En 2019, solo el 4,8% de la población activa de España afirmaba trabajar habitualmente desde el hogar. Sin embargo, la crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto que un porcentaje bastante más elevado de españoles pueden adoptar esta modalidad de trabajo.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

En el artículo analítico "El teletrabajo en casa", publicado recientemente por el Banco de España, sus investigadores calculan que el 30 % de los ocupados podría teletrabajar, al menos ocasionalmente, en España. Así mismo, el análisis refleja que más del 50 % de los empleos de los grupos de ocupaciones cualificadas (directores y gerentes y técnicos y profesionales científicos, intelectuales y de apoyo), podrían realizarse mediante teletrabajo. El 45% del personal contable y de oficina también podría teletrabajar.

El porcentaje de empleos que pueden llevarse a cabo desde casa es inferior al 10% en los sectores agrícola, ganadero, forestal y pesquero, así como en ocupaciones elementales. Actividades englobadas en industrias manufactureras, así como en la construcción y artesanía, son prácticamente imposibles de realizar en casa.