En el mundo entero, el suelo parece moverse bajo nuestros pies mientras atravesamos un período de cambios desconcertantes, marcados por patrones climáticos perturbadores, proteccionismo xenófobo, migración masiva, estados fallidos, negación de la ciencia, ciberterrorismo, pérdida de confianza en las instituciones y muchos otros factores.

Además, los mercados mundiales de energía están en constante cambio. Las cadenas de suministro son sumamente complicadas. Y en la mayoría de las naciones industrializadas, las sociedades están envejeciendo, lo que plantea preguntas difíciles sobre quién pagará por el retiro prolongado de tanta gente.

Al mismo tiempo, la promesa incesante del poder de la tecnología se ha acelerado debido a su espectacular éxito en almacenamiento de datos, potencia de procesamiento y análisis basados ​​en algoritmos. Mes tras mes, nuevos sistemas, aplicaciones y modelos de negocios surgen y luego explotan en el mercado, ofreciendo nuevas soluciones radicales en dominios como la salud y el transporte, incluso mientras trastornan negocios establecidos hace tiempo y dejan a innumerables personas sin trabajo.

En un período lleno de peligros que ha sido denominado la Cuarta Revolución Industrial, los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado tienen el deber de garantizar que naciones como Canadá estén preparadas para este nuevo mundo y sus desconcertantes desafíos. En medio de tanto cambio, un punto es cierto: podemos atrapar esta ola competitiva o dejarnos arrollar por ella. Porque los cambios suceden.

Según el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, el profesor Klaus Schwab, las tres primeras revoluciones industriales prepararon el escenario para la cuarta: la era del ferrocarril, la mecanización y el vapor a principios del siglo XIX; la revolución de la electricidad y la producción en masa a fines del siglo XIX y principios del siglo XX; y la aparición de semiconductores, computadoras y redes a partir de la década de 1960. La aceleración exponencial de la tecnología informática que ha marcado esta fase está infligiendo un cambio masivo en las industrias, profesiones e instituciones de larga data, incluidas las estructuras del gobierno.

Las tecnologías que impulsan estos cambios (datos masivos, aprendizaje automático, cadena de bloques, Internet de las cosas, materiales avanzados, computación cuántica e impresión 3D) son complejas, esotéricas y profundamente disruptivas. Para aquellos de nosotros que operamos en sectores que se están rehaciendo debido a estas innovaciones, el ritmo puede sentirse como si estuviéramos parados sobre piedras resbaladizas en medio de un río torrentoso, buscando una manera de cruzar.

Estos cambios tendrán lugar en todas las áreas, desde el trabajo rutinario en el taller hasta las tareas realizadas por profesionales como médicos, abogados y contadores. Las grandes empresas seguirán siendo derrotadas por start-ups que comienzan con poco capital y pocos activos duros, pero con mucha experiencia técnica.

Históricamente, dichos períodos de agitación impulsada por la tecnología han generado ganancias de productividad, inversión, crecimiento, mejoras en la calidad de vida, y un aumento de la longevidad y la salud. No hay razón para creer que la Cuarta Revolución Industrial, al igual que las tres que la precedieron, no traerá estos mismos beneficios a largo plazo, especialmente en un mundo donde miles de millones de personas aún no tienen electricidad.

Sin embargo, algunas de estas tecnologías, especialmente aquellas que automatizan las tareas rutinarias, pueden desencadenar pérdidas de empleos. De hecho, ese futuro está a la vuelta de la esquina. Un estudio reciente de McKinsey & Company predice que casi la mitad del tiempo que los trabajadores dedican a sus trabajos ya se puede reemplazar por las tecnologías existentes.

El período de transición al que estamos ingresando es extremadamente fluido y, francamente, aterrador. Todos necesitan ese próximo cheque de pago, un lugar seguro donde dormir, dinero para hacer las compras. Si las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial producen desempleo crónico, ¿las consecuencias serán el descontento político y social? Solo tenemos que considerar la privación de derechos de los obreros estadounidenses desempleados o subempleados para comprender por qué vivimos en un período de creciente nacionalismo, xenofobia y proteccionismo.

Los escenarios alarmantes de pérdida de empleos también han provocado advertencias y llamadas a políticas correctivas. Elon Musk, fundador de Tesla, quiere que los gobiernos y los actores de la sociedad civil se aseguren de que los sistemas de aprendizaje automático se implementen de manera ética. El fundador de Microsoft, Bill Gates, quiere que los gobiernos graven los robots para compensar el desplazamiento masivo de los trabajadores.

Canadá puede estar mejor posicionado para capear las tormentas provocadas por la Cuarta Revolución Industrial. La demanda por los recursos naturales de Canadá y su excelencia en la agricultura y la fabricación en masa han mantenido fuerte a la economía. Las instituciones financieras del país son estables. Su relación deuda/PIB es baja según los estándares internacionales. Las personas todavía aceptan la inmigración y creen tanto en la necesidad de reducir la desigualdad como en el comercio como un medio para producir riqueza. A diferencia de los Estados Unidos y el Reino Unido, la política y las instituciones públicas de Canadá no se han visto atacadas.

Sin embargo, en otros aspectos, Canadá puede ser vulnerable, con una productividad obstinadamente baja y una innovación rezagada respecto de otros países industrializados. En este momento, un grupo de nuevas empresas canadienses está construyendo tecnología de clase mundial, pero también están luchando por encontrar el talento y el capital necesarios para escalar a nivel internacional. Para sobrevivir a la Cuarta Revolución Industrial, Canadá deberá producir, retener y atraer a más talentos, incentivar a las empresas canadienses a realizar el mismo tipo de inversiones en tecnología que las que siempre han hecho en recursos naturales, y apoyar a estas empresas a escalar en los negocios competitivos a nivel mundial. La capacidad de los países para producir y mantener talentos nacionales será fundamental para su capacidad de sobrevivir a los cambios que se avecinan.

Los gobiernos, a su vez, deben crear las condiciones que permitan a las empresas llevar este tipo de innovaciones a sus clientes. Pero también tienen que asimilar las lecciones del cambio al reconocer el abismo entre sus propias limitaciones y el dinamismo de este mundo emergente.

Los responsables de las políticas proclives a los cambios deberían tomar prestadas ideas y tecnologías de empresas orientadas a la innovación para hacer que los servicios gubernamentales sean tan flexibles, rápidos y competitivos como los ofrecidos por el sector privado. También tienen que desarrollar nuevas ideas para proporcionar una red de seguridad para aquellos atrapados en estos cambios disruptivos.

Hasta ahora, los gobiernos canadienses han adoptado la retórica de la innovación, y están invirtiendo dinero de los impuestos a ese fin. Pero se necesitan más cambios para que los políticos modifiquen su forma de operar y proporcionen mejores servicios a los ciudadanos.

Esa transformación comienza con la confianza. Actualmente, muchas naciones industrializadas están experimentando una declinación en la confianza pública. El populismo antigubernamental tiene sus raíces en fuerzas turbulentas que están surgiendo en todo el mundo. En este clima, los gobiernos deben reconstruir su credibilidad antes de poder proponer políticas que permitan a los innovadores competir en un mundo impulsado por los cambios.

Si bien los reguladores buscan formas de habilitar en lugar de obstruir, las agencias públicas deberían fortalecer el ecosistema de innovación con el dinero para contrataciones públicas. Los gobiernos deberían modernizar sus operaciones para que los residentes puedan interactuar con los servicios públicos de manera que reflejen la economía digital. Necesitamos poner en orden nuestros conocimientos innovadores con urgencia para cerrar la brecha entre lo que los consumidores pueden obtener en el mercado y lo que esperan de sus gobiernos.

Es esencial que los innovadores y los inversores estén en el centro de esta agitación mundial. Tan importante como para los gobiernos establecer las condiciones que permitan a estos jugadores competir y crear riqueza. Si lo hacen, todos disfrutarán de los beneficios. Esto no vendrá solo en la forma de una mayor productividad y crecimiento, sino a través del fomento de empresas orientadas a la tecnología de nivel mundial que generen nuevos empleos, servicios y fuentes de riqueza, y apoyen a las sociedades mientras buscan la forma de sobrevivir a todos estos cambios.

Esta publicación es una adaptación del capítulo de Iain Klugman en Government Digital: The Quest to Regain Public Trust, que se lanzará en octubre de 2018.