Nature and Biodiversity

Para lograr descarbonizar los plásticos para 2050, tenemos que actuar hoy

La descarbonización de los plásticos es un frente crítico en la lucha contra el cambio climático.

La descarbonización de los plásticos es un frente crítico en la lucha contra el cambio climático. Image: REUTERS/Pedro Nunes

Lucrèce Foufopoulos
Executive Vice President, Polyolefins, Circular Economy, and Innovation & Technology, Borealis AG; and Vice President, Plastics Europe
Prof. Martin R. Stuchtey
Founder, The Landbanking Group; Founder, SYSTEMIQ
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Nature and Biodiversity??
La visión global
Explora y monitorea cómo Medio ambiente y seguridad de los recursos naturales afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Medio ambiente y seguridad de los recursos naturales

Listen to the article

  • Para alcanzar los ambiciosos objetivos de emisiones netas cero y las aspiraciones de emisiones netas positivas, la industria del plástico dependerá de tres factores clave: la velocidad, las personas y la política.
  • Los productores de plásticos de Europa están comprometidos con la transición, pero se enfrentan a vientos en contra macroeconómicos.
  • Alcanzar estos objetivos significará en última instancia una ventaja competitiva para Europa y un avance significativo en la lucha contra el cambio climático.

Los productores de plásticos europeos están comprometidos con la transición a cero emisiones netas, pero mucho dependerá de que mantengan el rumbo a pesar de los actuales vientos en contra macroeconómicos.

La inestabilidad geopolítica y el debilitamiento del entorno macroeconómico provocado por la inflación están creando una gran ansiedad en los hogares, las empresas y los países de todo el mundo. Al mismo tiempo, el clima es tanto el riesgo dominante como el principal motor del cambio en el mundo actual.

Debido a la omnipresencia de los plásticos y a su actual nivel de intensidad de carbono, la industria del plástico constituye un ejemplo de cómo los modelos de consumo lineal socavan los límites de la Tierra. A pesar del difícil clima empresarial actual, los próximos tres a cinco años serán cruciales para determinar si la industria del plástico puede descarbonizarse a mediados de siglo.

¿Has leído?

El reciclaje y la hoja de ruta hacia una economía circular

En Europa, sólo el 14% de los residuos plásticos se recicla en la actualidad, y sólo el 2% se "recicla de forma efectiva", es decir, se convierte de nuevo en materiales aptos para aplicaciones de alto valor.

La solución pasa por una economía circular, en la que los productos de plástico de alta calidad se mantengan en circulación durante varios ciclos de vida de forma ecoeficiente.

Un avance significativo hacia la circularidad de los plásticos y el carbono depende de la creación de hojas de ruta viables hacia la neutralidad climática. Para elaborar esa hoja de ruta, un grupo de cerca de 100 empresas de toda la cadena de valor de la industria del plástico colaboró con ONG y consultores líderes en sostenibilidad.

Pidieron una serie de soluciones complementarias, desplegadas en una jerarquía diferenciada. Esta cartera "en cascada" incluye diversas tecnologías de reciclado, insumos básicos alternativos -materias primas- para productos plásticos de "calidad virgen", así como nuevos modelos empresariales y principios de diseño de productos para aumentar la reciclabilidad.

Estas materias primas alternativas son el "ABC".

A: Atmósfera: Captura directa de carbono atmosférico y reducción de su impacto.

B: Biomasa como materia prima.

C: Carbono circular procedente de materias primas recicladas. Eso aumenta la vida útil de los recursos fabricados y garantiza que no se desperdicie el carbono almacenado en los productos.

Un nuevo enfoque sostenible de los residuos plásticos exige cambios significativos en los procesos actuales.
Un nuevo enfoque sostenible de los residuos plásticos exige cambios significativos en los procesos actuales. Image: Systemiq

2050 está más cerca de lo que parece

La circularidad de los materiales ofrece la mayor parte del potencial de reducción de las emisiones de carbono. Para 2050, se puede lograr una reducción del 65% de las emisiones generadas por la industria europea actual, utilizando métodos como la reutilización y el diseño para el reciclaje, así como el reciclaje mecánico y químico.

