Costa Rica sabe lo que hace. Al país centroamericano de playas maravillosas, selvas y biodiversidad, también se le conoce por su estable democracia y educada población.

Su presidente, Carlos Alvarado Quesada, dijo en Davos 2019: "Hace setenta años, Costa Rica se deshizo del ejército. Esto ha permitido muchas cosas. 8% del PIB se invierte en educación porque no tenemos que gastarlo en el ejército. Así que nuestra fuerza es el talento humano, el bienestar humano."

En comparación, los datos del Banco Mundial muestran que los Estados Unidos invirtieron menos de un 5% de su PIB en educación, mientras que la media mundial es de tan solo un 4,8%.

El presidente Alvarado declaró que no gastar en ejército también ha permitido a su país proteger el medio ambiente. Costa Rica genera más del 99% de su electricidad de fuentes renovables, de la cual la mayoría proviene de presas hidroeléctricas.

Siendo un logro destacado, la electricidad solo representa una pequeña proporción del uso de energía en el país, ya que muchos hogares utilizan gas para calefacción, y combustible para sus vehículos.

La calidad del aire en Costa Rica, como en muchos otros países del mundo, genera preocupación, y algunas partes de la capital, San José, alcanzan niveles límite por contaminación atmosférica según la Organización Mundial de la Salud.

El gobierno de Costa Rica ha utilizado impuestos provenientes de los combustibles fósiles para la protección de los bosques.

El Presidente Alvarado declaró: “En los ochenta, vimos que la cobertura forestal se había reducido un 20% debido a la producción en granjas y empresas madereras. Nos hemos recuperado y hemos vuelto a una cobertura forestal de un 50%. Así combatimos el cambio climático."

Los bosques son de vital importancia en la biodiversidad del país, que da vida a más de un 5% de las especies del mundo, a pesar de que la masa de tierra solo ocupa un 0,03% del planeta.

El Presidente Alvarado dijo que estos esfuerzos han ayudado a impulsar la economía de Costa Rica. "Mucha gente dice que proteger el medio ambiente va contra la economía. Cuando es todo lo contrario. Nuestro turismo ha crecido precisamente gracias a esto."

Como resultado, Costa Rica es el país más feliz y sostenible de la Tierra, según el Índice Planeta Feliz (HPI).

Este índice, que se ha publicado cuatro veces desde 2006, toma el bienestar y la longevidad de una población; mide cómo de equitativamente se distribuyen y establece el resultado contra la huella de carbono ecológica de cada país. Y Costa Rica ha sido el primero en tres de las cuatro ocasiones.

Imagen: Happy Planet Index

No es simplemente el Índice Planeta Feliz. Una encuesta Gallup reciente ha descubierto que Costa Rica es uno de los países más felices del mundo. También tiene una de las poblaciones más longevas, con una esperanza de vida de 78,5 años, mayor que en Estados Unidos.

El profesor Mariano Rojas, un economista costarricense de la Facultad de Ciencias Sociales de Latino América, atribuye el alto bienestar de Costa Rica a una cultura de formar sólidas redes de amistades, familiares y personas vecinas.

De todas formas, la razón por la que Costa Rica lidera el Índice Planeta Feliz una y otra vez, es que lo consigue usando un cuarto de los recursos que se usarían en el mundo occidental.

Hay, por supuesto, taras en el cálculo del HPI, nada menos que no tiene en cuenta las cifras de criminalidad en los países que estudia.

En Costa Rica, esta cifra alcanzó los 12,1 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 2017, más del doble de la media mundial de 5,3.

El presidente Alvarado dijo que la cifra de asesinatos es muy alta en Latino América. "A lo que más está conectada la inseguridad es a la desigualdad. Latino América es una de las regiones más desiguales del mundo."

Dijo que los asesinatos en Costa Rica tienen lugar en "áreas muy específicas donde lo que se requiere es una política de oportunidades. Esto se ha logrado con éxito en un buen número de países, creando opciones de ocio, prevención de drogas, nuevas oportunidades para la juventud y para las mujeres; la creación de empleo, y esto es muy esperanzador.

Costa Rica recientemente implementó un programa de reformas fiscales, que el presidente Alvarado dijo liberaría dinero para invertirlo en programas sociales.

"Si introduces estas reformas y solucionas los problemas de liquidez, significa que no hemos tenido que recortar en nuestros programas sociales. También significa que se crean unas bases sólidas para los servicios públicos. Y que hay estabilidad, que es lo que se necesita para relanzar nuestra economía."