La Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó sus guías el viernes, para recomendar que los gobiernos pidan que todos utilicen mascarillas en áreas públicas donde hay riesgos de transmisión de COVID-19, y así ayudar a reducir la propagación de la pandemia.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

En sus nuevas orientaciones, impulsadas por la evidencia de estudios realizados en las últimas semanas, la OMS resaltó que las mascarillas son sólo una de un rango de herramientas que pueden reducir el riesgos de transmisión viral y no deben dar una falsa sensación de protección.

“Estamos aconsejando a los gobiernos alentar que el público en general use una mascarilla. Y especificamos una mascarilla de tela, es decir, una mascarilla no médica”, dijo en una entrevista con Reuters la experta técnica principal de la OMS sobre COVID-19, Maria Van Kerkhove.

“Tenemos nuevos hallazgos de investigación”, agregó. “Tenemos evidencia ahora de que si esto se hace apropiadamente, puede proporcionar una barrera... para las gotitas potencialmente infecciosas”.

Si bien algunos países y estados de Estados Unidos han recomendado u ordenado el uso de cubiertas para la cara en público, la OMS había dicho previamente que no había suficientes pruebas a favor o en contra del uso de mascarillas para personas sanas en la comunidad en general. Siempre recomendó que las personas enfermas y las que las cuidan usen mascarillas médicas.

El consejo de la agencia de la ONU de que los trabajadores de la salud que tratan a pacientes de COVID-19, o con casos sospechosos de la enfermedad respiratoria causada por el coronavirus, deberían utilizar mascarillas médicas se mantiene, aseguró Van Kerkhove.

Pero dicho consejo se amplió para recomendar que personal que entre en contacto con pacientes o residentes en clínicas, hospitales, hogares de ancianos y centros residenciales de largo plazo también deberían utilizar mascarillas todo el tiempo, afirmó.