Se espera que el resto del potencial de reducción de emisiones proceda de la descarbonización de la producción de los propios materiales plásticos vírgenes. El uso de fuentes de energía renovables para producción, por ejemplo el hidrógeno verde, es un factor clave.

Debido a los largos periodos de inmovilización del capital, que en algunos casos superan los 40 años, las inversiones realizadas en instalaciones de reciclaje, incineradoras y craqueadoras en los próximos cinco años seguirán teniendo consecuencias para nosotros por décadas. En la fase de toma de decisiones de inversión, la industria debe tener en cuenta la necesidad de reacondicionamiento de las instalaciones, y además, tener en cuenta que los ciclos de vida de la innovación pueden ser largos. Lo que hoy se experimenta en el laboratorio puede que sólo dé dividendos climáticos en los últimos años del proceso de transición.

Debemos ser conscientes de que el crecimiento de los procesos de producción y la adopción de productos neutros para el clima, así como el desarrollo tecnológico, seguirán una curva exponencial, no lineal. En consecuencia, cualquier retraso en la aplicación ahora desplazará la masa crítica de la curva más allá del objetivo de 2050. Por eso 2050, contrariamente a lo que se suele suponer, no está lejos; de hecho, está asombrosamente cerca.

Plásticos y energía

Las actividades de descarbonización de la industria del plástico tienen importantes repercusiones en las industrias derivadas, que abarcan prácticamente todos los productos manufacturados del mundo. Además, la industria del plástico podría convertirse en un sumidero de carbono para otras industrias al capturar y reprocesar el carbono generado durante los procesos industriales.

El grado de éxito de nuestro viaje tiene implicaciones directas para la Unión Europea. Para garantizar la seguridad energética y de los recursos de Europa, la energía primaria neta cero y la circularidad de los recursos son el único camino viable.

Velocidad, personas y política

Para llegar a cero emisiones netas, hay tres factores clave: la velocidad, las personas y la política. En primer lugar, la industria del plástico, sus clientes y los responsables políticos deben actuar con una urgencia acorde con la gravedad de la situación. En segundo lugar, la industria debe atraer a los ingenieros más brillantes y creativos que deseen tener un impacto duradero en la transición hacia un futuro más sostenible.

En tercer lugar, existe una clara necesidad de intensificar el diálogo entre la industria y los responsables políticos. El objetivo conjunto debe ser crear un entorno propicio que favorezca la inversión en las infraestructuras y la innovación necesarias, y esto debe hacerse asegurando al mismo tiempo la competitividad de la industria europea.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en el ámbito de la transición a una energía limpia?

Por supuesto, fijar objetivos -especialmente elevados- es fácil. Más aún si la "factura" debe pagarse dentro de décadas, cuando quienes suscribieron tales compromisos ya no estén al mando.

Para evitar el riesgo moral resultante, debemos supervisar continuamente nuestros progresos. Nuestros compromisos de neutralidad climática para 2050 no son como préstamos de bala, en los que todo el principal sólo vence al final del plazo. Más bien, las empresas deben atenerse a un calendario de "amortización" prescrito y "refinanciar" sus compromisos cada pocos años, es decir, deben cumplir sus objetivos intermedios.

A pesar de la magnitud del reto, hay dos razones claras para el optimismo: en primer lugar, la industria del plástico es muy colaborativa. Esto permite a la industria y a sus clientes aprovechar sus distintos conocimientos y experiencia en el desarrollo conjunto de soluciones. En segundo lugar, la promesa y el potencial del Pacto Verde Europeo, si se ejecuta correctamente, es la de un catalizador que puede ayudar a la transición de Europa hacia modelos circulares que constituyan una ventaja competitiva en la próxima era de escasez.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

La demanda de minerales críticos se ha duplicado en los últimos 5 años. ¿Cómo hacer frente a la escasez de oferta?

Emma Charlton

27 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial