El nuevo tipo de coronavirus SARS-CoV-2 ha afectado de manera desigual a los países de América Latina. Más allá del número de infecciones de COVID-19, dato según el cual Brasil es la nación más perjudicada por esta enfermedad en la región, Ecuador cuenta por ahora con la mayor cantidad de casos fatales sobre el total de población.

Tal es así que, de acuerdo con la base de datos de la Universidad Johns Hopkins, aproximadamente cinco personas por cada 100.000 habitantes han perdido la vida a causa de la COVID-19 en este Estado sudamericano, cuya población asciende a unos 17 millones. Mientras tanto, en Brasil, donde residen más de 211 millones de personas, los registros oficiales reflejan una mortalidad de entre dos y tres casos cada 100.000 ciudadanos.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

La propagación del coronavirus ha provocado una crisis política en Brasil. Tras declaraciones cruzadas con la prensa y desacuerdos sobre cómo lidiar con las medidas de confinamiento, el presidente Jair Bolsonaro destituyó al Ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, el 16 de abril. Además, el pasado 24 de abril el Ministro de Justicia, Sérgio Moro, renunció. Mientras tanto, el propio Bolsonaro ya acumula 31 solicitudes de ‘impeachment’ en el Congreso brasileño.

Imagen: Statista