• Con la recesión de 2020, que amenaza con volverse depresión, la Generación X completa una vida abatida por las crisis económicas.

Los Millennials tienen frente a sí uno de los mayores retos que haya enfrentado alguna generación en décadas: cuando todavía les quedan muchos años por delante para pensar en el retiro, ya enfrentaron una Gran Recesión entre los años 2008-2009, y ahora tienen frente a sí la que podría ser la mayor recesión en 90 años, con probabilidad de que se vuelva una Depresión económica de pronóstico reservado. Es la primera generación de la historia de la humanidad que enfrenta dos crisis globales casi consecutivas en su periodo de mayor productividad (ciertamente la globalización es, visto en un horizonte de largo plazo, un fenómeno relativamente nuevo).

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

El panorama es todavía más adverso porque no será esta generación la que diseñe en primera instancia y luego ponga en práctica la estrategia para intentar salvar a la economía del planeta de la recesión y/o de la depresión; en prácticamente todo el mundo los líderes actuales no son Millennials, por lo que tendrán que adaptarse a las consecuencias de la crisis y esperar que lo que se haga dé los resultados esperados. Si no es así, el futuro de millones de jóvenes en todo el mundo será cada vez más sombrío, en su época de mayor productividad laboral y cuando muchos de ellos, de la generación Millennial, empieza a llegar a su “pico” de ingresos laborales.

Generación X abatida por la crisis, los Millennilas son seriamente amenazados

Los antecesores de los Millennials, los miembros de la generación X, han (hemos) vivido en la crisis permanente. Esta generación está marcada de por vida por este fenómeno y todo indica que así morirá. Por ponerlo de alguna manera, las crisis económicas son para la generación X lo que la falta de color del agua en su estado natural, es decir, casi es su naturaleza.

Sin embargo, una parte de las crisis que ha padecido esta generación fueron locales o cuando mucho regionales. Quizás la crisis que marcó a los miembros de la generación X (al menos los que viven en países en desarrollo o subdesarrollados o del tercer mundo como también se les ha conocido), es la década perdida, la década de los años 80 del siglo pasado. Esa crisis marcó a la generación porque precisamente se presentó cuando la mayoría de sus integrantes se estaban incorporando a la vida laboral, o ya estaban en ella y trataban de consolidarse, o pretendían levantar el vuelo empresarial, y la crisis truncó el intento.

Esa crisis generó consecuencias que se extendieron por años, en la práctica los años 90 del siglo pasado fueron también muy complejos precisamente porque se tuvieron que pagar los errores del pasado, las oportunidades disminuyeron y los miembros de la generación X ahora son un en un alto porcentaje integrantes de la economía informal, por decir algunas de las actividades a las que se dedican ante la falta de oportunidades que les ha dejado toda una vida de carencias económicas y falta de oportunidades en muchos de sus miembros.

En resumen, la generación X fue abatida por la crisis; en este escenario, la Gran Recesión de 2020, o lo que vaya a venir, es el corolario de toda una vida inmersa en las crisis económicas.

Al parecer la generación Millennial estaba llamada a ser diferente, pero sobre todo a no padecer lo mismo que sus antecesores, por el contrario, la bonanza económica podría ser su principal característica.

Sin embargo, la primera década del siglo empezó mal, y la segunda parecía que sería diferente hasta diciembre de 2019 cuando todo se empezó a derrumbar. En el inicio del Siglo XXI, los ataques terroristas de Nueva York agarraron a los primeros miembros de la generación Millennial (nacidos entre 1981 y 1983) dando sus primeros pasos en el mercado laboral; la recesión provocada por estos ataques les impactó, pero no excesivamente, aunque visto en el tiempo parecía ser el primer aviso.

Tras un breve periodo de estabilidad (2002-mediados de 2008), llegó la primera gran crisis que vivió esta generación, la de las hipotecas; el primer golpe seco que recibió la generación Millennial.

Sólo 12 años después, cuando sus primeros miembros están por cumplir los 40 años de edad, aparece el mayor reto que haya enfrentado alguna generación en décadas, porque todo apunta a que vivirán la mayor recesión en 90 años y las expectativas son que los jóvenes, los Millennials e incluso algunos Centennials que ya empiezan su vida laboral, sean los más afectados y vean un drástico recorte de oportunidades laborales en los próximos años. Cuando en el mundo todavía no empieza el desconfinamiento, en pleno y no se sabe bien a bien lo que vendrá enseguida, para entidades como la Organización Internacional del Trabajo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya han planteado que la población más afectada en el mercado laboral será la de los jóvenes.

Salarios más bajos, falta de oportunidades, pocas o nulas prestaciones laborales, así como un amplio panorama laboral previo a la jubilación, es en este momento el escenario para la mayoría de los jóvenes en el mundo, y no es el mejor.

Baby Boomers o Gen. X diseñan y encabezarán la recuperación

Un aspecto relevante de la crisis consiste en que la estrategia para tratar de sacar al mundo de ella y/o evitar caer en la depresión no será diseñada ni encabezada por los Millennials, ya que la gran mayoría de los líderes mundiales pertenecen a otras generaciones.

Es muy claro, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene actualmente 74 años de edad, su generación es la de los Baby Boomers y por lo tanto entiende el mundo de manera muy diferente; el presidente de China Xi Jinping tiene 67 años de edad al haber nacido en 1953, con todo y el halo de misterio que cubre a estos personajes en un país como China, es un hecho que su forma de pensar y actuar dista mucho de la generación Millennial. La primera ministra de Alemania, Ángela Merkel, tiene sólo un año menos que Xi-Jinping, también lejos de la generación que se supone ya tiene al mundo en sus manos, o está por recibirlo y quién sabe en qué condiciones. Otro líder es el primer ministro británico Boris Johnson, quién nació en 1964 y cuenta con 56 años de edad, miembro de la generación X.

Si nos vamos a Rusia el férreo presidente Vladimir Putin cuenta con 58 años de edad y por supuesto sus expectativas son otras. El primer ministro italiano Giuseppe Conte tiene 56 años.

Solamente dos líderes mundiales son relativamente cercanos a los Millennials por tener menos de 50 años de edad, quizás ellos podrían ser más empáticos con los jóvenes en esta crisis para presentar problemas que traten de salvarlos del oscuro panorama que enfrentan, aunque su influencia global no es determinante, se trata del presidente de Francia Emmanuel Macron que tiene 43 años, mientras que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau cuenta con 48 años de edad. En México nuestro presidente tiene más de 60 años.

Los Millennials han enfrentado en su corta existencia un mundo complejo, que se supone no iban a enfrentar. Lamentablemente si la generación X es la generación de las crisis económicas, los Millennials empiezan a parecerse mucho, y lo peor de todo es que lo que padecen no es causado por ellos y por lo tanto no es su culpa, pero los podría marcar para siempre.