Cuba dijo el domingo que no hubo nuevos casos internos de COVID-19 por primera vez en 130 días, a medida que la mayor parte del país pasó a la fase final de reanudar las actividades normales con mascarillas y distanciamiento social.

Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, y que ha entregado los datos al país diariamente sobre la pandemia, se quitó la mascarilla durante la transmisión nacional por segunda vez para dar las buenas noticias. Hizo lo mismo el sábado, informando solo un caso doméstico en La Habana.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Solo un puñado de casos de COVID-19 fueron reportados en Cuba durante la última semana, todos en La Habana. La mayor parte de la isla caribeña, hogar de 11,2 millones de habitantes, ha estado libre de la enfermedad durante más de un mes.

La Habana, con 2,2 millones de residentes se mantiene en la primera fase de tres de reapertura, donde las personas pueden moverse una vez más en transporte público y privado, ir a la playa y otros centros de recreación justo a tiempo para vacaciones de verano boreal.

La gente se desinfecta las manos antes de entrar en una tienda en medio de la preocupación por la propagación de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en La Habana, Cuba, el 8 de julio de 2020.
La gente se desinfecta las manos antes de entrar en una tienda en medio de la preocupación por la propagación de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en La Habana, Cuba, el 8 de julio de 2020.
Imagen: REUTERS/Alexandre Meneghini - RC2WPH9R5AJD

El distanciamiento social y el uso de mascarillas siguen siendo obligatorios en la mayoría de las circunstancias.

El país ha abierto un grupo de centros aislados claves para el turismo internacional. La tercera fase amplía los viajes internacionales según el riesgo.

El país ha mantenido los casos de infecciones por debajo de los 2.500 y ha reportado solamente 87 muertes.