Biodiversidad

Cómo la protección ambiental en el Cerrado podría aportar 72 mil millones de dólares a la economía de Brasil

Loading...
Jack Hurd
Executive Director, Tropical Forest Alliance; Member of the Executive Committee, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Biodiversidad??
La visión global
Explora y monitorea cómo Biodiversidad afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Biodiversidad

  • El bioma del Cerrado es una piedra angular de la economía brasileña, responsable de una parte sustancial de la producción agroindustrial del país.
  • También alberga una biodiversidad única que se está destruyendo como consecuencia de la conversión de tierras para satisfacer las crecientes necesidades de producción.
  • Un nuevo informe subraya que ambas agendas no son fuerzas opuestas, sino elementos interdependientes del desarrollo y el bienestar regionales.

El Cerrado ha estado durante mucho tiempo a la sombra de su hermana mucho más famosa, la Amazonía. Pero este año, el Cerrado -la sabana con mayor biodiversidad del mundo- ha saltado a los titulares por razones negativas. Los ambientalistas han criticado especialmente a la industria cárnica y a los agricultores por la conversión de la vegetación autóctona de la región. Sin embargo, en Brasil, el Cerrado también se celebra como un milagro moderno, una tierra de abundancia que genera el 60% de toda la producción agrícola del país, alimenta las exportaciones y sustenta los medios de subsistencia.

Entonces, ¿cómo pueden resolverse estas prioridades aparentemente contrapuestas -protección ecológica y producción de alimentos, materias primas y combustible- de forma que beneficien a la naturaleza, la sociedad y la economía? Para el Cerrado, se trata de una cuestión de urgencia existencial, pero la respuesta podría servir de lección a muchos países que se enfrentan a retos similares, como los de Centroamérica, Sudamérica y el África subsahariana.

¿Has leído?

El año pasado trajo buenas noticias a la Amazonia, donde la deforestación se redujo a menos de la mitad en 12 meses. Pero durante el mismo periodo, la superficie de sabana del Cerrado convertida a la agricultura se disparó un 43%. En las últimas décadas, se han perdido más de 30 millones de hectáreas -la mitad de todo este ecosistema- debido a la rápida expansión demográfica y agrícola, junto con el desarrollo de infraestructuras e industrial.

Esto es importante, y no sólo para las 330 000 especies (5% de toda la biodiversidad del planeta) que han hecho del Cerrado su hogar. Es importante para la carrera de Brasil por reducir las emisiones de carbono. Es importante para los agricultores brasileños, sobre todo a largo plazo, ya que todo su modelo agrícola depende de la salud del bioma y de su capacidad para prestar servicios ecológicos. También es importante para la economía brasileña en general y para los muchos países que dependen de sus exportaciones de soja, maíz, caña de azúcar y carne de vacuno.

Empecemos por las emisiones. Aunque el Cerrado no es una selva tropical, sus árboles, praderas y ricos suelos encierran una sexta parte de todo el carbono almacenado en Brasil. Sin embargo, la producción agrícola y la conversión de tierras están consumiendo esta reserva crítica, liberando 304 millones de toneladas de CO2e en 2022, casi una quinta parte de las emisiones netas totales de Brasil.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el cambio climático?

Igualmente alarmante es el impacto de la agricultura moderna en los servicios ecosistémicos vitales que proporciona el Cerrado. El principal de ellos es el agua dulce. La sabana actúa como un gigantesco depósito de agua, almacenando el 14% de los recursos hídricos superficiales del país. El agua, si bien es esencial para la agricultura, también lo es para la seguridad energética, ya que el 60% de la electricidad de Brasil se genera mediante energía hydreléctrica. Sin embargo, la conversión de la vegetación autóctona en tierras de cultivo altera los regímenes pluviales regionales, agrava la erosión y reduce la capacidad del suelo para retener el agua. Desde 1985, casi el 90% de las cuencas hidrográficas analizadas han visto disminuir sus caudales. A este ritmo, el caudal de los ríos del Cerrado se reducirá en un tercio de aquí a 2050.

En suma, el modelo agroindustrial del Cerrado está estrangulando lentamente a la gallina de los huevos de oro. Pero no tiene por qué ser así. Según un nuevo informe que acaba de publicar la Alianza para los Bosques Tropicales (AFT) del Foro Económico Mundial, las tecnologías inteligentes, la mejora de las políticas públicas y el aumento de las inversiones podrían crear sinergias entre los dos polos antagónicos de la producción y la protección, y generar hasta USD 72 000 millones más de valor para el PIB de Brasil cada año de aquí a 2030.

Cómo equilibrar la producción y la protección del Cerrado

  • Intensificación sostenible de la agricultura: La clave aquí es que Brasil puede aumentar sus niveles de producción agrícola y ganadera sin tener que convertir más sabana nativa. Hay que centrarse en recuperar los 32 millones de hectáreas degradadas del Cerrado para convertirlas en tierras productivas, utilizando la agricultura regenerativa y sistemas que integren cultivos, ganadería y silvicultura. Optimizar la producción de carne de vacuno, por ejemplo, podría aumentar la productividad de 67 a 157 kg de carne por hectárea y año, reduciendo las emisiones de la carne de vacuno en un 45% por kilo. Según el análisis de Systemiq, coautores del informe con TFA, la intensificación sostenible de la agricultura en el Cerrado podría añadir entre USD 17 000 millones y USD 19 000 millones anuales al PIB de Brasil de aquí a 2030.
  • Enfoque bioeconómico para proteger y restaurar la vegetación autóctona: Brasil puede generar valor para la vegetación autóctona aprovechando las oportunidades de los mercados de carbono y las bioindustrias como la biosalud, la biocosmética y el ecoturismo. Esto podría generar entre USD 11 000 millones y USD 20 000 millones adicionales de PIB.
  • Energía renovable e industria verde bien diseñadas: El desarrollo de energías renovables en el Cerrado, junto con la producción de biodiésel, combustible de aviación sostenible e hidrógeno verde para descarbonizar las industrias que emiten grandes cantidades de carbono, podría generar entre USD 19 000 millones y USD 33 000 millones en nuevos ingresos.
  • Incentivos para que los productores protejan las propiedades privadas: Mientras que el 80% de la Amazonia está legalmente protegido de la deforestación y la conversión, sólo el 20-35% del Cerrado se beneficia de las mismas leyes. Esto significa que más de 30 millones de hectáreas de tierras privadas aún podrían convertirse legalmente. Es fundamental desarrollar formas de incentivar a los propietarios para que conserven tanta vegetación autóctona como sea posible, al tiempo que se refuerza la aplicación de la ley para eliminar la conversión ilegal.

Brasil ya va en la buena dirección. Políticas como el Código Forestal y el Plan de Acción para la Prevención y Control de la Deforestación y los Incendios en el Cerrado (PPCerrado) han ayudado a sentar las bases. Pero queda mucho trabajo por hacer, en parte burocrático. Por ejemplo, los terratenientes deben autodeclarar las zonas preservadas de sus tierras mediante una presentación en el Registro Ambiental Rural (CAR). Sin embargo, en la última década, debido a la escasez de recursos estatales, menos del 1% de esas solicitudes se han tramitado íntegramente.

Los inversores internacionales y las instituciones financieras de desarrollo tienen un papel vital que desempeñar. En mayo del año pasado, el gobierno lanzó su Plan de Transformación Ecológica, cuyo objetivo es fomentar el crecimiento económico en armonía con la naturaleza, para impulsar el empleo, la productividad y la descarbonización. Una parte clave de este plan es el programa RenovAgro, que pretende recaudar USD 120 000 millones de inversores brasileños e internacionales para revitalizar los pastizales degradados e implantar sistemas integrados de cultivo-ganadería-silvicultura. Ofrecer a los productores líneas de crédito a bajo interés para que inviertan en estas medidas es una forma práctica de que tanto las instituciones financieras como los filántropos contribuyan a proteger el Cerrado.

El imperativo de salvaguardar el Cerrado de una mayor conversión es un reto global. Las medidas del lado de la demanda, como el Reglamento de la Unión Europea contra la Deforestación (EUDR), envían señales importantes sobre la necesidad de desvincular la agricultura de la pérdida de naturaleza, pero en su forma actual el EUDR sólo se aplica a las tierras clasificadas como bosques según la FAO y, por tanto, deja sin protección gran parte del Cerrado, que es un complejo mosaico de bosques y sabanas. Ampliar el ámbito de aplicación de la EUDR para incluir "otras tierras boscosas" podría tener importantes beneficios para la protección del Cerrado.

La capacidad de este bioma único, el mayor de Sudamérica después del Amazonas, para seguir proporcionando recursos críticos de agua dulce, su futuro como potencia agrícola para el mundo, sus vastas reservas de carbono almacenado y su papel como hogar de una de cada 20 especies de la Tierra: todo esto está amenazado por la trayectoria de deforestación y conversión de tierras que se está produciendo actualmente. Es hora de que las organizaciones internacionales, las agroindustrias, los agricultores de la región y las instituciones financieras actúen de inmediato en concierto con el gobierno brasileño para garantizar un futuro mejor a este precioso, pero amenazado, ecosistema.

Contribución de Jonathan Walter, escritor independiente.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
BiodiversidadBosquesEl cambio climáticoAgricultural Yields and Soil FertilityClimate and Nature
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

La batalla por Masungi, una última "arca de biodiversidad" en Filipinas

Anna Bruce-Lockhart

15 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial