Nature and Biodiversity

Podríamos proteger el océano sin perjudicar la industria pesquera, según estudio

Un banco de peces nadando en el océano

Los hallazgos se producen en un momento en que el mundo trata de proteger y conservar al menos el 30% de los océanos para 2030. Image: Unsplash/Sebastián Peña Lambarri

Octavio Aburto
Professor, Scripps Institution of Oceanography
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Nature and Biodiversity??
La visión global
Explora y monitorea cómo Biodiversidad afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Biodiversidad

Listen to the article

  • Hace cinco años, el gobierno mexicano creó el Parque Nacional de Revillagigedo, la mayor zona marina totalmente protegida de Norteamérica, es decir, en la que se prohíbe la pesca.
  • Según un nuevo estudio, el área marina protegida (AMP) ha salvaguardado la biodiversidad sin afectar negativamente a la actividad pesquera del país ni a la seguridad alimentaria.
  • Los resultados llegan en un momento en que el mundo estudia la mejor manera de cumplir el objetivo mundial de proteger y conservar al menos el 30% de los océanos para 2030.

Han pasado ya cinco años desde que el gobierno mexicano creó el Parque Nacional de Revillagigedo, que se erige como la mayor zona marina totalmente protegida de Norteamérica.

Un nuevo estudio de investigación señala que este audaz esfuerzo de conservación no ha tenido repercusiones negativas en el sector pesquero.

Esto marca un hito importante en la lucha constante por equilibrar las necesidades de la industria con el imperativo crucial de proteger los preciosos recursos naturales marinos de nuestro planeta.

La mayor área marina totalmente protegida de Norteamérica

En 2016, las iniciativas Pristine Seas y Mares Mexicanos de National Geographic unieron fuerzas para llevar a cabo una expedición científica que recopiló los datos más extensos del Archipiélago de Revillagigedo hasta la fecha.

Utilizando tecnología punta, incluidas cámaras que pueden sumergirse hasta 3000 metros, un submarino para tres personas que viaja a 500 metros de profundidad, y el etiquetado satelital de especies altamente migratorias, pudieron demostrar la importancia de proteger plenamente este archipiélago, que abarca cuatro islas volcánicas situadas a unos 700 kilómetros al oeste de Manzanillo, Colima (México), en el Pacífico Oriental Tropical.

Con base en este informe científico, el 24 de noviembre de 2017, México implementó un decreto que formalizó la creación del Parque Nacional Revillagigedo.

Diferencia en el esfuerzo pesquero (horas de pesca por buque): púrpura, disminución de la pesca, y azul, aumento de la pesca; antes (2014-2017), y después (2018-2021) de la implementación del AMP.
Diferencia en el esfuerzo pesquero (horas de pesca por buque): púrpura, disminución de la pesca, y azul, aumento de la pesca; antes (2014-2017), y después (2018-2021) de la implementación del AMP.

Se convirtió en la mayor área marina protegida (AMP) en la que se prohíbe la extracción o destrucción significativa de recursos naturales o culturales de Norteamérica, con una superficie de 147 000 kilómetros cuadrados, y situó a México entre los líderes mundiales de la conservación marina.

No fue fácil convencer a muchos sectores de la sociedad mexicana de dar este importante paso, en particular a la flota pesquera industrial que faenaba alrededor de las islas. Pero más allá de la voluntad política que permitió este logro, esta reserva marina ha conseguido otros grandes logros.

Rechazar la idea de que la protección de los océanos amenaza a la pesca

En un nuevo estudio publicado en la revista Science Advances, los investigadores revelan que las áreas marinas totalmente protegidas a gran escala y en alta mar (AMP sin capturas) protegen la biodiversidad sin afectar negativamente a la pesca ni a la seguridad alimentaria.

A partir de datos de seguimiento por satélite, capturas de peces comunicadas por la Comisión de Pesca de México y herramientas avanzadas de inteligencia artificial desarrolladas por la plataforma Skylight del Allen Institute for AI, los autores respondieron a una serie de preguntas clave.

¿Has leído?

En primer lugar, determinaron si el establecimiento de esta AMP sin capturas había logrado reducir las actividades pesqueras dentro de sus límites; en segundo lugar, comprobaron si se había producido algún impacto perceptible en las capturas pesqueras; y, por último, respondieron a si la creación de la zona protegida había provocado el desplazamiento de las actividades pesqueras a un área mayor, lo que en última instancia podría traducirse en un impacto negativo en la biodiversidad marina.

A partir de los datos de GPS de unos 2000 buques pesqueros exigidos por el gobierno, los investigadores analizaron los comportamientos pesqueros de esta flota en alta mar, en la Zona Económica Exclusiva de México y dentro del Parque Nacional de Revillagigedo.

Con la ayuda de técnicas de aprendizaje automático, analizaron los patrones de movimiento de los buques para identificar cualquier cambio significativo asociado a la creación del parque. Contrariamente a las afirmaciones de la industria pesquera mexicana de que el parque había tenido un impacto negativo del 20% en los desembarques de pescado, el parque no había tenido ningún efecto adverso en las capturas de la flota industrial.

Además, la creación de la AMP sin capturas no impulsó a los buques pesqueros a aventurarse más lejos en busca de peces, lo que significa que el parque no había aumentado la superficie utilizada para la pesca. Desde 2017, solo se han detectado algunos casos aislados de pesca ilegal dentro de la AMP.

El resultado del estudio contradice una creencia arraigada entre miembros de la industria y el mundo académico, ya que descarta la idea de que las medidas de protección de los océanos suponen una amenaza para la pesca. En cambio, presenta una solución para ayudar a una industria que se enfrenta a las repercusiones de la sobrepesca y los estragos del calentamiento global.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con los océanos?

Hoy en día, con ese tipo de información a mano, los países pueden diseñar e implantar AMPs sin capturas que no sólo restauren la vitalidad y resistencia de los ecosistemas marinos, sino que también beneficien a la pesca a largo plazo.

Estos resultados introducen una nueva perspectiva en los debates en curso sobre la protección de los océanos en todo el mundo y, al mismo tiempo, ponen de relieve el poder transformador de los datos y la tecnología para avanzar en nuestra comprensión colectiva de la salud de los océanos.

Los resultados se ajustan a la COP15 y a los acuerdos de la ONU sobre alta mar

El Parque Nacional de Revillagigedo protege poblaciones de tiburones y mantarrayas gigantes que no se encuentran en ningún otro lugar del planeta. El extraordinario rendimiento de esta AMP sirve de ejemplo para comprender el intrincado funcionamiento de los ecosistemas marinos cuando no se ven perturbados por la explotación humana.

Sin embargo, el impacto del parque no acaba ahí: se convierte en un bullicioso vivero que ofrece importantes beneficios a la pesca. Como ha ocurrido en otros ejemplos de reservas marinas de este tamaño, los límites de la reserva son zonas "altamente productivas"; donde la flota pesquera industrial encuentra más capturas en comparación con otras zonas más alejadas de la reserva y las que han sido sobreexplotadas.

El estudio se publica justo cuando las naciones necesitan cumplir el objetivo mundial de proteger y conservar al menos el 30% de los océanos para 2030. Este ambicioso objetivo formó parte de un acuerdo histórico forjado en la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad (COP15) celebrada en diciembre de 2022.

Loading...

Los últimos acontecimientos han dado un nuevo impulso a la iniciativa: en marzo, los miembros de la ONU acordaron un instrumento vinculante para salvaguardar la biodiversidad en alta mar, las vastas aguas internacionales que se extienden más allá de las jurisdicciones nacionales.

Menos del 8% del océano cuenta con algún tipo de protección, y un insuficiente 3% está totalmente protegido de la sobrepesca y otras actividades perjudiciales. El mundo tiene una oportunidad para invertir esta tendencia.

Estableciendo AMPs sin capturas en regiones estratégicas de los océanos a tiempo, los países y las sociedades pueden salvaguardar colectivamente más del 80% de los hábitats críticos para las especies amenazadas.

Este nuevo estudio presenta pruebas empíricas que deberían resonar profundamente, y es posible que susciten un debate más amplio y fomenten una mayor colaboración entre la industria pesquera y los conservacionistas, allanando así el camino hacia un futuro mejor para los océanos.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

La demanda de minerales críticos se ha duplicado en los últimos 5 años. ¿Cómo hacer frente a la escasez de oferta?

Emma Charlton

27 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial