Equity, Diversity and Inclusion

La paridad de género es esencial para la economía. Invertir en esas 5 areas acelerará el ritmo

Brecha mundial de género 2023: Primero la pandemia y ahora las crisis económicas han tenido un impacto desproporcionado en las mujeres. Image: Vonecia Carswell/ Unsplash

Saadia Zahidi
Managing Director, World Economic Forum
Silja Baller
Head of Mission, Diversity, Equity and Inclusion, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Equity, Diversity and Inclusion??
La visión global
Explora y monitorea cómo Paridad de género afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Paridad de género

Este artículo es parte de: Centre for the New Economy and Society

Este artículo se publicó originalmente el 8 de marzo de 2023 y se ha actualizado para reflejar los datos más recientes del Informe Global sobre la Brecha de Género 2023.

  • Los progresos hacia la paridad entre hombres y mujeres han experimentado reveses en los últimos años y el riesgo de que se produzcan nuevos retrocesos se está intensificando.
  • Vivimos una época de policrisis. Primero la pandemia y ahora las crisis económicas han tenido un impacto desproporcionado en las mujeres.
  • Según el Informe Global sobre la Brecha de Género 2023, las dos areas con mayores diferencias siguen siendo las oportunidades económicas y los espacios políticos.

Los avances hacia la paridad de género han experimentado reveses en los últimos años y el riesgo de nuevos retrocesos se está intensificando. La pandemia de COVID-19 causó una pérdida generacional, aumentando de 100 a 132 años el tiempo previsto para alcanzar la paridad de género mundial entre 2020 y 2022. Los derechos de la mujer están bajo presión en todo el mundo. No sólo millones de mujeres y niñas están perdiendo acceso y oportunidades, sino que estos retrocesos también tienen consecuencias de gran alcance para la economía mundial.

Al mismo tiempo, las mujeres siguen siendo pioneras, alcanzando puestos de poder nunca antes ocupados por una mujer en los sectores público y privado. Por primera vez, hay al menos una mujer en todos los parlamentos del mundo, y un nuevo estudio muestra que la diversidad entre las mujeres parlamentarias es la más alta de la historia.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con la brecha de género?

Vivimos una época de policrisis, marcada por una gran volatilidad y una incertidumbre sin precedentes. Se han abierto abismos económicos con un impacto desproporcionado en las mujeres, las personas de color, las personas LGBT y las personas con discapacidad. Para las identidades que se entrecruzan en estas dimensiones, las desventajas a menudo se agravan.

A principios de 2023, observamos una exclusión continua y, en algunos casos, cada vez mayor de las mujeres de la plena participación económica como empleadas, líderes, consumidoras y proveedoras. Las tendencias a largo plazo, incluidos el cambio tecnológico y el cambio climático, parecen destinadas a profundizar las brechas de género. Y sigue habiendo una falta de reconocimiento del valor del trabajo no remunerado, así como un reparto muy desigual de la responsabilidad de los cuidados. Aunque la tecnología ha experimentado avances a una velocidad sin precedentes en los últimos años, el acceso sigue siendo muy desigual y la innovación no está orientada a resolver los mayores retos actuales ni a servir a todas las personas.

No queremos volver a donde estábamos antes, queremos transformar el sistema para que todos nos sentemos a la mesa, valorando todas las identidades y creando sociedades que prosperen no sólo porque es lo correcto, sino porque tiene sentido desde el punto de vista económico.

Gabriela Bucher, Oxfam, Reunión anual 2023

Alcanzar la paridad de género sigue siendo un reto enorme y multidimensional. Según el Informe Global sobre la Brecha de Género 2023, las dos mayores diferencias siguen existiendo en el ámbito de las oportunidades económicas (con un 60,1% de la brecha de género mundial cerrada) y el empoderamiento político (con sólo un 22,1% de la brecha cerrada). ¿Dónde debemos concentrar nuestros esfuerzos colectivos?

Brecha de Género 2023
Informe Global sobre la Brecha de Género 2023 Image: Foro Económico Mundial
¿Has leído?

Población activa

Durante los años de la pandemia se produjeron descensos significativos en la participación de las mujeres en la población activa en todas las regiones del mundo. En particular, las mujeres con responsabilidades de cuidado han abandonado la población activa y no se han reincorporado. La paridad global entre hombres y mujeres en cuanto a participación en la población activa había ido disminuyendo lentamente. Este año se ha producido un ligero aumento en la participación desde el mínimo histórico alcanzado el año pasado desde que se empezó a elaborar el índice, pero con un 64% sigue siendo el segundo punto más bajo desde la primera edición del índice en 2006, y significativamente por debajo de su máximo del 69% en 2009. El FMI calcula que el aumento de la participación de la mano de obra femenina por sí solo podría impulsar la producción económica de algunos países hasta en un 35%.

Liderazgo público y privado

En 2023, las mujeres ocupan el 32,2% de los puestos directivos en los sectores público y privado, lo que supone un descenso desde el año pasado. Las mujeres siguen por detrás de los hombres en los puestos directivos de todas las industrias, especialmente en sectores como la industria manufacturera (24,6% de mujeres), la agricultura (23,3%), la cadena de suministro y transporte (23,0%), el petróleo, gas y minería (18,6%) y las infraestructuras (16,1%).

Otros sectores se comportan mejor, como la sanidad y los servicios asistenciales (49,5%), la educación (46,0%), los servicios al consumidor (45,9%), la administración y el sector público (40,3%), el comercio minorista (38,5%), los servicios de ocio (37,1%), los servicios administrativos (34,7%) y el alojamiento y la alimentación (33,5%).

Pero, en general, las mujeres abandonan los puestos de liderazgo a un ritmo cada vez mayor, tanto en la industria como en la política. El reto sigue siendo no sólo crear condiciones en las que las mujeres puedan ascender a puestos directivos, sino que puedan prosperar en ellos. Un liderazgo más diverso en todos los sectores es clave para abordar la crisis actual, ya que se ha demostrado que la diversidad de perspectivas conduce a una mejor toma de decisiones.

Las democracias nunca funcionarán mejor si no se incluye a la mitad de la población [las mujeres]. Las mujeres están hoy en la base de nuestras sociedades. Donde no están es en los puestos de poder, el poder es muy hostil a las mujeres.

Arancha González Laya, Decana, Escuela de Asuntos Internacionales de París (PSIA), Sciences Po, Reunión anual 2023

Igualdad salarial

Las diferencias salariales entre hombres y mujeres siguen siendo uno de los indicadores más crudos de la desigualdad en el sistema actual. Según el Informe Global sobre la Brecha de Género 2022, la diferencia entre los ingresos se estimaba en 49%, mientras que para los salarios era de 35% para trabajos similares. En los países de la OCDE, la brecha salarial se sitúa en 13% para los ingresos medios de los trabajadores a tiempo completo. En casi la mitad de los países de la OCDE ya son obligatorias la notificación y/o auditoría de las diferencias salariales por parte de las empresas del sector privado. Sin embargo, son medidas aún relativamente nuevas y hasta la fecha solo se han observado efectos limitados en el mejor de los casos. A la vanguardia de la acción industrial, están surgiendo experiencias prometedores de empresas individuales que diseñan ambiciosos marcos de gobernanza y análisis automatizados para eliminar las diferencias salariales entre hombres y mujeres.

Sistemas de innovación

Se sigue pasando por alto a las mujeres en partes fundamentales del ecosistema de la innovación. Las mujeres siguen estando muy infrarrepresentadas en las profesiones científicas, tecnológicas, de ingeniería y matemáticas (STEM), que constituyen un importante conjunto de empleos bien remunerados y que se espera que crezcan en importancia y alcance en el futuro. Actualmente, sólo el 29,2% de todos los trabajadores de STEM son mujeres.

La intención de crear sistemas de innovación más igualitarios desde el punto de vista del género pone de relieve una serie de palancas para promover la igualdad de género. Entre ellas están: garantizar el acceso equitativo a la educación y la formación en las competencias STEM más demandadas; garantizar el acceso equitativo a los puestos de trabajo y a las oportunidades de liderazgo en las industrias del futuro; asegurar un acceso justo al capital riesgo; y, a un nivel más básico, cerrar la brecha digital de género. Abordar estas dimensiones es fundamental para permitir una transición justa a la economía verde y digital, crear productos que tengan en cuenta las cuestiones de género y sirvan a un mercado más amplio, así como para aumentar la reserva de talentos, lo que conducirá a un progreso más creativo y rápido en la resolución de los tremendos retos a los que se enfrenta hoy la humanidad.

Sector de cuidados

En muchos países, los trabajos de cuidados se caracterizan por su baja remuneración y escasa movilidad social, y están ocupados predominantemente por mujeres, personas de color y trabajadores inmigrantes. El 76% del trabajo de cuidados no remunerado lo realizan mujeres, lo que a menudo les impide acceder a un empleo remunerado. En las economías que miden el valor de los cuidados no remunerados, se ha calculado que el sector representa una parte crítica del PIB, que oscila entre el 10 y el 39% según la OIT, y esta cifra puede aumentar a medida que los cambios demográficos aumenten la demanda de servicios de cuidados. Así pues, una economía de cuidados que funcione bien repercutirá positivamente en las oportunidades para que las mujeres participen en la economía general en igualdad de condiciones y, por lo tanto, contribuirá a eliminar las diferencias de género en la participación en la mano de obra, la remuneración y el liderazgo.

Si las mujeres no disponen de servicios básicos de atención, sencillamente no pueden trabajar y tienen que trabajar si quieren poner comida en la mesa.

Mirai Chatterjee, SEWA, Reunión anual 2023

En 2023, la paridad de género debe ser un objetivo central de la política económica y de las estrategias empresariales. Centrar los esfuerzos en estas cinco dimensiones no solo creará sociedades más justas, sino que será una inversión de alto rendimiento en el futuro de la economía mundial y una condición previa para resolver la crisis actual.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Cómo la IA puede empoderar a las mujeres y lograr la equidad de género, según la fundadora de Girls Who Code y Moms First

Kate Whiting

20 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial