En muchas ciudades, trasladarse en bicicleta es un verdadero placer. Conducir por carreteras a menudo congestionadas, los peligros del tránsito y la amenaza de un aguacero repentino pueden hacer que ir en bicicleta sea una forma difícil de moverse.

Pero un estudio reciente muestra que algunas ciudades se adaptan mejor a una vida detrás de barras, es decir, manubrios, que otras.

Por buen camino

Utrecht en los Países Bajos encabezó una lista de 90 ciudades de todo el mundo por ser el mejor lugar para ser ciclista, según el índice de Coya, la start-up de tecnología de seguros, de 2019. Más de la mitad de los residentes de la ciudad se mueven en dos ruedas, beneficiándose de las bajas tasas de accidentes y los relativamente pocos robos de bicicletas.


Las autoridades han transformado la ciudad holandesa en un refugio amigable para las bicicletas, invirtiendo en infraestructura para alentar a los ciudadanos a adoptar la potencia del pedal. Una red de ciclovías cubiertas y al aire libre une diferentes partes de la ciudad, con puentes, túneles y rotondas especialmente diseñados para ciclistas.

La red incluye la calle exclusiva para bicicletas más larga del país y cuenta con el estacionamiento para dos ruedas más grande del mundo, que según la ciudad podrá albergar 33.000 bicicletas para 2020.

Imagen: Las 10 mejores ciudades del mundo para ser ciclista./ Coya

La seguridad en números


La encuesta examinó una serie de factores que afectan a los ciclistas, incluidos los delitos y la seguridad, la infraestructura, las oportunidades para compartir bicicletas y los eventos especiales en las ciudades, como los días sin automóviles.

Las ciudades europeas ocupan las 10 mejores posiciones. Siendo Hangzhou, en China, la única excepción.

Ciudades como Munster, Alemania, que ocuparon el segundo lugar, han invertido en una infraestructura exclusiva para fomentar el uso de bicicletas y permitir que las personas viajen con mayor seguridad, lo que hace que casi dos quintas partes de la población se traslade regularmente en bicicleta.

Esta cifra se reduce a alrededor del 30 % en las otras cinco ciudades en las primeras posiciones, que incluyen Amberes, Copenhague y Ámsterdam.

Imagen: Statista

Como lo muestra el gráfico anterior, aumentar la cantidad de ciclistas en una ciudad puede reducir la cantidad de muertos en accidentes. Un informe reciente de la OCDE sobre seguridad de las bicicletas encontró mejores niveles de conciencia en lugares con un alto número de ciclistas, carriles para bicicletas y otras infraestructuras de apoyo.

Pero hay excepciones. En los EE. UU., las muertes en bicicleta han aumentado coincidiendo con un aumento en la cantidad de personas que usan este medio para trasladarse de un lugar a otro. El informe concluye que tanto los automovilistas como los ciclistas necesitan tiempo para adaptarse al aumento en el uso de bicicletas, lo que podría resultar en un aumento de los accidentes a corto plazo hasta que se mejore el nivel de conciencia.

De acuerdo con la OCDE, las ciudades que separan a los ciclistas de los demás vehículos invirtiendo en ciclovías protegidas están mejor posicionadas para maximizar los beneficios de salud y sostenibilidad del ciclismo. Potencia del pedal

Si bien los niveles de seguridad para los ciclistas difieren drásticamente entre los diferentes países y ciudades, las investigaciones muestran que, en general, los beneficios para la salud pública de alentar a las personas a andar en bicicleta superan con creces los costos. Muchas más personas mueren de enfermedades crónicas relacionadas con la falta de ejercicio físico y la mala calidad del aire que en accidentes de tránsito.


El ciclismo regular mejora la condición cardiovascular del cuerpo y ayuda a controlar el exceso de grasa corporal, lo que reduce el riesgo de enfermedades crónicas como cardiopatías, diabetes tipo dos y accidentes cerebrovasculares. Andar en bicicleta también aumenta la fuerza muscular, mejora la flexibilidad de las articulaciones y libera endorfinas, que ayudan a combatir el estrés.


Y no solo la salud de los ciclistas mejora cuando las ciudades promocionan las bicicletas como medio de transporte. La potencia del pedal produce cero emisiones de carbono, un gran beneficio para el medio ambiente. Las cifras de las Naciones Unidas predicen que la población mundial llegará a 9,8 mil millones para el año 2050, y el 68 % de las personas habitarán en las ciudades.

Por lo tanto, alentar el uso del transporte con cero emisiones como las bicicletas no solo es bueno para nosotros, sino también para el planeta.

Johnny Wood, escritor, Contenido formativo