Autoridades mexicanas reportaron el sábado 387 nuevos fallecidos relacionados al coronavirus, elevando la cifra total de muertos a 20,781, con lo que el país se mantenía como el séptimo del mundo con más decesos vinculados al virus surgido en China el año pasado.

El brote, que ocasionará una aguda recesión económica de escala global, dejaba 175,202 infectados conocidos en la nación norteamericana, 4,717 más que en la víspera.

América, el nuevo epicentro mundial de la pandemia, acumula cerca de la mitad de infectados relacionados con el virus en todo el planeta, donde se han reportado 8.7 millones de casos y 460,807 decesos, según un recuento de Reuters.

En medio de críticas de expertos y hasta de la Organización Mundial de Salud (OMS), que asegura que la epidemia continúa avanzando hacia su acmé en el país, México relajó a principios de junio una cuarentena de dos meses, permitiendo la reapertura de algunos sectores económicos.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, ha admitido que fue rebasada la estimación oficial de contagios para el Valle de México, conformado por la capital y el contiguo Estado de México. La zona, hogar de más de 21 millones de personas, acumula más del 40% de casos de COVID-19.

A principios de mayo, en una entrevista con Reuters, el funcionario aseguró que “es muy probable” que en México se esté subestimando la cantidad real de muertos como consecuencia del coronavirus.