Global Cooperation

El Consejo de Seguridad limita las importaciones de petróleo a Corea del Norte

Ambassadors to the UN vote during a United Nations Security Council meeting on North Korea in New York City, U.S., September 11, 2017. REUTERS/Stephanie Keith - RC13A6070E20

Image: REUTERS/Stephanie Keith

Sandro Pozzi
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Global Cooperation??
La visión global
Explora y monitorea cómo Gobernanza mundial afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Gobernanza mundial

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas acordó ampliar las sanciones contra Corea del Norte taponando sus importaciones de petróleo, para tratar de poner freno a su programa nuclear y balístico. El voto fue unánime. La intención inicial de Estados Unidos era imponer un embargo total e incluir en la lista negra a su líder Kim Jong-un, buscando congelar sus activos. La solución final bloquea el comercio de productos textiles y de gas natural.

La resolución adoptada pone un techo al volumen de petróleo que Corea del Norte puede importar, tomando como referencia el nivel actual de los intercambios. También limita los productos refinados. Es decir, en la práctica se busca aplicar un embargo “progresivo” que se irá modulando, en lugar de un bloqueo total e inmediato. China es prácticamente el único país que le suministra energía.

También se suaviza en el texto final la parte referida a los ingresos que generan para el régimen los trabajadores expatriados. La resolución final incluye, sin embargo, un embargo sobre el gas natural licuado y condensado. El Consejo de Seguridad ya restringió en agosto las importaciones de carbón, hierro y mariscos. Ahora añade a Pak Yong Sik a la lista negra, por ayudar a dirigir la industria balística.

Las medidas adoptadas, según EE UU, recortará los ingresos de Corea del Norte en 800 millones de dólares anuales con el embargo a las exportaciones de textil. Washington calcula, en paralelo, que los expatriados aportan 500 millones al régimen con su sueldo. También indica que se reducirá un 30% el petróleo que se provee a Corea del Norte y un 55% en el caso de los productos refinados.

Nikki Haley, la embajadora de EE UU, recordó que Corea del Norte violó todas las resoluciones adoptadas. “No les importa la comunidad internacional ni su propia población”, dijo, “las medidas a media no funcionan”. Explicó que el objetivo de esta sanciones buscan evitar que el régimen siga “alimentando” su programa nuclear. La diplomática “apreció” el esfuerzo hecho China.

El embajador británico Matthew Rycroft admite que el texto no es al final tan potente como buscaba inicialmente EE UU pero considera la resolución igualmente “muy robusta”. “Es el precio que hay que pagar en cualquier negociación para conseguir el voto favorables de los miembros del Consejo de Seguridad”, justificó. Se trataba así de evitar el bloqueo de China y Rusia, que tienen poder de veto.

Pekín y Moscú mantuvieron el suspense hasta el último minuto. La resolución se sometió a votación pasada solo una semana desde la reunión de emergenciacelebrada en respuesta a la última prueba nuclear, la sexta y más potente hasta la fecha. Pyongyang, a través de su Ministerio de Exteriores, advertía horas antes de la sesión que Washington pagaría el “debido precio” si se aprobaba la resolución.

Estabilidad

El borrador inicial contemplaba también sancionar al Partido de los Trabajadores y a la aerolínea de bandera. Eliminados los puntos más espinosos, la delegación china consideró que la fórmula puesta sobre la mesa permite preservar la unidad del Consejo de Seguridad en un momento clave. El objetivo, insiste el representante chino, es “garantizar la estabilidad en la península coreana”.

Hasta la fecha se habían adoptado ocho resoluciones desde 2006, en las que se fue incrementando gradualmente las sanciones a Corea del Norte por su continuo desafío a la comunidad internacional. La Administración de Donald Trump considera que llegó el momento de forzar la mano, porque las medidas a medias no funcionaron. Pero la realidad en el seno de la ONU es mucho más compleja.

La resolución adoptada incluye, por tanto, nuevas medidas para elevar la presión contra el régimen, buscando que acepte resolver la crisis de una manera negociada. Las sanciones económicas contra Corea del Norte adoptadas en agosto deben aún aplicarse en su integridad, para que sean efectivas. La canciller alemana, Angela Merkel, ha propuesto un formato similar al que llevó al pacto con Irán.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Pensar a largo plazo: Cómo aplicar la prospectiva estratégica para afrontar los retos globales

Lasse Jonasson

26 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial