Sudamérica se ha convertido en un nuevo epicentro de la pandemia de COVID-19, siendo Brasil el país más afectado, mientras que los casos están subiendo en algunas naciones africanas que tenían hasta ahora una tasa de muertes relativamente baja, dijo el viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“En un sentido, Sudamérica se ha convertido en un nuevo epicentro de la enfermedad”, dijo en una conferencia de prensa el doctor Mike Ryan, máximo experto de emergencias de la OMS, agregando que Brasil es “claramente el más afectado”.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Ryan destacó que las autoridades brasileñas aprobaron el uso amplio del fármaco contra la malaria hidroxicloroquina para tratar el COVID-19. No obstante, reiteró que la evidencia clínica actual no respalda el uso del fármaco contra la nueva enfermedad, debido a sus riesgos.

Nueve países africanos tuvieron un incremento del 50% en los casos la semana pasada, mientras que otros experimentaron un declive o presentan tasas estables, indicó Ryan.

La baja tasa de mortalidad podría deberse a que la mitad de la población del continente tiene 18 años o menos, señaló, aunque afirmó que sigue preocupado por una posible propagación de la enfermedad en un continente con “significativas brechas” en sus servicios de cuidados intensivos, oxígeno médico y respiradores.

“La pandemia de COVID-19 alcanzó hoy un hito en África, con más de 100.000 casos confirmados. El virus se ha extendido a todos los países del continente desde que se confirmó el primer caso en la región hace 14 semanas”, dijo la OMS en un comunicado, en el que destacó que hubo 3.100 muertes confirmadas en ese continente.

Alrededor de la mitad de los países africanos están experimentando la transmisión comunitaria del virus, sostuvo la OMS.