Singapur ha superado a Finlandia y se ha convertido en el usuario más eficaz de tecnología digital del mundo, según el último NRI (Índice de disposición a la conectividad) del Foro Económico Mundial. Sin embargo, son las naciones europeas las que dominan la parte superior de la clasificación, al ocupar siete de las diez primeras posiciones este año. Singapur es el único país asiático tras la débil actuación de Hong Kong o Corea del Sur.

El NRI forma parte del Global Information Technology Report (Informe mundial sobre tecnología de la información) de 2015 del Foro Económico Mundial y puntúa las naciones en base a cuatro factores sobre su disposición para explotar nuevas tecnologías digitales: 1) El entorno empresarial y legislativo, 2) Infraestructura, asequibilidad y capacidades, 3) Uso por parte de empresas, particulares y administración pública y 4) Impacto social y económico.

1-1_09

 

A continuación, las 10 economías líderes en tecnología digital:

1. Singapur

El gobierno de la ciudad-estado lidera la revolución digital con una de las mejores gamas del mundo de servicios online y herramientas de participación electrónica, y se encuentra solo detrás de los Emiratos Árabes en el impacto de la tecnología de la información en la eficiencia del gobierno. Singapur ofrece el entorno más propicio para la innovación y para las empresas de todo el mundo mientras que su disposición es sobresaliente gracias a una fuerza laboral altamente capacitada (la segunda, después de Finlandia) e infraestructura. Con semejante terreno abonado, no es de sorprender que lo digital esté tan extendido: Singapur puede presumir de tener la mayor penetración de conexiones a banda ancha móvil per cápita del mundo. Sin embargo, la asimilación de Internet es sorprendentemente baja: solo tres cuartos de la población la utiliza de forma regular, muy por debajo de los países líderes: Islandia, Noruega y Suecia. Esta asimilación relativamente lenta no impide que más de la mitad de la población esté empleada en puestos de conocimiento intensivo (en segundo lugar después de Luxemburgo).

2. Finlandia

Tras dos años liderando todos los índices, Finlandia cae al segundo puesto pero continúa mostrando una actuación de primera en muchos aspectos de disposición a la conectividad. El país es el mejor del mundo en capacidades y dispone de un excelente entorno e infraestructuras empresariales y políticas. Todo ello, en conjunto con un acceso asequible, permite un uso extenso por parte de la población y las empresas. Aunque aún no ha encontrado la forma de reestructurar completamente su gran industria de tecnología de la información, Finlandia supera a Japón como el país con mayor número de patentes per cápita. El gobierno está repensando formas de promover la industria digital y se espera que dichos esfuerzos detengan el deterioro del rendimiento de Finlandia en la provisión de servicios gubernamentales online y la participación electrónica que han hecho perder al país su primer puesto.

3. Suecia

Suecia mantiene su tercera posición por tercera vez consecutiva. El país presenta un rendimiento fuerte y generalizado. Su entorno político y empresarial continúa siendo uno de los mejores del mundo a pesar de su ligero declive. La disposición sueca es sobresaliente, con una excelente infraestructura, un acceso asequible y población altamente capacitada. El uso de la tecnología de la información está muy extendido entre las empresas y la población en general (en 2013, el 95 % de la población utilizaba Internet de forma habitual). Esta actividad tiene un gran impacto en la economía y en la sociedad. Las empresas suecas son altamente innovadoras en la creación de nuevos productos y servicios, son líderes a la hora de patentar tecnología TIC y prácticamente la mitad de la fuerza laboral está empleada en trabajos de conocimiento intensivo.

4. Países Bajos

Los Países Bajos tienen una puntuación alta respecto al marco político y legislativo, el entorno empresarial e innovador y para la infraestructura y capacidades. Sin embargo, la asequibilidad continúa siendo un reto, ya que el país se encuentra en el puesto número 72 del mundo. La consecuencia directa es una baja cantidad de conexiones a banda ancha móvil. El uso individual es en cualquier caso amplio: el país es el tercero en acceso a ordenadores personales y banda ancha. Los Países Bajos gozan de uno de los niveles más altos de uso de Internet B2B y B2C y el gobierno holandés continúa en el primer puesto en acceso a servicios gubernamentales online, ya que permite la participación electrónica de los ciudadanos a una escala que lo convierte en líder mundial.

5. Noruega

Noruega, tercero entre los países nórdicos, tiene la mejor infraestructura digital del mundo y los noruegos se encuentran únicamente por detrás de los islandeses en el acceso a Internet (95 %). Noruega también puntúa alto en las medidas de impacto de la tecnología digital, donde puntúan como terceros del mundo en la adaptabilidad en el entorno de trabajo y en el uso en el sistema educativo del país para mejorar los resultados del aprendizaje. Casi la mitad de los trabajadores del país están empleados en puestos de conocimiento intensivo y Noruega es el sexto país en el uso efectivo de las herramientas digitales para mejorar el acceso a los servicios básicos.

6. Suiza

Instituciones excelentes, legislación favorable a la actividad empresarial, una infraestructura de primera categoría y una fuerza laboral altamente educada (la tercera mejor del mundo) proporcionan los ingredientes adecuados para que se produzca una adopción e impacto muy extendidos. Las empresas suizas ocupan el primer puesto en el uso en empresas, incluidas las de sectores industriales capitales como equipamiento industrial, electrónica, farmacéuticas, relojería y banca, que están utilizando la tecnología de la información para mejorar los procesos de producción, la productividad y la calidad, así como para preservar su capacidad innovadora y mantener su posición en lo más alto de la cadena de valor. Cabe destacar que Suiza posee el mayor número de conexiones fijas de banda ancha a Internet per cápita del mundo. Todos estos factores se combinan para crear un círculo virtuoso que convierte a Suiza en uno de los motores de la innovación más prolíficos del mundo y en una economía verdaderamente basada en el conocimiento. Más de un 50 % de su población está empleada en empleos de conocimiento intensivo (en tercer lugar detrás de Luxemburgo y Singapur). Sin embargo, en duro contraste con estos resultados, el gobierno no parece estar adoptando lo digital con tanta pasión como aparenta y se encuentra en la parte más baja de la clasificación de las economías avanzadas para los servicios gubernamentales online.

7. Estados Unidos

Estados Unidos puntúa alto prácticamente en todas las dimensiones del Índice excepto en la asequibilidad, donde se encuentra en el puesto 53, así como en las capacidades generales de la población (en el 33), particularmente en el área de matemáticas y ciencia (puesto 51). Por el contrario, la infraestructura TIC sigue siendo una de las mejores del mundo (cuarto puesto). El uso de la tecnología de la información es alto entre todas las partes, lo que se traduce en un gran impacto en la economía y en la sociedad. En todas las industrias y sectores, las empresas americanas hacen uso de lo digital para crear nuevas oportunidades y negocios y los Estados Unidos continúan siendo el mejor ejemplo de una economía grande y avanzada que hace las inversiones correctas para sacar todo el partido posible a la tecnología de la información.

8. Reino Unido

El país presume de poseer uno de los entornos más propicios del mundo para el desarrollo de tecnología de la información. La infraestructura de primera categoría, la buena asequibilidad y el alto grado de preparación de la población contribuyen aún más a la creación de dicho ecosistema. El uso individual ha mejorado en los últimos años y ahora es el cuarto del mundo. El Reino Unido muestra una de las tasas de penetración mayores de acceso a Internet de banda ancha móvil y fija, y sus empresas son punteras tanto en B2B (terceros) y B2C, donde el país es líder mundial. Estar a la vanguardia de la disposición a la conectividad resulta particularmente importante para una economía basada en los servicios como la del Reino Unido, donde casi la mitad de la fuerza de trabajo está empleada en puestos de conocimiento intensivo y la información tecnológica tiene un amplio impacto en la sociedad en general, particularmente en términos de participación electrónica, donde el país es cuarto.

9. Luxemburgo

En los últimos años el gobierno ha hecho un buen trabajo desarrollando una visión para la tecnología de la información y promocionando su implantación, ayudado por un partenariado público-privado formado en el contexto de la Luxembourg ICT Cluster Iniciative. Ello ha propiciado que Luxemburgo haya subido en todas las clasificaciones en los últimos años (era el país número 21 en 2012). El país lidera el mundo en la proporción en la que su fuerza de trabajo está involucrada en empleos de conocimiento intensivo (60 %), a pesar de estar en el puesto 50 por nivel de asequibilidad. Sin embargo, hay espacio para mejorar los servicios gubernamentales online (puesto 42) y a la hora de facilitar la participación electrónica de los ciudadanos (54).

10. Japón

Japón ha subido seis puestos en el último año y ahora es el segundo después de Suiza en uso empresarial. Ello es gracias a la omnipresencia de la tecnología, que contribuye a la formidable innovación de las empresas japonesas. La población japonesa está entre los usuarios más ávidos de tecnología de la información del mundo: casi nueve de cada diez personas utilizan Internet de forma habitual, casi cada teléfono móvil de Japón es un smartphone y el número de conexiones de banda ancha móvil per cápita es el tercero más alto del mundo. Pero lo digital no ha tenido el mismo efecto disruptivo en la economía como ha tenido en los países nórdicos, los Estados Unidos, Israel o la República de Corea. Podría ser consecuencia de la cultura corporativa jerárquica y patriarcal que sigue prevaleciendo en las grandes empresas, una aversión al riesgo relativamente alta de la sociedad y un régimen legislativo desfavorable. Todo ello dificulta la generación de ideas, la iniciativa y la creación de empleo. Como resultado, la innovación de las empresas más grandes de Japón es mayormente progresiva y no disruptiva, mientras que la comunidad de emprendedores está sin desarrollar.

Lea ¿Qué país latinoamericano es líder en tecnología digital?

Explore el Índice de disposición a la conectividad utilizando el mapa a continuación:

Autor: Thierry Geiger, Director Asociado, Economista, Global Benchmarking Network, Competitividad Global y Riesgo, Foro Económico Mundial

Imagen: REUTERS/Morris Mac Matzen