Soy una mujer y trabajo en tecnología. Estoy increíblemente orgullosa de poder decir eso.

La tecnología es uno de los principales impulsores del cambio social y económico, y como CEO de Booking.com, puedo contribuir con mi parte. Hay mujeres en todo el mundo que tienen un efecto increíble en la tecnología todos los días, al afectar y transformar negocios, industrias y comunidades.

Sin embargo, aún existe una escasa presencia de mujeres en la tecnología. Es necesario que esto cambie. No solo necesitamos más mujeres en la tecnología, también necesitamos ver más mujeres en puestos de liderazgo.

Según el Informe global del Foro Económico Mundial sobre la brecha de género de 2017, el avance lento pero constante en la mejora de la igualdad entre los sexos se detuvo en 2017, y la brecha global de género se amplió por primera vez desde que el informe se publicara originalmente en 2006. Sin lugar a dudas, es necesario hacer más para llevar adelante el programa de la diversidad como un todo.

Los beneficios de resolver la brecha de género y alentar a más mujeres a ingresar en la tecnología son más que evidentes. Según un informe de la Comisión Europea, alentar a más mujeres a asumir funciones en el sector digital podría incrementar el PBI de la UE en 9000 millones de euros al año. Además, según el informe CS Gender 3000, las empresas con mayor participación femenina a niveles de junta directiva y en altos puestos ejecutivos presentan mayores retornos, valoraciones e índices de desembolso, lo que muestra un caso de negocio claro para permitir que las mujeres ocupen puestos directivos y funciones de liderazgo.

Para corregir la desigualdad de género, es imperativo que quienes están a la cabeza de las organizaciones, como yo, inculquen una cultura de trabajo que aliente la diversidad en todos los niveles de la organización. Necesitamos crear empresas y organizaciones en las que las mujeres realmente deseen trabajar. En primer lugar, esto significa considerar los desafíos y obstáculos que enfrentan las mujeres en el lugar de trabajo, y abordarlos mediante la implementación de políticas de recursos humanos y paquetes de beneficios con igualdad de género. En mi experiencia, sin embargo, también significa crear una cultura de confianza. No hay una brecha de capacidad, pero es fundamental que demos fin a la idea de que existe una.

El mito y la percepción es que no existen oportunidades en tecnología para las mujeres que no tienen conocimientos de programación o ingeniería. Las empresas de tecnología necesitan mujeres en esas funciones, pero también necesitan más mujeres en otras funciones críticas como mercadotecnia y finanzas. Más mujeres en funciones no técnicas pueden ayudar a acercar e integrar a las mujeres en funciones técnicas también: la diversidad se extiende más allá de los esquemas funcionales.

Para corregir la desigualdad de género, es imperativo que quienes están a la cabeza de las organizaciones, como yo, inculquen una cultura de trabajo que aliente la diversidad en todos los niveles de la organización.

Al igual que cualquier CEO de la industria, siempre siento que en Booking.com podemos hacer más. Una de las barreras mencionadas con mayor frecuencia por las mujeres que se resisten a ingresar a la industria de la tecnología es la falta de modelos a seguir visibles. Por lo tanto, para mí, como líder tecnológica femenina, creo que una de mis responsabilidades clave es compartir mi historia y apoyar, capacitar e inspirar a otros.

Este es el motivo por el que he fomentado una serie de iniciativas en curso y activas en las que intentamos marcar una diferencia real, y hacer de la industria una elección profesional más atractiva para las mujeres con talento.

Como una demostración de nuestro compromiso con esta causa, recientemente hemos lanzado una serie de iniciativas Women in Tech (Mujeres en la tecnología), tanto dentro de Booking con más de 15 000 empleados en la actualidad, como fuera de la compañía, incluida una iniciativa de premios para celebrar a las mujeres exitosas en la tecnología. Ellos reconocerán, aplaudirán y premiarán los logros de las mujeres de modo que puedan convertirse en una fuente de inspiración para las futuras generaciones de mujeres que buscan aprovechar las oportunidades que el mundo de la tecnología puede ofrecer.

También hemos presentado un programa de becas con dos universidades europeas líderes (Universidad de Oxford y la Técnica de Delft) y un programa de orientación para mujeres en la Web Summit (la mayor conferencia internacional de nuevas tecnologías), además de respaldar los objetivos de la "Digital Skills and Jobs Coalition" (Coalición por el Empleo y las Competencias Digitales) de la Comisión Europea.

Otras organizaciones en el sector de la tecnología están haciendo lo mismo. El director de Recursos Humanos y director ejecutivo de Accenture anunció recientemente que la compañía planea crear una fuerza de trabajo femenina del 50 por ciento para el año 2025. Actualmente, poco más del 35 por ciento de los empleados de la compañía son mujeres, lo que demuestra el nivel de compromiso que están dispuestos a hacer. Salesforce también ha trabajado en pos de la inclusión de las mujeres y las madres en la fuerza de trabajo, y ha lanzado un programa Mums in Tech como una forma de incluir a las madres trabajadoras en el sector.

Se están logrando grandes avances para cerrar la brecha de género, y las mujeres en tecnología están realizando tareas excelentes día tras día. Aunque, para realmente marcar la diferencia, creo que los líderes de todo el sector deben unirse para defender y promover la industria. Al mostrar a los líderes e innovadores de la industria, cada vez más empresas seguirán reflexionando y aceptando la diversidad de género en la tecnología. Solo entonces las organizaciones podrán atraer y retener mejor el talento femenino, y por motivos que van más allá de la junta directiva, la diversa fuerza laboral es clave para sociedades justas, fuertes y prósperas.