El rango total de clasificaciones para países de América Latina y el Caribe sigue siendo significativo, con la peor clasificación en el lugar 130 y la mejor clasificación en el 33. Dentro de los doce pilares que monitorea el Informe, las mayores diferencias regionales se mantienen en el ámbito macroeconómico, lo que refleja la magnitud del impacto de la caída de los precios de productos básicos en países exportadores.. También vemos un aumento de la dispersión en el pilar deinstituciones, impulsado por los subpilares de la ética y la corrupción y recientes escándalos en la región.

El siguiente gráfico muestra el mejor, el peor, y el desempeño promedio de la región, y lo compara con el país mejor clasificado a nivel mundial, en cada uno de los 12 pilares del Índice de Competitividad Global. Esto nos permite comprender las fuentes de la desigualdad regional que produce diferencias de productividad y crecimiento. Si bien América Latina y el Caribe ha logrado algún progreso, sigue habiendo grandes diferencias en todos los pilares. Las diferencias más grandes con relación al mejor clasificado a nivel mundial están en sofisticación de negocios, e innovación empresarial, donde Panamá y Costa Rica son líderes de la región. Se ven otras brechas grandes en infraestructura, instituciones y eficiencia del mercado laboral.

Antecedentes

Después de casi una década de fuerte crecimiento tras la crisis financiera mundial, las tasas de crecimiento en la región han caído y varios países se encuentran en recesión. El final del super-ciclo de los productos básicos dio como resultado una caída de los valores de exportación para los principales países exportadores de materias primas como Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador y Argentina. La posterior caída en el comercio internacional también afectó la demanda de bienes manufactureros, lo que reduce aún más el valor de las exportaciones en la mayor parte de la región. El resultado de este choque negativo de términos de intercambio ha sido un gran déficit comercial, con déficit en las cuentas corrientes y aumentos del déficit fiscal.

A pesar de la depreciación relativa de las monedas de la región frente al dólar estadounidense, las exportaciones no se han recuperado. Esto hace evidente la magnitud de los desafíos de competitividad en la región, donde la productividad ha ido cayendo, en promedio, durante los últimos 20 años.

En el siguiente gráfico, se comparan los resultados de los países exportadores de petróleo y los no exportadores de petróleo de la región. Los países exportadores de petróleo ven una gran caída en el desempeño macroeconómico y obtienen peores resultados que los países no exportadores de petróleo en las instituciones, la infraestructura, la eficiencia del mercado de bienes, la eficiencia del mercado laboral y el desarrollo financiero. El auge de las materias primas enmascaró la necesidad de progresar de manera urgente en las brechas de competitividad pendientes. Los grandes flujos de IED (inversión extranjera directa), los precios del petróleo por encima de $100 y los resultantes aumentos de ingresos gubernamentales y de exportaciones redujeron la urgencia de avanzar en una agenda de competitividad que permitiera surgir nuevos sectores motores de crecimiento. Los países exportadores de petróleo en la región ahora enfrentan las consecuencias de tareas inconclusas en todos los frentes. También tienen la oportunidad de responder con agendas de competitividad renovadas.

El camino a seguir

El Informe de Competitividad Global insta a los países a reavivar el crecimiento a través de las agendas integrales públicas y privadas que abordan todos los pilares de la competitividad. Esperamos que el informe catalice los esfuerzos y sirva como herramienta para los responsables políticos, la comunidad empresarial y la sociedad civil para que identifiquen las prioridades, puedan monitorear progreso, identifiquen las mejores prácticas y construyan visiones compartidas de prosperidad futura.

El Informe de Competitividad Global 2016-2017 está disponible aquí. Puede explorar los resultados del informe con el siguiente mapa de riesgo.