• La Universidad de Oxford ha publicado los resultados de su ensayo clínico de 'ChAdOx1 nCoV-19'.
  • Los resultados iniciales son prometedores, con respuestas tanto de anticuerpos como de células T.
  • La disminución de las tasas de infección en el Reino Unido podría dificultar la evaluación de la eficacia de la vacuna, pero se ha puesto en marcha un segundo ensayo con aproximadamente 10.000 personas en el Reino Unido, principalmente trabajadores de la salud, y se han realizado más ensayos en Brasil y Sudáfrica.

Se necesita urgentemente una vacuna contra COVID-19 si queremos detener la propagación del virus y prevenir potencialmente millones de muertes adicionales. Ahora estamos un paso más cerca de ese objetivo.

Hemos publicado los primeros resultados de nuestro ensayo clínico de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 (también conocida como AZD1222), diseñada por la Universidad de Oxford y desarrollada en asociación con AstraZeneca. Los datos preliminares muestran que es segura e indujo una fuerte respuesta de anticuerpos en todos los voluntarios vacunados, lo que sugiere que una vacuna eficaz podría estar al alcance.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Este ensayo fue la primera vez que se administró la vacuna a los humanos: 543 adultos sanos de 18 a 55 años fueron vacunados con una sola dosis de ChAdOx1 nCoV-19. A otras 534 personas se les dio una vacuna de control que produce reacciones menores similares, incluyendo enrojecimiento en el lugar de la inyección y dolor leve. A los voluntarios se les está controlando su respuesta inmunológica (tanto los anticuerpos como los niveles de células T) durante al menos 12 meses, y también se les observará para ver si desarrollan o no COVID-19.

Los datos preliminares del ensayo demuestran claramente que la vacuna induce una respuesta de anticuerpos en un plazo de 28 días. Esta respuesta se encuentra en un rango similar a la de los individuos que se han recuperado de COVID-19, lo que proporciona un estímulo para que la vacuna sea capaz de proteger a la mayoría de las personas contra la infección.

A diez voluntarios también se les dio una segunda dosis de "refuerzo" de la vacuna. Esto incrementó la respuesta de los anticuerpos a niveles aún más altos, y el 100% de las muestras de sangre de este grupo mostraron actividad neutralizante contra la infección por COVID-19 en un entorno de laboratorio.

La vacuna también indujo a las células T que reconocen específicamente el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19. Es alentador ver las respuestas tanto de los anticuerpos como de las células T, ya que juntas son el tipo de respuesta inmunológica correcta que podría llevar a la protección contra el virus. Es importante que la vacuna demuestre un perfil de seguridad aceptable, sin eventos adversos severos inducidos por la vacuna, es decir, sin efectos secundarios importantes.

Estábamos seguros de probar la vacuna en humanos después de pruebas con ratones y monos macacos rhesus. Estos habían demostrado que la vacuna era segura e inducía una robusta respuesta inmunológica. Significativamente, los monos vacunados fueron protegidos de enfermedades graves después de que fueron desafiados con una dosis mucho más alta de SARS-CoV-2 de lo que los humanos encontrarían a través de la exposición natural.

¿Cómo funciona esta vacuna?

Las vacunas funcionan entrenando al sistema inmunológico para que reconozca y combata los agentes infecciosos (patógenos), como las bacterias y los virus. Las vacunas hacen esto presentando al sistema inmunológico una parte fácilmente identificable de un patógeno, que el sistema inmunológico recuerda para poder responder rápidamente si se encuentra con ese mismo patógeno en el futuro.

La mayoría de las vacunas en desarrollo para el SARS-CoV-2 -incluida ésta- se centran en presentar la proteína de punta que decora la superficie del virus. Es esta proteína la que permite al virus entrar en las células humanas al unirse a una molécula en su superficie llamada ACE2.

El coronavirus SARS-CoV-2, con sus proteínas de punta mostradas en rojo.
El coronavirus SARS-CoV-2, con sus proteínas de punta mostradas en rojo.
Imagen: Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU./Wikimedia Commons

Existe una amplia gama de enfoques para el diseño de vacunas; ChAdOx1 nCoV-19 es lo que se conoce como una vacuna de vector viral. Para hacer esta vacuna, las partículas de un virus diferente e inofensivo (llamado ChAdOx1) se cargan con la porción de ADN del SARS-CoV-2 que instruye a las células cómo construir la proteína de punta.

Cuando estas partículas ChAdOx1 infectan a las células humanas, el ADN del coronavirus es entonces "expresado", construyendo la proteína punta para que el sistema inmunológico responda. Es importante para la seguridad de la vacuna, el vector viral no puede replicarse y causar una infección continua.

El vector viral ChAdOx1 se ha utilizado para fabricar ocho vacunas que ya se encuentran en ensayos clínicos para otras enfermedades humanas, incluido el Mers (síndrome respiratorio del Oriente Medio), un coronavirus que está relacionado con el SARS-CoV-2.

¿Qué sucede ahora?

Es crucial que demostremos que la vacuna es eficaz, que da lugar a un número significativamente menor (idealmente cero) de casos de COVID-19 en el grupo vacunado con ChAdOx1 nCoV-19 frente al grupo de control. La caída de las tasas de infección en el Reino Unido es un resultado excelente para la salud de la nación, pero puede comprometer la capacidad de demostrarlo.

Si no hay casos de COVID-19 en el grupo que recibe la vacuna de control, comparar ese grupo con el grupo vacunado no tendría sentido. Infectar deliberadamente a las personas con el virus puede ser posible en el futuro (después de una cuidadosa consideración de las implicaciones éticas), pero no está permitido actualmente.

Por esta razón, se ha iniciado un segundo ensayo en aproximadamente 10.000 personas del Reino Unido, centrado en los trabajadores de la salud, y se están llevando a cabo otros ensayos en el Brasil y Sudáfrica, donde las tasas de infección son mucho más altas. El ensayo ampliado del Reino Unido incluirá a niños y adultos mayores para estimar la eficacia de la vacuna en estos grupos de edad. Las respuestas inmunitarias en personas de más de 70 años suelen ser inferiores a las de los adultos más jóvenes.

Es esencial hacer un seguimiento de la respuesta inmunológica inducida por la vacuna durante un período de al menos un año, para estimar si se requerirán inyecciones de refuerzo y, en caso afirmativo, con qué frecuencia. Mi predicción personal, basada en la disminución de los niveles de anticuerpos en individuos infectados con otros tipos de coronavirus, en lugar de los datos de la prueba de la vacuna actual, es que es probable que necesitemos refuerzos anuales, similares a las inyecciones anuales contra la gripe.

Por último, si la vacuna demuestra ser eficaz, se necesitaría una rápida fabricación de potencialmente miles de millones de dosis para abastecer al mundo. Para facilitar esto, AstraZeneca ya ha iniciado un programa de fabricación de vacunas a gran escala, con el objetivo de tener cientos de millones de dosis con entrega a partir de finales de 2020. Se han establecido acuerdos para suministrar la vacuna a países de bajos y medianos ingresos y también al Reino Unido, Europa y los Estados Unidos.