El gobierno de España anunció el viernes pasado la autorización para el primer ensayo clínico de una vacuna contra el coronavirus en el país. El ensayo clínico, que se llevará a cabo en dos hospitales de Madrid y uno de Santander, es en fase 2, es decir, en humanos. La cantidad de personas que se han inscrito para participar en él ya supera las 190, la cifra de voluntarios necesarios. Pero cabe preguntarse si, una vez se lance al mercado la vacuna contra la COVID-19, la población estaría dispuesta a ponérsela.

Según una encuesta llevada a cabo por Ipsos MORI en 27 países, el 72% de los españoles asegura que se pondría una vacuna contra la COVID-19 si estuviera disponible. España es el segundo país europeo con más ciudadanos dispuestos a vacunarse, sólo por detrás de Reino Unido (85%). En Estados Unidos, el país con más casos de coronavirus registrados, un 67% de personas se pondría la vacuna, mientras que en Brasil, segundo país del mundo en número de contagiados, lo haría el 88% de la población. Sólo el 54% de los rusos tomarían una vacuna si estuviera disponible, y la proporción de personas que lo haría en Francia también es baja, un 59%, según la investigación.