• El cuarto episodio de #JuntosEnCasa contó con la participación especial de YGL Johana Bahamón, la doctora y asesora de salud mental Claudina Cayetano y Romero Britto
  • #JuntosEnCasa es un programa educativo y de prevención para jóvenes Hispanos en Estados Unidos y América Latina

Enrique Acevedo: Gracias por acompañarnos en este episodio que Juntos en casa, el cuarto episodio cumplimos ya con este ciclo en el que hemos platicado con el creador, con líderes de opinión, con expertos que nos han guiado un poco, han aprendido a navegar a porque entiendo que la circunstancia este momento con la información sobre salud o el impacto económico, jubilación y también hábitos para sobrellevar la circunstancia de una mejor manera.

Y en este episodio quisimos platicar con Johana Bahamón, que trabaja en Colombia con una comunidad especialmente vulnerable a los efectos de la pandemia en las prisiones. Por supuesto, las condiciones no están establecidas para que exista la distancia física, para que exista el aislamiento que muchos la autoridad sanitaria recomienda.

Y no solamente eso. Existen una serie de factores que incrementan el que identifica la vulnerabilidad de esta población y por iniciativa, no solamente durante la emergencia, sino ya desde hace mucho tiempo, como la del Johanna, son verdaderamente importantes.

Johana Bahamón: Muchas gracias por invitarme y nosotros llevamos trabajando ocho años con la población carcelaria y hospedada de Colombia. Tenemos tres líneas de acción. La primera es crecimiento interno, que es la parte de crecimiento personal y espiritual de las personas privadas de la libertad (apoyo psicosocial).

La segunda es arte interno, que es la resocialización por medio del arte y la cultura. Y la tercera es trabajo interno, que son parte de productividad. Que las cárceles no sean solamente centros de reclusión, sino centros productivos.

En este momento, con esta situación y con COVID, lo que hemos hecho son dos cosas. La primera, seguir con nuestros programas, los que se puedan virtualmente. De hecho, justo ahora acabo de terminar un grado de un diplomado de buenas personas. Recuperaron su libertad. Entonces lo que podemos hacer virtualmente lo seguimos haciendo. El festival de teatro carcelario lo estamos haciendo virtual. También apoyo psicosocial, asesoría jurídica y, por otro lado, la parte más importante sobre todo este momento, que es la los elementos de bioseguridad. Estamos tratando de apoyar a todas las cárceles de Colombia, que son 132, para que todos tengan los elementos básicos. Por lo menos para afrontar esa pandemia, porque el distanciamiento social es imposible hacerlo en la cárcel.

Y en cuanto a los protocolos de salubridad, pues ellos no cuentan con agua todo el día, sino a ciertas horas del día. Es muy complicado para las personas privadas de la libertad cumplir esos protocolos, así que en ese momento es nuestra prioridad. Ellos son los quería y lograr que por lo menos tengan lo básico para afrontar esto.

EA: Cómo invitar al resto de la población sobre la importancia que tiene este trabajo?

Pero, cómo transmitir el mensaje de que esta población necesita herramientas para reinsertarse en la vida social y que estos días son tan valiosos como las que están en otras circunstancias?

JB: Exacto. No es fácil. Es una pobreza que ya estigmatizada y es una población que está olvidada.

Pero creo que este momento es un buen momento para generar empatía con esa población carcelaria, porque nadie más que ellos saben lo que es realmente ser encerrados. Entonces, por ejemplo, ahora hay muchas personas que se están quejando porque están encerrados en cuatro paredes y porque estoy segura que esas cuatro paredes ni en más de tres cuartos, que es lo que tenía una celda en una cárcel y seguro que no la están compartiendo con 10 personas como si comparten en una cárcel y ni el baño, están compartiendo con 200 personas, como en una cárcel.

Entonces sí creo que es un buen momento. Este encierro, por así decirlo, para generar una empatía con la población carcelaria, que es tan olvidada, y que hace parte de nosotros. Es parte de nosotros y yo creo que todos hemos cometido errores.

Todos hemos pedido segundas oportunidades. A muchos nos han dado segundas oportunidades y es momento de empezar nosotros mismos, a dar segundas oportunidades y pensar un poco más en esa población.

EA: Me gusta mucho la segunda oportunidad porque cada comienzo. Cada vez que tenemos la oportunidad de reiniciar un poco y replantearnos prioridades, principios, valores, etc. es esto, una segunda oportunidad de hacer las cosas. Y hoy como está el sentimiento colectivo de segunda oportunidad de volver a comenzar después del periodo de emergenza que hemos vivido y de corregir muchas de las cosas que estábamos haciendo mal. Qué paradójico que haya lecciones que aprender justamente de este sector de la población, no?

JB: Exacto. Y si por el contexto, creo que es un buen momento, porque estoy segura que cuando todo esto pase va a haber algo que pasar a todo el mundo por primera vez. Ahora sí podemos hablar de todo el mundo literal, porque estamos todos. Lo mismo en este momento todo el mundo, y creo que es que todos vamos a terminar siendo mejores personas después de esto, porque si hay algo que haya generado esta situación es la solidaridad. Toda la gente, todos nos hemos vuelto más solidarios. Hemos dejado de pensar en el bien individual y estamos pensando en el bien común.

EA: El problema es cómo involucrar muerto o algo que te llevó a trabajar con la población carcelaria y qué ha aprendido a lo largo de todos estos años?

JB: Bueno, yo empecé a trabajar con las cárceles hace ocho años porque yo fui actriz durante 15 años y por un personaje que estaba haciendo en ese momento en televisión.

Hace ocho años me invitaron a ser jurado de un evento en la cárcel de Mujeres de Bogotá y era la primera vez que yo estaba en una cárcel y ese día, cuando salí de la cárcel, fue para mí imposible ser indiferente a esa realidad que conocí, porque obviamente conocía la situación de las cárceles de mi país. Pero una cosa es verlo en los medios de comunicación y otra muy diferente es estar ahí, en la cárcel y conocer realmente lo que pasa allá adentro y, sobre todo, conocer los seres humanos y sus historias. Llevo ocho años trabajando en las cárceles, dedicada ciento por ciento a las cárceles y lo que creo y yo creo que una de las lecciones o aprendizajes más valiosos que me han tocado en estos ocho años es que siento que en mi día ahora necesito mucho menos y valoro muchísimo más.

EA: Y hablando particularmente del momento que estamos viviendo, qué es lo que ha tratado de hacer, más allá de la discusión, de la necesidad de tomar medidas para proteger a esta población que han logrado hacer en Colombia y que podamos aprender otros países latinoamericanos de esta experiencia porque la población carcelaria y cómo tratar de proteger esa vulnerabilidad?

JB: Pues como le decía el principio, son dos cosas los que hemos hecho, el primero es seguir con lo que estamos haciendo, no dejar de hacerlo por la situación, sino buscar soluciones.

Y es lo que hemos estado haciendo desde no sólo ahorita, sino desde hace ocho años, buscar soluciones a las problemáticas que nos ocurren permanentemente en las cárceles, algo a lo que estamos acostumbrados y sin ritmo de trabajo a solucionar.

Entonces, lo primero es solucionar todos los programas que estamos haciendo, seguir haciendo, ver cómo se siguen haciendo y, por otro lado, simplemente lograr apoyo de la población civil paraco para lograr que esas personas tengan lo básico y necesario. Hemos dado tapabocas, por ejemplo, para los internos, para elaborar máscaras para la guardia, máquinas fumigadoras, mercados, familias, elementos de aseo. Y bueno, por ahora esto, que es como un apoyo importante.

EA: Sin duda es un apoyo importante. Finalmente la idea de Juntos en Casa es compartir experiencias a través de la realidad latinoamericana para enfrentar de la mejor manera posible la emergencia. Cuál sería el mensaje desde tu circunstancia geográfica de Colombia, desde el trabajo que estás haciendo por la población carcelaria para el resto del continente frente a la emergencia, es decir, un poco una reflexión final que trascienda la frontera del momento?

JB: Yo siempre he creído que lo que le pasa, todas las situaciones que pasan el 10 por ciento es lo que está pasando y el 90 por ciento es cómo reacciona ante esa circunstancia. Así que depende cada uno cómo reaccione para que esto sea algo positivo o algo negativo en la vida.

