realmente a la sociedad. Saber es poder. Actualmente contamos con tecnologías digitales que no sólo nos permiten capturar datos masivamente, sino que nos permiten analizar datos en tiempo real, entender necesidades de forma localizada y tomar decisiones óptimas. El impacto puede ser mayor ya que es posible entender las particularidades de comunidades diversas y en diferentes niveles de espacio (países, regiones, barrios, etc.). Sin embargo, el uso de tecnologías como el IoT y la Inteligencia Artificial sugieren retos importantes. Por ejemplo, la integridad de los datos y su procesamiento, ¿podemos verificar su procedencia?, ¿el análisis y resultados de estos datos son libres de sesgo? Mientras que las nuevas tecnologías prometen grandes beneficios, es necesario mitigar los riesgos que podrían ampliar, e incluso perpetuar, la brecha de accesibilidad y equidad.

A medida que la campaña Cities For All cobra impulso, World Enabled avanzará en una iniciativa de investigación, la primera de su tipo, para comparar ciudades en materia de acceso e inclusión. El Índice de Ciudades Inclusivas será la primera herramienta de su clase para clasificar ciudades y mostrar una serie ejemplos de innovación de todo el mundo. La investigación se está desarrollando en colaboración con la Universidad de Columbia, la Universidad de California Berkeley y Cornell Tech. Los resultados clave y preliminares de una encuesta mundial sobre ciudades inclusivas y accesibles se lanzarán más adelante en el otoño de 2019.

Latinoamérica como líder hacia la Inclusión Radical

En julio de 2019, La Smart City Expo LATAM Puebla Congress 2019 (SCELatam 2019) sirvió de plataforma para el análisis y discusión especializada sobre el desarrollo de políticas urbanas inclusivas y sostenibles a nivel regional. En este marco, la Oficina Regional para América Latina y el Caribe de ONU Hábitat, la Alianza Smart LATAM, la Ciudad de Puebla, La Asociación de Municipios Mexicanos y Ciudades Inteligentes (AMMECI), y varias municipalidades de la región suscribieron el compromiso de transversalizar dentro de sus políticas urbanas los 6 principios de la Campaña Global Ciudades Para Todos (Cities For All).

Además de promover los principios base de la campaña, World Enabled y el Foro Económico Mundial habilitaron el diálogo de alto nivel “Ciudades para todos: Una transformación urbana inclusiva”. La sesión reunió a autoridades de desarrollo urbano de toda América Latina y fue testigo de un amplio debate sobre los principales retos y oportunidades para la implementación y financiación de estrategias urbanas inclusivas para la región. Estos son algunos de retos y oportunidades los que destacaron en el diálogo:

Retos:

  • Insuficiente participación ciudadana. Los ciudadanos y las ciudadanas no suelen ser protagonistas de los programas de desarrollo urbano, lo cual reduce la responsabilidad ciudadana.
  • Infraestructura inadecuada. Los espacios y servicios urbanos no contemplan las necesidades de todos los grupos demográficos, beneficiando únicamente a ciertos sectores de la población.
  • Falta de diálogo entre niveles de gobierno. La información y datos no se encuentran estandarizados en la mayoría de los casos, lo cual entorpece la capacidad de respuesta y acción de gobiernos locales, así como la transparencia y el libre accesso a la información pública.

Oportunidades:

  • Empoderar a ciudadanos y ciudadanas. Facilitar herramientas a los ciudadanos, como datos abiertos, les permite no sólo posicionarse al centro de los programas urbanos, sino que habilita un rol activo en el diseño e implementación de soluciones a retos urbanos.
  • Posicionar al ciudadano y ciudadana al centro de las políticas públicas y programas urbanos. El concepto de ciudadano y ciudadana deben ser redefinidos para tener un alcance incluyente y atender la diversidad que existe en ecosistemas urbanos.
  • Generar datos confiables, estandarizados y abiertos. Al contar con datos que pueden agregarse, compararse y compartirse, los diferentes niveles de gobierno pueden tener visibilidad completa y priorizar las necesidades de comunidades locales de forma focalizada. Asimismo, al contar con datos abiertos, los ciudadanos pueden colaborar para innovar en sus comunidades.

Si bien la rápida urbanización a nivel global presenta retos importantes, también nos brinda la oportunidad para actualizar la visión de lo que una ciudad debe ser para sus habitantes. Si unen fuerzas, los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado tienen la capacidad de diseñar esta transformación sin precedente para lograr el desarrollo de ciudades que sean tan ideales que sus habitantes no las tengan que desalojar.

Las nuevas tecnologías ofrecen enormes beneficios y si las usamos con responsabilidad podemos resolver muchos de los problemas urbanos como la calidad del aire, la movilidad, la gestión de recursos y servicios públicos, la gestión de desechos, la seguridad pública y el bienestar de la sociedad.

La calidad de una ciudad se define con base en la calidad de vida de sus ciudadanos menos privilegiados. Habilitemos ciudades que prometan plenitud, bienestar e inclusión de todos los que las habitan. La campaña Cities For All y el Foro Económico Mundial seguirán fomentando la inclusión y accesibilidad en la región Latinoamericana, y en el mundo. Es hora de que todos los ciudadanos tomemos conciencia para fomentar un futuro más inclusivo y accesible que beneficie universalmente a todos.