El coronavirus no ha sido derrotado. Todo lo contrario.

"Lo peor está por venir", dijo este lunes el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, al hablar de la atmósfera de división política global y de fracturas a nivel político que dificultan el combate de la pandemia.

"Con este tipo de ambiente y condiciones, tememos lo peor".

—Tedros Adhanom Ghebreyesus

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

"Han pasado seis meses del brote del nuevo coronavirus y la pandemia está lejos de haberse acabado", dijo.

La cifra de muertes en todo el mundo supera el medio millón, y los casos, los diez millones en los seis primeros meses, momento que la OMS quiere aprovechar para volver a reforzar la atención para salvar vidas.

"Hace seis meses nadie podría haber imaginado cómo nuestro mundo - y nuestras vidas- cambiarían tanto con este nuevo virus", dijo el jefe de la OMS.

"Todos queremos que acabe, todos queremos volver a nuestras vidas, pero la dura realidad es que no estamos ni cerca de que esto acabe", advirtió.

"Aunque muchos países han hecho progresos, globalmente la pandemia se está acelerando", alertó. "La mayor parte de la gente aún es susceptible (de contagiarse); el virus aún tiene mucho espacio por donde moverse".

La mitad de los contagios del mundo se han registrado en Estados Unidos y Europa, pero el número de contagios está creciendo rápidamente en toda América.

En América Latina el ritmo de nuevas infecciones se ha acelerado desde mediados de mayo, y está aumentando especialmente en Brasil, México y Chile, según la OMS.

Tedros remarcó la importancia del rastreo de contactos de las personas contagiadas y anunció que un equipo de la OMS viajará a China la próxima semana para investigar el origen del virus, algo que le reclamaba Estados Unidos, cuyo gobierno ha sido muy crítico con la organización hasta el punto de suspender la financiación y de anunciar la salida del ente.

El director del programa de emergencias de la OMS, Mike Ryan, dijo que ha habido progresos en el trabajo para encontrar una vacuna, pero que no hay garantías de que sea un éxito.