A mi personalmente, para mí es algo muy positivo y lo veo alrededor y creo que para la gran mayoría de las personas esto es algo muy positivo, porque si está generando un cambio en la conciencia y la esencia de las personas.

EA: Y además, una oportunidad para servir a los demás y para generar empatía. Gracias Johana Bahamón por estos minutos y por compartir tu historia y el trabajo que hacen que siga avanzando con el éxito que lo han hecho hasta hoy. Gracias de nuevo por estos minutos para presentar a ustedes.

JB: Muchas gracias.

Dra Claudina Cayetano, PAHO
Dra Claudina Cayetano, PAHO

EA: Desde ahí vamos ahora con la doctora Claudina Cayetano y una especialista en el tema, una asesora en realidad para la Organización Panamericana de la Salud sobre salud mental y la importancia que tiene la idea de que sin salud mental no hay salud. Hay que trascender el estigma que hay alrededor de los padecimientos de salud mental.

Claudina Cayetano: Muchas gracias por la invitación de Enrique. Me da muchísimo los extractos ustedes especialmente abordar este tema tan importante como es la salud pública.

EA: Platicaba esta semana con un grupo de colegas periodistas que resultaron positivos a la prueba del 19. Algunos se alimentan mal, otros no tanto, pero cuando al grupo entero le preguntaban y sentían que había algún tipo de trauma físico emocional como consecuencia de la experiencia, todos levantaban la mano y dijeron que sí, que es un común denominador entre la gente, que primero vamos a concentrarnos en esto, entre la gente que ha experimentado la enfermedad y que ha experimentado las consecuencias de la enfermedad.

CC: Es exactamente lo que estamos viendo desde la Organización Panamericana de la Salud es que la gente, no solamente los que están viviendo, sino también las personas a su alrededor y sus familiares, amigos, también tienen esta situación.

Entonces esto definitivamente les afecta. La salud mental, en donde la gente se siente muy ansiosa, se siente angustiada, con muchísimo miedo, que no es igual a todo lo que hemos experimentado anteriormente. Entonces el impacto psicológico es bastante grande por el miedo que se siente al que estén infectados, a que puedan también infectar a otras personas y las personas a su alrededor, que también ellas también se pueden infectar.

Entonces te das cuenta acá lo que significa para las personas.

EA: Y la ansiedad que me parece, también es un síntoma compartido entre mucha gente. Me imagino tiene un vínculo muy importante con la incertidumbre, con la gente que se va desarrollando y que va evolucionando sobre lo que conocemos sobre el virus. La reacción de los gobiernos.

CC: Exactamente. Y no solo eso, con lo que no conocemos es lo que más nos afecta, no, no conocer. Cuando tú conoces a algo, te hace mucho más fácil decir cómo lo vas a enfrentar. Y si nosotros tenemos que ir de vacaciones a un lugar donde no sabemos de qué se trata, cómo es el lugar, cuál es el clima. No sabes. Pero si tú sabes cuál es el clima, cómo se te hace más fácil estar preparado.

No sólo no estamos preparados para esto, porque hay muchas cosas que todavía no sabemos. Esa incertidumbre es lo que hace que haya un gran impacto psicológico entre las personas. Entonces, yo creo que eso es un punto muy clave, muy importante.

De qué tanto nos afecta el no saber y lo que sabemos que también lo estamos seguros de cómo es, porque, como le decías al inicio, hay personas que tienen síntomas y no saben estos síntomas cómo van a progresar, si progresan hasta algún punto, donde tendrán que ser ingresados, estar en ventilador.

Y hay personas que tampoco tienen síntomas y no saben que están, que están infectados. Entonces hay muchas maneras porqué la gente se preocupa.

EA: Cómo ayudar a esta gente a administrar, a manejar mejor su ansiedad, nerviosismo y todo lo que acompaña la idea de un diagnóstico positivo, cómo mantenerlo en calma y tratar de ayudar a navegar mejor?

