• Más del 40% de los estadounidenses tienen condiciones de salud subyacentes que podrían causar COVID-19 severo.
  • Estas condiciones de salud incluyen obesidad, diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y enfermedades cardiovasculares.
  • Los condados con mayor prevalencia de cualquier condición se concentraron en los estados del sudeste, incluyendo Alabama, Arkansas y Kentucky.

En varios estudios se ha comprobado que el riesgo de contraer un Covid-19 grave que puede dar lugar a hospitalización, ingreso en la UCI, ventilación mecánica o muerte, aumenta con la edad, así como la presencia de afecciones de salud subyacentes. En los Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron recientemente un estudio que muestra que una parte considerable de la población estadounidense tiene algún tipo de problema de salud subyacente, lo que la pone en riesgo de contraer formas graves del virus. Los hallazgos del estudio se basan en el Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo Conductual (BRFSS) de 2018 y en los datos de población del Censo de los Estados Unidos, y determinó que el 40,7 por ciento de los adultos de los Estados Unidos (de 18 años o más) tienen una condición de salud preexistente.

La condición más prevalente en el estudio es la obesidad, que afecta a poco más del 30 por ciento de los estadounidenses, seguida de la diabetes, que tiene una prevalencia nacional del 11,2 por ciento. La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y las enfermedades cardiovasculares tienen una prevalencia de poco menos del 7 por ciento, mientras que la enfermedad renal crónica es de aproximadamente el 3 por ciento. Los CDC declararon que "si bien el número estimado de personas con cualquier condición médica subyacente era mayor en las zonas metropolitanas con gran densidad de población, la prevalencia general era mayor en las zonas rurales no metropolitanas". También añadió que "los condados con mayor prevalencia de cualquier afección se concentraban en los estados del sudeste, en particular en Alabama, Arkansas, Kentucky, Luisiana, Misisipí, Tennessee y Virginia Occidental, así como en algunos condados de Oklahoma, Dakota del Sur, Texas y el norte de Michigan, entre otros".