Salud y sistemas de salud

Cómo la economía de la salud redefine la atención sanitaria para hacerla resiliente al cambio climático

Tenemos que construir sistemas sanitarios que fomenten un planeta y una población más sanos.

Tenemos que construir sistemas sanitarios que fomenten un planeta y una población más sanos. Image: Freepik.com

Charlotte Ashton
Director of External Affairs, Office of Health Economics (OHE)
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Salud y sistemas de salud??
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Este artículo es parte de: Centre for Health and Healthcare
  • Si el sector de la salud fuera un país, sería el quinto mayor emisor de gases de efecto invernadero en el mundo.
  • Es entonces necesario un cambio sistémico para hacer frente a su impacto ambiental y, al mismo tiempo, garantizar una asistencia sanitaria de calidad.
  • La economía de la salud puede contribuir a fomentar prácticas sostenibles y mejorar la prestación de asistencia sanitaria.

La conexión entre la asistencia sanitaria y el medio ambiente es cada vez más evidente, aunque a menudo atrae menos atención que otras amenazas. El sector sanitario y el de asistencia sanitaria se enfrentan a un reto monumental: resolver su importante impacto climático sin dejar de prestar una asistencia de alta calidad bajo presiones a menudo inmensas.

El impacto ambiental del sector es profundo: si se considerara como un país, el cuidado de la salud mundial sería el quinto emisor mundial de gases de efecto invernadero. Esta inmensa huella climática procede de casi todos los aspectos de la prestación, como el consumo de energía, el transporte y las emisiones del ciclo de vida de los productos médicos.

Por ejemplo, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) aporta por sí solo aproximadamente el 4% de las emisiones totales del país, y NHS England ha calculado que la fabricación, el suministro y el uso de productos farmacéuticos representan el 25% de la huella de carbono total del NHS.

¿Has leído?

Ante la difícil realidad del cambio climático, junto con las limitaciones presupuestarias y de capacidad de los sistemas sanitarios, es fundamental encontrar soluciones innovadoras y sostenibles, cuya urgencia no puede subestimarse. Si, como comunidad mundial, queremos ver beneficios inmediatos para la salud, la lucha contra las emisiones del mismo sistema que trata de ayudarnos cuando estamos enfermos debe ocupar el primer lugar de la lista.

Más allá de los beneficios para la salud, como la disminución de las enfermedades respiratorias y cardiovasculares causadas por la contaminación atmosférica, se puede hacer un llamamiento más amplio en términos económicos, morales y de futuro. Adoptando ahora medidas pragmáticas basadas en evidencias científicas, el sector puede contribuir significativamente a la lucha contra el cambio climático, reorientando el ahorro derivado de las medidas de sostenibilidad hacia la atención a los pacientes y protegiendo la capacidad de las generaciones futuras para mantenerse sanas en un mundo en vías de calentamiento.

Entre las medidas clave figuran la mejora de la eficiencia energética, la reducción de los residuos y la adopción de fuentes de energía renovables. Los cambios sistémicos, como la mejora de la prevención y la gestión de las enfermedades crónicas, también pueden reducir el impacto ambiental del sector. La economía de la salud es una disciplina poderosa, pero a menudo poco aprovechada, preparada para cambiar nuestra forma de abordar esta cuestión crítica.

El rol de la economía de la salud

La economía de la salud ha desempeñado un papel crucial en la promoción de prácticas sanitarias sostenibles en todo el mundo, proporcionando marcos para optimizar la asignación de recursos, evaluar la rentabilidad y promover el acceso equitativo a los servicios sanitarios. Mediante un análisis riguroso de los sistemas sanitarios, la economía de la salud ha detectado ineficiencias y disparidades, lo que ha dado lugar a intervenciones encaminadas a mejorar la prestación de asistencia sanitaria y minimizar el derroche.

Además, la economía de la salud ha puesto en evidencia los determinantes sociales de la salud y las disparidades en el acceso a la atención sanitaria, impulsando iniciativas para abordar los factores socioeconómicos subyacentes que afectan a los resultados sanitarios.

Al integrar los principios económicos con los objetivos de salud pública, la economía de la salud ha desempeñado un papel decisivo en la formulación de políticas e intervenciones que promueven la sostenibilidad a largo plazo de la prestación de asistencia sanitaria, contribuyendo en última instancia a mejorar los resultados sanitarios de las poblaciones de todo el mundo.

El papel de esta disciplina también es fundamental a la hora de determinar cómo recompensa el mercado sanitario la inversión en descarbonización. La estructura de evaluación del valor en el Reino Unido, por ejemplo, gestionada por el Instituto Nacional de Salud y Cuidados (NICE, por sus siglas en inglés), ayuda al NHS a asignar sus recursos para maximizar la salud.

Dado que la mejora de la salud tiene un impacto significativo en el medio ambiente, el impacto de la asistencia sanitaria en la salud ambiental no debe seguir quedando al margen de la toma de decisiones. Sin mejores estructuras para la elaboración de políticas, basadas en datos empíricos, el mercado seguirá incentivando la innovación en un vacío medioambiental y no contribuirá a la salud humana y planetaria.

Lanzamiento de una iniciativa sanitaria

En primera línea se encuentra la Oficina de Economía de la Salud (OHE, por sus siglas en inglés), con el lanzamiento de la Iniciativa Change. Esta colaboración intersectorial mundial sin fines de lucro representa una visión audaz: aprovechar los conocimientos de la economía para desarrollar soluciones basadas en pruebas que mitiguen la huella medioambiental de la asistencia sanitaria.

Pero, ¿qué implica esto?

En primer lugar, estamos estudiando el impacto de invertir en prevención: dando prioridad a las medidas preventivas y a las iniciativas de salud de la población, podemos reducir la necesidad de tratamientos e intervenciones que consumen muchos recursos, disminuyendo así nuestra huella ambiental y mejorando la salud de la población.

Al mismo tiempo, estamos estudiando cómo incentivar las prácticas sanitarias ecológicas: desde incentivos económicos para implantar infraestructuras sostenibles hasta parámetros basados en el rendimiento y vinculados a los resultados medioambientales. La política también desempeña un papel clave en el paquete de incentivos, con marcos reguladores y mecanismos de fijación de precios del carbono basados en la teoría económica que tienen el poder de impulsar un cambio sistémico a gran escala.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para fomentar la innovación social?

Otros objetivos de la investigación son trazar un mapa del panorama sanitario mundial para identificar los puntos de presión medioambiental, identificar y aprender de las mejores prácticas existentes, explorar las posibles compensaciones entre salud, finanzas y resultados medioambientales, y desarrollar facilitadores de la sanidad verde (por ejemplo, incentivos financieros, salud digital e inteligencia artificial).

El lanzamiento de la Iniciativa Change marca un momento crucial en la búsqueda de un cuidado de la salud resistente al cambio climático. A través de la colaboración, la innovación y un firme compromiso con la sostenibilidad, esta iniciativa mundial está generando pruebas, investigaciones y soluciones que darán forma al futuro de la asistencia sanitaria y la protección del medio ambiente.

Este fondo de investigación sin fines de lucro está abordando los retos sanitarios más críticos de nuestro tiempo: desde la lucha contra el cambio climático hasta el progreso de los esfuerzos de prevención, la Iniciativa está derribando las barreras que existen entre las partes interesadas. Con la participación de las empresas farmacéuticas, las organizaciones de la sociedad civil, el mundo académico y los líderes de los sistemas nacionales de salud, la Iniciativa está aprovechando los puntos fuertes únicos de cada parte interesada para abordar los retos sanitarios de forma más eficaz y holística.

A medida que nos enfrentamos a los retos que plantea el cambio climático, una cosa queda clara: el momento de actuar es ahora. Juntos, podemos construir un sistema sanitario que no solo cure a los enfermos, sino que también nutra un planeta más sano para las generaciones venideras.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Invertir en salud podría tener un efecto multiplicador. Conoce cómo

Hans Kluge

3 de julio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Iniciar sesión
  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial