• El interés turístico de Viena alienta el desbloqueo del confín común el 15 de junio

En toda Europa, la libre circulación reclama volver a prevalecer, el verano se acerca, y el turismo apremia. Alemania y Austria prevén reabrir totalmente el 15 de junio su frontera común, cerrada de facto desde mediados de marzo para intentar frenar la propagación del coronavirus, pues sólo se permitía el tránsito de mercancías y de trabajadores transfronterizos.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Una primera relajación de controles se producirá ya a partir de este viernes 15 de mayo para posibilitar viajes de negocios y visitas a familiares en ambos países. La canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo austriaco, Sebastian Kurz, acordaron esta reapertura en dos fases en conversación telefónica el martes por la noche. “En los próximos días los controles dejarán de ser sistemáticos”, anunció ayer la canciller Merkel ante el Parlamento federal (Bundestag), después de que el ministro del Interior, Horst Seehofer, hubiera detallado en rueda de prensa los planes germanos para la reapertura. Objetivo declarado por Merkel: si la evolución de la pandemia lo permite, lograr la desaparición de barreras dentro del espacio Schengen a partir del 15 de junio.

Los controles en Alemania se implantaron en su día atendiendo a la “reciprocidad de las medidas” para contener la pandemia, y “de acuerdo con el proceder” de los socios de la UE, aseguró Merkel. El Ministerio del Interior los decretó el pasado 16 de marzo, una medida que afecta desde entonces a la llegada de pasajeros a través de las fronteras terrestres con Austria, Suiza, Francia, Luxemburgo y Dinamarca. En los aeropuertos también hay controles para las entradas vía aérea.

Kurz quiere reabrir pronto su país a otros limítrofes, pero de la vecina Italia no dice nada

Austria trabaja para adoptar un esquema similar en dos fases con Suiza, Liechtenstein y “los países vecinos del este”, según indicó la oficina del canciller Sebastian Kurz. “El plan está supeditado a que las evoluciones de las cifras de contagios sean favorables en los países de destino”, añadió la ministra de Turismo austriaca, Elisabeth Köstinger, informa Efe desde Viena. En suma, Kurz presiona para que se reabran las fronteras con países que presentan cifras bajas de infección similares a las austriacas. De todos modos, “el tráfico aéreo permanecerá restringido” de momento, aclaró Köstinger.

Austria, que fue de los primeros países europeos en echar el cierre a su confín con Italia –uno de los territorios más castigados por la pandemia– mantiene ese flanco cerrado, pero se apresura a reabrir para su vecino alemán. El sector austriaco del turismo depende en gran medida de los turistas alemanes, y presionó para dejar la vía expedita ante la cercanía del verano. “Italia y España mantienen restringidos los viajes internos, por lo que se tardará aún un poco antes de que podamos liberar el régimen de viajes con esos países”, dijo la ministra austriaca.

Mientras, Alemania mantiene hasta el 14 de junio la recomendación a sus ciudadanos de no viajar al extranjero a menos que fuera por razones imprescindibles, una recomendación vista casi como una regla. Ahora, el levantamiento gradual de restricciones fronterizas mueve a pensar que los alemanes podrán viajar por turismo este verano fuera de su país. Hasta ahora, y desde hace semanas, todo alemán o residente en Alemania que regresa al país procedente del extranjero debe guardar cuarentena de 14 días en casa, medida que también se ha implantado ahora en España. El tribunal administrativo de Baja Sajonia ha puesto en cuestión este requisito, en teoría aún vigente.

Por lo pronto, el grupo turístico alemán TUI anunció ayer que eliminará 8.000 puestos de trabajo a escala global, lo que supone una reducción de plantilla del 10%.