Suiza lidera de nuevo el ranking de las economías más innovadoras del mundo, según el último Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial.

Es el séptimo año consecutivo que Suiza obtiene este título. La nación europea obtuvo altas calificaciones en una variedad de índices, pero particularmente buenas para empresas de alta calidad a través de sectores que luchan por innovación y por productos aplicables comercialmente.

Mantener la ventaja competitiva

El informe 2016-2017 evalúa el escenario de competitividad de 138 economías y las clasifica basándose en varios factores.

Los países con altas puntuaciones deben tener un entorno que conduzca a una actividad innovadora y uno que sea apoyado por los sectores público y privado.

Esto podría implicar una inversión en investigación y desarrollo, y la presencia de instituciones de investigación de alta calidad.

Como el informe indica: “En estas economías, las empresas deben diseñar y desarrollar productos y procesos de vanguardia para mantener una ventaja competitiva y seguir avanzando hacia actividades con mayor valor agregado”.

El cambio más notable de este año es la caída de Japón de la tabla. Continuamente clasificado entre los cinco principales entre 2007 y 2015, Japón desciende tres posiciones y ahora está en octavo lugar con respecto a innovación.

El rol de la innovación

La innovación sigue siendo un pilar fundamental para las economías exitosas en todo el mundo.

El informe indica que la innovación ocurre “en un ecosistema donde los negocios, las reglamentaciones y las normas sociales promueven conectividad, creatividad, espíritu empresarial, colaboración y la adopción de las últimas tecnologías para generar ideas nuevas y ofrecer productos y modelos de negocios nuevos al mercado”.