La propagación del coronavirus en España y el número de muertos diarios por la enfermedad respiratoria que causa parecen estar disminuyendo cuando el país acaba de superar los 200.000 infectados por una pandemia que según el banco central está asestando un golpe de “notable severidad” a la economía.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Los casos nuevos aumentaron un 2,18%, ligeramente por debajo del ritmo observado la víspera, incluso a pesar del mayor volumen de pruebas de detección que se están realizando en las últimas semanas.

“Son cifras alentadoras”, dijo el responsable de emergencias del Ministerio de Sanidad español, Fernando Simón. “La incidencia está bajando mucho, incluso más de lo que pensábamos”.

No obstante, con 200.210 casos de COVID-19, España es el segundo país del mundo más afectado tras Estados Unidos, según datos oficiales.

El número de muertos por coronavirus en España se elevó el lunes en 399 hasta un total de 20.852, un 1,95%, lo que supone también un incremento algo inferior al del domingo, manteniéndose la senda descendente de las últimas dos semanas.

En la región de Euskadi, en el norte del país, que vivió uno de los brotes más fuertes en el inicio de la pandemia, la técnico de emergencias Marisa Argüello de Paula dijo que percibía una mayor calma en los pacientes a medida que la situación mejoraba.

“Les dices que las cosas están yendo mejor, que los hospitales no están tan sobrecargados y a pesar de estar solos, vienen con más tranquilidad”, dijo.

Pesadumbre económica

España ha impuesto uno de los regímenes de confinamiento más estrictos de Europa para ayudar a frenar la tasa de infección y el número de muertes diarias, aunque esto a su vez ha provocado una perturbación de la economía de “notable severidad”, dijo el lunes el banco central del país.

La economía española podría contraerse entre el 6,8% y el 12,4% este año en función de que las medidas de confinamiento se prolonguen de ocho a doce semanas, dijo el Banco de España, que anticipa también una “notable recuperación” el año que viene.

La semana pasada se levantaron las restricciones en algunos sectores como el industrial o el de la construcción, pero la mayoría de la población sigue encerrada en casa.

El presidente Pedro Sánchez dijo el sábado que pedirá esta semana que el Congreso apruebe otra prórroga del estado de alarma por dos semanas más, aunque dijo que flexibilizaría las medidas gradualmente si la epidemia seguía remitiendo.

Su gobierno está considerando permitir salir a los niños y la práctica de deportes sin contacto como salir a correr o montar en bicicleta, dijo Simón, que sin embargo añadió que los niños no podrán jugar libremente con sus amigos y vecinos durante algún tiempo.

Para ayudar a suavizar el golpe de la crisis, España propondrá a sus socios de la UE la creación dentro de la UE de un fondo de recuperación de 1,5 billones de euros (1,6 billones de dólares), según un documento de debate al que tuvo acceso Reuters.

Financiado con deuda perpetua respaldada por el presupuesto comunitario, el paquete ayudaría a los países más afectados por el virus después de que tanto Países Bajos como Alemania bloqueasen la emisión de deuda mutualizada.