• La deforestación, el cambio climático y la rápida pérdida de biodiversidad en la selva amazónica podrían llevar al colapso del pilar de la salud de nuestro planeta.
  • Los mecanismos financieros innovadores pueden desempeñar un papel fundamental en la conservación de la Amazonia.
  • El gobierno de Brasil puede ayudar a este esfuerzo comprometiéndose con políticas innovadoras que apoyen a la industria financiera.

Brasil es uno de los países con mayor diversidad biológica del mundo. Alberga entre el 15 y el 20% de toda la biodiversidad del planeta y, cada año, se descubren hasta 700 nuevas especies de animales en el país. Esta biodiversidad en constante expansión se debe a la selva amazónica, un eje de la salud de la Tierra que debe ser conservado.

La protección de la Amazonia y de la biodiversidad que asegura no sólo apoyará una economía basada en los bosques que sustente los medios de vida, sino que también contribuirá a curar algunos de los peores impactos globales de la deforestación.

Aunque la urgencia de abordar la pérdida de biodiversidad y el cambio climático en la Amazonia ya no está en duda -la deforestación ocupó el centro de la atención en las recientes negociaciones de la COP26. Muchos líderes luchan por saber cómo abordar estos desafíos inminentes.

Este problema sólo puede abordarse con soluciones innovadoras, incluyendo nuevos enfoques de financiación que aprovechen a las partes interesadas en toda la cadena de valor.

El papel del sector financiero en la selva amazónica

El sector financiero tiene la capacidad de asegurar flujos de inversión que reforesten, restauren y recuperen los ecosistemas. Aportando su considerable influencia, el sector puede apoyar e impulsar las prácticas regenerativas en curso, como la agrosilvicultura, la intensificación sostenible del ganado y la expansión de los cultivos sobre los pastizales degradados, así como impulsar la inversión en compensaciones de carbono y biodiversidad.

Pero siguen existiendo retos. Uno de los más importantes es la necesidad de equilibrar el riesgo y la recompensa para los prestamistas, sobre todo en lo que atañe a los plazos de amortización previstos.

Los beneficios financieros de las prácticas regenerativas suelen tardar años en materializarse, pero, sin una financiación adecuada, incluso los productores que estén dispuestos a adoptar prácticas más sostenibles y resistentes al cambio climático no podrán cambiar sus modelos de producción.

Adicionalmente, pequeños propietarios, pueblos indígenas y comunidades locales de la selva amazónica requieren atención y condiciones especiales para que puedan seguir protegiendo y restaurando las tierras. Sin un apoyo adecuado, los medios de vida de millones de personas y la tierra de la que viven siguen estando en peligro.

Los considerables beneficios económicos que ofrecen actualmente las prácticas insostenibles son demasiado difíciles de dejar pasar.

Innovación en el sector privado

Ante la falta de medidas efectivas para frenar la deforestación ilegal, algunas partes del sector financiero brasileño han tomado el asunto en sus manos.

En 2020, Bradesco, Itaú y Santander -los tres mayores bancos privados del país- desarrollaron el Plan Amazonia, un compromiso centrado en la conservación del medio ambiente, la bioeconomía, las inversiones en infraestructuras sostenibles y la garantía de los derechos de las poblaciones locales que administran y dependen del ecosistema forestal. Este tipo de enfoque tiene el potencial de hacer crecer una bioeconomía vibrante, repleta de incentivos para mantener los bosques en pie y los ríos limpios y fluidos.

Por supuesto, los bancos no pueden proporcionar por sí solos la financiación necesaria para proteger el Amazonas. Las ideas innovadoras de otros actores son igualmente importantes.

Por ejemplo, el fondo de bioeconomía BIDLAB inyecta financiación a proyectos de economía regenerativa prometedores, pero no probados, en toda América Latina. Esto resuelve un problema clave para muchos que esperan proteger y conservar sus tierras: el acceso a la financiación. Abre el acceso a los fondos a organizaciones e individuos con un historial financiero limitado o no aprobado.

Además, el fondo de inversión de capital privado Kaeté, lanzado en 2011 con capital inicial del Banco de Desarrollo de Brasil (BNDES), invierte en empresas de la Amazonia capaces de generar crecimiento e ingresos para las poblaciones locales. La estrategia del fondo es invertir en empresas de tamaño medio con potencial de crecimiento que se dirijan a consumidores de bajos ingresos. El fondo también pretende tener un impacto social y económico positivo en las familias de bajos ingresos y en las cooperativas situadas en comunidades con un acceso limitado a los puestos de trabajo y a las actividades empresariales, al tiempo que promueve un uso más sostenible de los recursos naturales. Un ejemplo es la inversión en empresas de producción de proteínas en el estado de Acre, que generan ingresos para las poblaciones locales.

Cuánto tardará la selva amazónica en alcanzar el punto de inflexión, dependiendo del aumento de la deforestación cada año, entre el 1% y el 5%.
Cuánto tardará la selva amazónica en alcanzar el punto de inflexión, dependiendo del aumento de la deforestación cada año, entre el 1% y el 5%.
Imagen: TNC

Cómo puede ayudar Brasilia

Aunque proyectos como estos son un claro avance hacia una economía positiva para la naturaleza, aún queda mucho por hacer, y el sector privado no puede actuar solo.

El gobierno brasileño debe aplicar políticas ambiciosas para crear un entorno propicio para que las empresas y las instituciones financieras actúen en favor de la naturaleza y refuercen los trabajos para reducir la deforestación.

También es el momento de dirigir la inversión hacia el medio ambiente y financiar plenamente los programas existentes para contrarrestar la deforestación; un reto complejo que requiere múltiples soluciones. Afortunadamente, en este sentido, el gobierno brasileño tiene opciones.

El Compromiso de los Líderes por la Naturaleza -firmado por 88 jefes de Estado y de la Unión Europea- compromete a los firmantes a realizar acciones encaminadas a revertir la pérdida de naturaleza en esta década.

Bajo esta rúbrica, el gobierno podría invertir en mecanismos de aplicación, reforzar la base científica de las políticas y asegurar que el desarrollo garantice medios de vida sostenibles, respete los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales, y desarrolle una bioeconomía que beneficie a las personas y a la naturaleza.

El sector público puede reforzar su papel reevaluando sus políticas de inversión para permitir soluciones de financiación privada y mixta que, combinadas, son clave para la aplicación de soluciones a escala.

Con una financiación innovadora y adecuada, y la voluntad del sector financiero de trabajar en colaboración, también se puede incentivar a los actores de la industria para que adopten prácticas restauradoras. Los precios del mercado podrían recompensar la inversión en soluciones basadas en la naturaleza y valorar los productos básicos en función de su impacto local y global.

La Amazonia brasileña presta servicios ecosistémicos a todo el mundo. El mundo, a su vez, debe reconocer el valor sociocultural de la selva amazónica y la importancia de que Brasil se dote de las herramientas necesarias para proteger este ecosistema vital, vibrante e insustituible.