Paridad de género

El cambio climático afecta más a las mujeres. Debemos legislar para proteger su salud

Una agricultora embarazada trabaja en una granja de melones durante una ola de calor en las afueras de Jacobabad, Pakistán.

Una agricultora embarazada trabaja en una granja de melones durante una ola de calor en las afueras de Jacobabad, Pakistán. Image: Reuters/Akhtar Soomro

Matthias Berninger
Global Head of Public Affairs, Science, Sustainability, Health, Safety & Environment, Bayer AG
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo Paridad de género afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Paridad de género

Este artículo es parte de: Reunión Anual del Foro Económico Mundial
  • La salud se incluyó por fin formalmente en la agenda climática de la COP28.
  • Las mujeres deben recibir una consideración especial en el marco de la nueva responsabilidad de la salud en la política climática.
  • Tanto las crisis inducidas por el clima como el aumento de las temperaturas tienen un impacto desproporcionado en la salud de las mujeres.

El cambio climático está teniendo un profundo impacto en la salud mundial. Los fenómenos meteorológicos extremos, el calor, el estrés hídrico y la contaminación atmosférica ya están agravando los problemas de salud y ejerciendo presión sobre los sistemas sanitarios desbordados. Mientras que en el pasado los debates sobre el clima se centraban principalmente en la energía, el transporte o la agricultura, la salud ha permanecido en un segundo plano durante demasiado tiempo.

Por lo tanto, ya era hora de que la salud se incluyera formalmente en la agenda de la COP28 y de que, por primera vez, los ministros de Sanidad asistieran a la conferencia anual de la ONU sobre el clima junto a sus homólogos de los ministerios de Agricultura, Asuntos Exteriores y Medio Ambiente. La presidencia de la COP28, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud y Prevención de los EAU, anunció la Declaración de los EAU sobre Clima y Salud de la COP28, que fue firmada por más de 120 países.

¿Has leído?

La declaración envía una señal clara: las políticas climáticas deben centrarse más en las implicaciones sociales y las decisiones gubernamentales. Reconoce además la necesidad de que los gobiernos preparen los sistemas sanitarios para hacer frente al cambio climático, abarcando una serie de ámbitos, como la reducción de emisiones, el aumento de la financiación para soluciones climáticas y sanitarias, y la creación de sistemas sanitarios más resilientes al clima.

Aunque la declaración de salud de la COP28 incluye una estrecha colaboración con las mujeres y las niñas, no aborda específicamente los efectos desproporcionados del cambio climático sobre las mujeres. Según el documento de la OMS Protección de la salud materna, neonatal e infantil frente a los efectos del cambio climático, los efectos del cambio climático en la salud de las mujeres siguen estando infravalorados y subestimados.

Un informe presentado en la COP28 por ONU Mujeres sugiere que para 2050 el cambio climático puede empujar a la pobreza a 158 millones más de mujeres y niñas, y provocar que 232 millones se enfrenten a la inseguridad alimentaria. Las condiciones meteorológicas extremas como tormentas, inundaciones o calor van en aumento, obligando a miles de personas a abandonar sus hogares en todo el mundo. Según ONU Medio Ambiente, el 80% de las personas desplazadas por el cambio climático son mujeres o niñas que se enfrentan a mayores riesgos de pobreza, violencia o embarazos no deseados al emigrar a lugares más seguros.

Además, las mujeres se ven afectadas de forma desigual por la falta de acceso a agua potable e instalaciones de saneamiento tras las catástrofes. La grave sequía de Kenia en 2022 es sólo uno de los muchos ejemplos en los que las mujeres fueron las más afectadas por la crisis debido a la desnutrición y la deshidratación; al mismo tiempo, aumentaron la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil y la violencia de género.

Más allá de las crisis inmediatas, la salud de las mujeres se ve afectada por el aumento de las temperaturas. La contaminación atmosférica y la exposición al calor se asocian a partos prematuros, bajo peso al nacer y peor salud materna y complicaciones durante el embarazo, como la diabetes gestacional. Al mismo tiempo, afecta a los sistemas menopáusicos y aumenta el estrés materno prenatal, mientras que los metales pesados en la leche materna se han asociado a una función inmunitaria anormal en los recién nacidos y a alergias, retrasos en el desarrollo neurológico y trastornos neuropsiquiátricos en etapas posteriores de la vida.

La naturaleza del impacto del cambio climático en la salud de las mujeres puede variar, incluso dentro de un mismo país. Por ello, pedimos que se incluya la salud reproductiva de las mujeres en los planes climáticos de los países, así como en la ayuda en caso de catástrofes climáticas.

Por ejemplo, el año pasado Bayer apoyó a la Cruz Roja Alemana y a la Cruz Roja Colombiana en la creación conjunta de un programa piloto de planificación familiar en Colombia, abordando así las necesidades de salud reproductiva en una crisis en curso, como parte de nuestro compromiso de ayudar a proporcionar acceso a métodos modernos de contraconcepción a 100 millones de mujeres en países de ingresos bajos y medios (PIBM) anualmente para 2030. El acceso a la planificación familiar es una de las piedras angulares de la igualdad de género, ya que tiene un impacto positivo no solo en las personas, sino también en el desarrollo de las sociedades.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con la brecha de género?

A medida que nos acercamos a una trayectoria de calentamiento superior a 1,5 °C, resulta evidente que las mujeres tienen un papel fundamental que desempeñar en la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo. Es crucial acelerar nuestros esfuerzos para proteger la salud humana, especialmente la de aquellos más susceptibles a los efectos del aumento de las temperaturas, un enorme desafío que requerirá nuevos enfoques y una acción colectiva acelerada.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Paridad de géneroLa salud mundialDavos AgendaHealth and Healthcare
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

¿Estamos pasando por alto el potencial de las mujeres de color en las finanzas sostenibles?

Claudia Ukonu

15 de enero de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial