La incertidumbre económica está frenando los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 5 economistas jefe explican

Este año se cumple la mitad del plazo de 2030 para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.
Imagen: Avijit Ghosh/Climate Visuals.
  • Las sucesivas crisis mundiales han frenado el avance hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030.
  • El informe Perspectivas de los Economistas Jefe del Foro Económico Mundial pone de relieve los retos que se avecinan para el desarrollo mundial.
  • Hemos preguntado a cinco economistas jefe cómo pueden colaborar los gobiernos y las empresas para impulsar los objetivos de desarrollo.

Este año se cumple la mitad del plazo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS ) de las Naciones Unidas para 2030. Como señala la propia ONU, el mundo está "muy lejos" de alcanzar los objetivos, ya que las crisis geopolíticas y geoeconómicas siguen obstaculizando el progreso.

El último informe Perspectivas de los Economistas Jefe del Foro Económico Mundial -publicado antes de la Reunión anual del Foro sobre el Impacto del Desarrollo Sostenible, que se celebrará en Nueva York del 18 al 22 de septiembre de 2023- también presenta un panorama algo pesimista de la trayectoria actual del desarrollo mundial.

La mayoría de los economistas jefe encuestados afirman esperar que el progreso futuro hacia los objetivos de desarrollo se vea socavado por las tensiones geopolíticas (74%) y el endurecimiento de las condiciones financieras (59%).

Ante este sombrío panorama, preguntamos a cinco de los economistas más prestigiosos sobre el impacto del endurecimiento de las condiciones financieras en el desarrollo mundial y sobre cómo gobiernos y empresas pueden colaborar para afrontar los retos del desarrollo.

Esto es lo que dijeron.

¿Cómo afectará el endurecimiento de las condiciones financieras al progreso del desarrollo mundial en los próximos años?

Rima Bhatia, asesora económica del grupo, Gulf International Bank

"A pesar del ciclo más concentrado de subidas de tipos de interés de los últimos tiempos para atajar la persistente inflación, sobre todo por parte de la Reserva Federal estadounidense, la economía mundial ha superado todas las expectativas. El endurecimiento de las condiciones financieras ha frenado el impulso del crecimiento y ha aumentado la volatilidad, pero las condiciones económicas generales siguen siendo resilientes. Esto se atribuye en gran medida a áreas como los servicios, que disfrutan de un prolongado resurgimiento de la demanda tras la pandemia, así como a la masificación de fuerzas potentes como la tecnología, la innovación, la digitalización, la energía limpia, la sostenibilidad y las prácticas ESG. Como resultado, se están produciendo cambios estructurales significativos en una amplia gama de sectores económicos que ofrecen nuevas perspectivas de inversión y crecimiento.

"Sin embargo, nuevas subidas de los tipos de interés y/o el mantenimiento de los tipos de interés en niveles más altos durante más tiempo plantearán sin duda dificultades para aprovechar todo el potencial de estas tendencias. Los recientes incidentes de tensiones financieras son también un recordatorio de que el endurecimiento de las condiciones financieras puede generar tensiones entre las políticas de los bancos centrales y los objetivos de estabilidad financiera, y alimentar consecuencias no deseadas."

Pedro Conceição, director, Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

"El impacto del endurecimiento de las condiciones financieras dependerá de su interacción con las perspectivas de crecimiento y las presiones sobre las finanzas públicas. Si los tipos de interés se mantienen elevados (en comparación con los niveles históricos recientes) y las perspectivas de crecimiento son moderadas, dados los actuales niveles históricamente elevados de deuda pública, ello implicaría un aumento de los costes del servicio de la deuda. Otras presiones sobre las finanzas públicas proceden del aumento previsto del gasto relacionado con la edad, dado el envejecimiento de la población en muchos países (principalmente el gasto en pensiones y sanidad, aunque datos recientes de EE. UU. muestran que al menos parte del gasto sanitario se ha estabilizado en los últimos años), una mayor demanda de gasto en defensa a la luz de las actuales tensiones geopolíticas, y el imperativo de acelerar las inversiones en la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo.

"Este escenario implica al menos tres preocupaciones para el desarrollo mundial. En primer lugar, puede resultar más difícil acometer las inversiones necesarias para la transición hacia la sostenibilidad, que también son fundamentales para sentar las bases de un futuro crecimiento sostenible. En segundo lugar, reducirá el espacio fiscal para invertir en las personas, otro de los fundamentos de la prosperidad equitativa futura, lo que preocupa especialmente a varias economías de renta baja en las que los costes del servicio de la deuda (que aumentan en parte como consecuencia de los efectos indirectos asociados a las subidas de los tipos de interés en las economías de renta alta) ya son comparables a los gastos en sanidad y educación. En tercer lugar, habrá menos espacio fiscal para hacer frente a una emergencia de una magnitud comparable a la pandemia de COVID-19, una perspectiva especialmente aterradora a medida que empeoran los efectos del cambio climático."

Beata Javorcik, economista jefe, Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo

"Avanzar en el desarrollo mundial será aún más difícil en un entorno de tipos de interés más altos. Los tipos más altos reducen el valor actual de los beneficios futuros, lo que hace que proyectos de innovación arriesgados resulten menos atractivos para los inversores privados, por lo que puede ser necesario compartir más riesgos con el sector público. Condiciones financieras más estrictas también aumentan la importancia de políticas macroeconómicas sólidas: los mercados emergentes con marcos macroeconómicos más débiles pueden tener dificultades para mantener el acceso a los mercados financieros y, por tanto, carecer de la financiación necesaria para apoyar un crecimiento ecológico e integrador. La ayuda exterior será vital en estas circunstancias, especialmente si también contribuye a reforzar la conducción de las políticas macroeconómicas."

Razia Khan, economista jefe, África y Oriente Medio, Standard Chartered Bank

"Es poco probable que el impacto del endurecimiento mundial se deje sentir de manera uniforme. En los mercados desarrollados, existen diferencias clave entre las economías en las que el endeudamiento es más a corto plazo y a tipo variable, y aquellas en las que predominan las hipotecas a tipo fijo entre los consumidores. Muchas de las primeras se enfrentan a una transmisión más rápida del endurecimiento monetario, con algunas economías ya en recesión. Las segundas se enfrentan a un mayor retraso en la transmisión de la política monetaria, ya que las hipotecas a tipo fijo se reajustan lentamente. Aunque en estas economías puede haber más resiliencia a corto plazo, existe una mayor incertidumbre sobre los resultados finales, y es difícil descartar los peligros de un endurecimiento excesivo.

"Los soberanos de menor calificación del África subsahariana se han visto duramente afectados por un acceso más restringido a los mercados internacionales de capitales. El endurecimiento de la política monetaria mundial se ha traducido en inevitables presiones sobre la financiación, que a menudo han hecho necesarios recortes presupuestarios y, en casos extremos, han obligado a economías como Ghana y Zambia a reestructurar formalmente su deuda. Sin embargo, incluso en este difícil contexto, se están llevando a cabo reformas a medida que los Estados adoptan medidas para mejorar su solvencia. En ningún lugar de la región se vio esto de forma tan dramática como en Nigeria, donde la nueva administración del Presidente Tinubu intentó abordar las tan necesarias reformas de los subsidios al combustible y FX. Aunque se necesita una mayor claridad sobre las nuevas medidas para consolidar los avances de la reforma, se trata de pasos importantes en la dirección correcta.

"Entre los países más reformistas se encuentra Kenia, donde la administración del Presidente Ruto está poniendo en marcha medidas de recaudación fiscal necesarias desde hace tiempo. En Sudáfrica, el aumento de la participación del sector privado en la generación de electricidad ha suscitado la esperanza de que el próximo año se ponga fin a los déficits de generación del sector eléctrico".

Eric Parrado, economista jefe, Banco Interamericano de Desarrollo

"Es probable que el endurecimiento de las condiciones financieras frene el avance del desarrollo mundial en los próximos años. A medida que suban los tipos de interés y se encarezca la financiación, los países en desarrollo podrían tener dificultades para financiar inversiones críticas en infraestructuras y capital humano. Por ejemplo, el pago de intereses en los países de América Latina y el Caribe representa casi el 12% de los ingresos fiscales, mientras que en los países del G7 es solo del 5,2%. Esto podría obstaculizar la reducción de la pobreza y el crecimiento sostenible.

"Evidentemente, el impacto variará según los países. Los que tengan una posición fiscal y exterior más fuerte podrán sostener mejor el gasto. El apoyo de las instituciones multilaterales será importante para amortiguar el impacto en los más vulnerables. Unas políticas fiscales y monetarias cuidadosamente calibradas y sujetas a plazos pueden contribuir a suavizar el ajuste. Sin embargo, si las condiciones se endurecen demasiado bruscamente, corremos el riesgo de que se produzcan retrocesos significativos en los logros conseguidos con tanto esfuerzo."

¿Cuál es la mejor manera de que gobiernos y empresas colaboren para avanzar en los retos del desarrollo?

Rima Bhatia, asesora económica del grupo, Gulf International Bank

"El número de cambios que se están produciendo como consecuencia de las rápidas transformaciones estructurales de la economía mundial desde 2020 ha sido el mayor de las últimas décadas. Tanto para los gobiernos como para las empresas, navegar por un panorama mundial de fuerzas que están remodelando los flujos comerciales y de inversión, las estructuras industriales, las asociaciones económicas y, sobre todo, las relaciones políticas, exige un enfoque más estratégico y colaborativo".

"Es clave desarrollar un marco conjunto para evaluar y gestionar colectivamente los impactos de las numerosas megatendencias sistémicas y trabajar juntos para superar conjuntamente los inmensos retos, así como beneficiarse de las inevitables oportunidades. Por ejemplo, abordar el impacto ambiental, económico y social del cambio climático requiere una enorme transformación en todos los sectores. Cumplir los abrumadores objetivos de descarbonización requiere un enfoque audaz que abarque a toda la sociedad, liderado por gobiernos y empresas trabajando conjuntamente para superar los obstáculos y lograr avances significativos."

Pedro Conceição, director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

"La dificultad estriba menos en saber qué hacer que en conseguirlo. Por ejemplo, eliminar gradualmente las subvenciones a los combustibles fósiles (que suelen ser regresivas) generaría ingresos fiscales, mejoraría los incentivos para invertir en mano de obra intensiva y alejarse de la producción intensiva en combustibles fósiles, y contribuiría a mitigar el cambio climático y a reducir la contaminación. Pero estos resultados socialmente deseables no se comparten por igual, por lo que hay resistencia tanto por parte de las empresas como de los gobiernos que se benefician del statu quo.

"Además, la elevada y a menudo creciente polarización política en muchos países (a veces exacerbada por esos mismos intereses en mantener el statu quo) dificulta aún más la elaboración y aplicación de políticas que tengan buenas posibilidades de abordar los retos del desarrollo mundial. Una prioridad para los gobiernos y las empresas sería crear las condiciones en las que esta polarización se atenúe".

Beata Javorcik, economista jefe, Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo

"Unas condiciones de financiación más estrictas no cambian fundamentalmente la combinación de políticas necesarias para garantizar que el crecimiento económico sea rápido y respetuoso con el medio ambiente. A corto plazo, esto implica el apoyo gubernamental a industrias más ecológicas y a proyectos de gran intensidad de mano de obra con claros beneficios ambientales, como la rehabilitación de edificios o el reciclado de plásticos. A medio plazo, una tarificación adecuada de la energía y la contaminación es esencial para que el sector privado asigne el capital y la mano de obra de forma que favorezca el crecimiento ecológico. A más largo plazo, los gobiernos deben reforzar los incentivos a la innovación, liberando el potencial de destrucción creativa del sector privado".

Eric Parrado, economista jefe, Banco Interamericano de Desarrollo

"Para desbloquear el progreso en los retos del desarrollo global se requiere una acción coordinada entre gobiernos y empresas. Esto es especialmente importante para los países de América Latina y el Caribe. Los retos de larga data de la región -sociales, fiscales y de crecimiento- se han intensificado, poniendo a prueba la disciplina y la creatividad de los gobiernos en formas que ayudarán a determinar su futuro a corto y largo plazo.

"En este contexto, el sector privado tendrá que desempeñar un papel fundamental en todos los retos clave del desarrollo. Los gobiernos deben fomentar entornos políticos propicios, defender las normas sociales y ambientales e incentivar las soluciones del sector privado. Las empresas pueden aportar capital, innovación y experiencia en el suministro de bienes y servicios a gran escala.

Alineando las prioridades gubernamentales con los incentivos empresariales, la colaboración público-privada puede acelerar el progreso en sectores como la sanidad, la educación, la inclusión financiera y la adaptación al cambio climático. Para que las alianzas tengan éxito es necesario generar confianza, acordar objetivos y responsabilidades compartidos, diseñar conjuntamente las intervenciones y supervisar sus efectos. Con un liderazgo visionario y una colaboración basada en principios, los gobiernos y las empresas pueden crear resultados beneficiosos mutuos tanto para el beneficio como para el propósito."

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial