Sabemos que el mundo está cambiando rápidamente. Pero no debería sorprendernos. Al fin y al cabo, la tecnología que nos permite darle vida a este nuevo mundo digital es nuestra propia creación.

A través de avances en tecnología, somos capaces de conectar personas, lugares y cosas en formas que antes eran impensables. En esta era, ser digital se trata de juntar a los humanos y la tecnología de una forma totalmente nueva. El mundo digital que creamos puede causar cambios fundamentales en las personas, en las organizaciones y en la sociedad si juntamos nuestros recursos colectivos para hacer que sea posible.

Desafortunadamente, no hemos llevado nuestro trabajo tecnológico a todas partes. Este tipo de conectividad permanece inaccesible en muchas partes del mundo, lo que significa que nuestro trabajo como miembros de esta comunidad global de tecnólogos e innovadores aún no ha terminado.

Recuerden el panorama en América Latina. Un estudio GSMA reciente descubrió que aproximadamente el 90% de la región tiene cobertura de banda ancha móvil. Sin embargo, un vistazo más cercano de la cifra revela que sólo el 50% de estas personas está “conectada” y en línea. Esto significa que aunque se encuentre en una región con cobertura, la mitad de la población no se puede conectar realmente a internet móvil. La investigación llevada a cabo sobre la causa de esta brecha en los puntos de conectividad indica tres barreras principales para el uso de internet: una falta de contenido relevante a nivel local, la falta de habilidades digitales y la asequibilidad limitada entre segmentos de la población.

La conectividad es esencial para construir la comunidad y hacer posible la inclusión socioeconómica. El Foro Económico Mundial sobre América Latina este año presenta una oportunidad única para discutir aquellas soluciones de conectividad que América Latina necesita desesperadamente. No se trata sólo de que los gobiernos o las empresas billonarias se puedan beneficiar de una América Latina conectada, sino también de las personas de la región, que serían las que más se beneficiarían.

En BT, hemos visto en primera mano que hay una correlación directa entre internet y el uso de tecnologías de la información y comunicación (TIC) para crear empleo y reducir la pobreza. Por ejemplo, somos parte de un grupo de organizaciones que trabaja con el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicación de Colombia en un programa de telecomunicaciones sociales, con el objetivo de impulsar al país tecnológicamente a través del uso de internet y el desarrollo de un ecosistema digital nacional.

El programa, Vive Digital, es un excelente ejemplo de cómo el gobierno, la comunidad, las empresas y la tecnología pueden unirse para combatir los problemas que dificultan la conectividad.

Vive Digital le proporcionó a más de 6.000 alumnos créditos condonables para que estudien carreras relacionadas a las TIC como parte de su iniciativa Talento Digital. Además, 2,5 millones de empleados públicos han recibido certificados como ciudadanos digitales, lo que les da el poder de apropiarse de la tecnología y su funcionalidad.

Los aliados de Vive Digital ofrecieron capacitación e infraestructura que hizo que el 50% de los hogares esté conectados a internet de banda ancha, algo que apenas el 17% de los hogares tenía en 2010. Además, 47 áreas remotas lograron conectividad a través de redes de alta velocidad, incluyendo el Amazonas, San Andrés y Orinoquia, que antes no tenía acceso a internet de banda ancha. Para contrarrestar la falta de acceso a dispositivos conectados, Vive Digital monta quioscos en áreas remotas para que todos, desde agricultores hasta estudiantes, y hogares dirigidos por mujeres puedan tener acceso a internet.

Por último, el programa discutió la necesidad de conseguir cobertura local relevante. El estudio de GSMA señaló la falta de contenido local como el factor más importante de la falta de conectividad – más que asequibilidad o cobertura – en la mayor parte de América Latina. En general, el contenido local se concentra en temas de entretenimiento. Como resultado, las personas tienden a creer que internet es un mero canal de entretenimiento. No saben cuánta investigación, datos, información de salud y otras herramientas se pueden acceder en línea. Vive Digital creó una red nacional de ViveLabs, con la instalación de 17 laboratorios para desarrollar contenido digital: videojuegos, series de animación informativas, dispositivos y aplicaciones. También se ofrecieron talleres de marketing en línea y monetización.

Creemos sinceramente en el papel de la conectividad para mejorar vidas, y ayudar a que América Latina esté conectada nos dio la oportunidad de mostrar cómo esto se puede llevar a cabo. Como colectivo le hemos dado vida a esta era digital y su potencial es nuestro para descubrir. Nuestro mundo moderno está guiado por la conectividad, usemos esta conectividad para ir juntos hacia un futuro mejor.