• Dos vuelos desde Emiratos inauguran un gigantesco puente aéreo para el regreso de cientos de miles de ciudadanos

Sendos aviones con destino a Kerala desde los aeropuertos de Abu Dhabi y Dubái han inaugurado este jueves el gigantesco dispositivo con el que la India planea repatriar a cientos de miles de sus ciudadanos atrapados por la crisis de la covid-19 en distintos países del mundo. Solo en la primera fase el objetivo es ayudar a volver a 200.000, pero algunas fuentes cifran hasta en 1,8 millones los indios que desean regresar a casa. El puente aéreo va a ser apoyado con varios barcos de la Armada.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

“La India se prepara para la mayor evacuación del mundo”, titulaba en su portada Gulf News. El diario de mayor tirada de Emiratos Árabes Unidos (EAU), donde viven 3,4 millones de indios, asegura citando a la Armada india que la operación intenta repatriar a 1,8 millones de ciudadanos. (La oficina de relaciones públicas de ese ejército no ha respondido a la consulta de EL PAÍS al respecto).

En todo lo que se refiere a la India, las cifras son siempre enormes. El segundo país más populoso del mundo, con 1.366 millones de habitantes, tiene 14 millones de ellos desplazados por el mundo. Solo en las seis monarquías de la península Arábiga son 8,5 millones de indios, un tercio de la fuerza laboral inmigrante que constituye la mitad de la población conjunta. Alrededor de 400.000 se han registrado para volver a casa en las misiones diplomáticas indias en esos países, según el diario económico Financial Express. Solo en Emiratos Árabes Unidos, son 200.000, ha informado el Consulado General en Dubái.

A principios de abril, el Gobierno de Nueva Delhi preguntó a sus embajadas por el número aproximado de ciudadanos que necesitaban regresar de forma inmediata, o al menos tan pronto como se levantara la prohibición. Pero no se ha hecho público el resultado de esa consulta.

Incluso si la misión Vande Bharath (Saludo a India), como se ha bautizado el operativo, se limita a repatriar a los 200.000 indios que anuncian los medios locales en la primera fase, será el mayor ejercicio de ese tipo en tiempos de paz. Esa cifra ya supera los 170.000 ciudadanos que la India evacuó de Kuwait por vía aérea tras la invasión del Ejército de Sadam Husein en 1990 y que inspiró el éxito de Bollywood Airlift (Puente Aéreo). También supera a los 150.000 turistas británicos que el Reino Unido tuvo que rescatar el año pasado tras la quiebra de Thomas Cook.

Para la primera semana, del 7 al 13 de mayo, se han programado 64 vuelos especiales desde 12 países, que permitirán el regreso de 15.000 ciudadanos. Los pasajeros tienen que pagar el precio del billete y al llegar deben someterse a las dos semanas preceptivas de cuarentena. Además, cuatro navíos de la Armada india, incluidos dos grandes buques de desembarco anfibio, han zarpado preparados para recoger a civiles en la península Arábiga y en Maldivas.

La India suspendió todos los vuelos internacionales a finales de marzo cuando el Gobierno de Narendra Modi decretó un estricto confinamiento para frenar la expansión del nuevo coronavirus. Cientos de miles de indios quedaron atrapados en distintos lugares del mundo, en especial en las monarquías del Golfo. Desde entonces, ha operado unos pocos vuelos de repatriación, pero se negó a aceptar el regreso en masa de decenas de miles de trabajadores ante la falta de medios para garantizar su cuarentena.

Esa negativa motivo tensiones con algunos Gobiernos de la región. EAU llegó a amenazar con limitar el número de visados de trabajo para los países que se negaran a recibir a sus ciudadanos. Significativamente, 26 de los 64 primeros vuelos anunciados van a recoger a indios bloqueados en los países de la península Arábiga, donde la pérdida del trabajo les deja a menudo en la indigencia al no existir seguro de desempleo.

“Se va a dar prioridad a los trabajadores en apuros, ancianos, urgencias médicas, mujeres embarazadas, así como otras personas que se hayan quedado en situaciones difíciles”, ha precisado en Twitter el Consulado de India en Dubái.

Las autoridades indias también han señalado que todos los pasajeros serán revisados en el aeropuerto de salida y sólo aquellos que estén asintomáticos podrán subir a bordo. Este es un punto especialmente delicado. En el caso de Pakistán, que empezó sus repatriaciones la semana pasada, hay preocupación porque muchos de los retornados desde EAU están infectados con la covid-19.

La prensa paquistaní se ha hecho eco del alto número de positivos en los vuelos procedentes de Dubái y Abu Dhabi, que en algunos ha llegado al 50% de los pasajeros. Un portavoz del Ministerio de Exteriores emiratí ha rechazado “completamente esta versión de los hechos” y aseguró a Reuters que “a todo el mundo en los vuelos de repatriación desde EAU se le hace la prueba y no se permite viajar a los infectados”. Un asesor del primer ministro paquistaní, por su parte, ha sugerido que a los viajeros no se les hacen PCR sino pruebas menos fiables y ha atribuido la elevada cifra de contagiados a las condiciones de hacinamiento en que viven los trabajadores.