CC: Yo creo que una de las cosas importantes es el saber, no sea el tener, si se pudiera, la certidumbre de que si se les hace un test y que sea antes que sea, que tengan la oportunidad que se les puedan hacer el examen. Lo otro es el manejo de la salud mental y creo que es muy importante. Ahora más que nunca tenemos que aceptar la importancia de cuidar nuestra salud mental. Me imagino que tú lo sabes tan bien que cuando hablamos de salud mental hay mucho estigma. Me gustó mucho lo que dijiste es que en este grupo todos levantaron la mano y el gran impacto es a la salud mental. Entonces, qué significa esto? La importancia de que cuidemos nuestra salud mental. Pero como hay mucho estigma, la gente a veces no quiere hablar de esto, pero tenemos que aprender a cocales, la higiene de la salud mental.

Qué es lo que se debe de hacer para que la gente esté de una manera más saludable mentalmente, para que puedan responder de una manera eficaz y efectiva a lo que es lo mejor para ellos, tomar decisiones que sean decisiones informadas.

Entonces, para eso hay muchas recomendaciones que nosotros hemos estado dándoles a las personas desde la Organización Panamericana de la Salud, cómo es que se deben de cuidar, qué es lo que deben de hacer de su dieta con respecto a la dieta, con respecto a dormir, con respecto al hacer ejercicios y una cosa que es muy importante con la salud mental también es la aceptación.

La aceptación es muy importante porque a veces nosotros nos ponemos como enganchados en algo que no podemos controlar y que es muy negativo. Entonces es muy importante aprender a aceptar las cosas que podemos controlar. Qué hace el alcance de nosotros y no estar buscando situaciones en donde lo que nos trae son más frustraciones.

Entonces, digamos, el ejercicio de que tal vez si esto es lo otro. Queda más frustración. Y no, no nos calma.

EA: Y para personas que tienen ya conductas, diagnosticara que viven con un problema de salud mental y que situaciones como el alertamiento, la restricción, simplemente han intensificado todos estos padecimientos. Cuál es una buena forma de mantener la salud mental? El sueño o la alimentación? Mantener una actitud positiva, pero típicamente para quienes sufren de depresión, por ejemplo, o traumático de alguna condición ya diagnosticada y que pueden idensificar en el aditamento cómo ayudarlo.

CC: Buena pregunta. Muchas gracias, porque creo que tema es bastante importante, específicamente porque sabemos que hay muchas personas que si antes de COVID ya tenían un diagnóstico de salud mental, entonces es muy importante que estas personas continúen con sus tratamientos, ya sea en contacto con su médico de cabecera, con su psicólogo, con su terapista y continúen con su tratamiento.

Si están tomando algún medicamento, que no lo interrumpa.

Es muy importante que lo contribuí también es muy importante y por eso me gusta. Esta pregunta es que los familiares, las personas a su alrededor, también están conscientes de la importancia que tiene, que es de cuidarlos, de no exacerbar ese estrés que están vidiendo que los acompañe y si viven solos, que traten de estar más en contacto con familiares, con amigos. Sabes qué hablamos del distanciamiento social, pero eso no es distanciamiento físico, no es un distanciamiento emocional. Yo creo que ahora más que nunca debemos de aprender a relacionarnos de una manera.

EA: No es muy importante y mejor físicamente, pero tercas emocionalmente. Con él no me cabe el mensaje. Nos quedamos aquí en casa. La doctora Claudina Cayetano. Salud mental para la Organización Panamericana de la Salud. Muchísimas gracias por su tiempo.

CC: Muchísimas gracias Enrique. Entonces que se cuiden mucho.

Finalmente queríamos hablar con un creador, con un verdadero original y alguien que nos dejó un mensaje muy positivo, no solamente el momento, sino la vida en general. Romero Britto, artista plástico, pintor, escultor.

Está encabezando el movimiento de arte feliz, de arte alegre. Él ha tenido dificultades personales por las que no siempre expresa esta felicidad, ni es fácil representarla en su obra, ya que es parte de lo que conversamos con él. Pero sobre todo a él le interesaba muchísimo mandar este mensaje positivo a mi obra. Siempre están presentes el amor, el optimismo, la empatía, la unión y para Romero es muy importante compartir este montaje con el artista brasileño.