• Las empresas que usan la computación en nube no cederán bajo la presión de la pandemia de coronavirus.
  • Una mayor automatización y la inteligencia artificial mejorarán la resiliencia de las cadenas de suministro.
  • Las empresas con éxitos tendrán una combinación de resiliencia y agilidad.

COVID-19 está haciendo que la economía mundial caiga en picado. Muchos países se dirigen hacia una recesión muy repentina y sin precedentes. Esta crisis catalizará algunos cambios enormes. Pocas industrias se salvarán de la reforma, la reestructuración o la desaparición. La agilidad, la escalabilidad y la automatización serán las palabras clave para esta nueva era de negocios, y aquellos que tengan estas capacidades ahora serán los ganadores.

Gracias a los paquetes de estímulo del gobierno, la liquidez está volviendo al mercado. Mantendrá a flote una parte suficiente de la economía para que pueda salir de la recesión rápidamente una vez que se levanten los distintos bloqueos. Sin embargo, la forma en que está estructurada en gran parte significa que probablemente beneficie a las empresas más grandes que ya están mejor capitalizadas, en comparación con los operadores más pequeños, que pueden tener dificultades.

Sin embargo, presentar este nuevo período como una confrontación de «grandes» frente a «pequeños» o «propietarios» frente a «advenedizos». Los tropos de la década pasada que provocaron la confrontación de empresas de finanzas tecnológicas (fintechs) y nativos digitales contra los grandes bancos y las marcas de consumo parecerán anticuados a mediados de este año.

De hecho, los tiempos actuales podrían considerarse como la primera prueba real de los primeros mantras empresariales digitales que se han ensalzado durante la primera parte de este siglo. COVID-19 forzará un renacimiento de muchas industrias mientras todos nos quedamos en casa confinados, reevaluando y reimaginando modos de consumo, suministro, interacción y productividad. Como presidente de una empresa de tecnología global, lo que me intriga es dónde se producirán cambios de paradigma, en lugar de únicamente tendencias existentes, ya sea de aceleración o desaceleración.

Por ejemplo, sin duda el cambio de pagos en efectivo a pagos digitales se está acelerando. Mi compañero del Consejo del WEF, Huw Van Steenis, Presidente del comité de finanzas sostenibles de UBS, destacó que 31 países han levantado el límite de pagos sin contacto este año para apoyar las medidas de distanciamiento social. En el Reino Unido, el uso de cajeros automáticos ya disminuía entre un 6 % y un 14 % al año, pero ahora se ha desplomado en más de la mitad. Como argumentó en su informe «El futuro de las finanzas», esto tiene implicaciones importantes para la resiliencia de los formularios de pago, antiguos y nuevos; para los modelos de negocio de los bancos; y la sociedad, mientras trabajamos para asegurar que nadie se quede atrás en una economía cada vez más digital.

Ya estamos constatando una sobrecarga de la tendencia emergente de traer al lugar de trabajo el dispositivo propio (iniciativa BYOD, por sus siglas en inglés) en la tecnología empresarial A medida que las personas se apresuran a trabajar y socializar a distancia, herramientas de nicho anteriores como Zoom, Slack, los equipos de Microsoft e incluso la aplicación Houseparty, de repente respaldan millones de interacciones personales y corporativas por minuto.

Las empresas que han diseñado sus soluciones para utilizar todo el potencial de la computación en nube no cederán bajo la presión. Por ejemplo, la nube brinda a las empresas un acceso fácil a los métodos de pago digitales. Ha permitido que las empresas sigan trabajando, proporcionando acceso de forma rápida y segura a las aplicaciones comerciales y a los empleados que trabajan en casa. Sin embargo, también proporciona una flexibilidad financiera, lo que permite a quienes ven una desaceleración reducir el coste tecnológico de las líneas comerciales que se enfrentan a desafíos.

Mientras tanto, las cadenas de suministro tienen que reconfigurarse en tiempo real. A medida que aumenta la demanda de equipos de protección personal (EPP), respiradores y otros fármacos, los fabricantes tienen que modernizarse y reinventarse. Por ejemplo, Royal Mint se dedicó a producir visores médicos, mientras que Dyson y muchos otros fabricantes, grandes y pequeños, producen respiradores o EPP.

A medida que los grandes minoristas de comestibles luchan por administrar las colas de clientes descontentos, los restaurantes locales inteligentes se han apresurado a convertirse en minoristas, reutilizando sus cadenas de suministro de restaurantes hacia el servicio de los consumidores finales.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Esta combinación de capacidades escalables y ágiles es lo que definirá el éxito a corto y medio plazo de las empresas, ya sean grandes o pequeñas. Sin embargo, a largo plazo, el cambio tendrá que ser más fundamental. La resiliencia, junto con la agilidad, debe ser el nuevo enfoque de los líderes empresariales en nuestra salida de esta crisis.

Para crear resiliencia a largo plazo, es probable que veamos una mayor automatización robótica e inteligencia artificial (IA) dentro de nuestras cadenas de suministro. Estas tecnologías reducen la intervención manual y las transferencias, reducen los riesgos de transmisión y reducen la dependencia de los humanos para trabajar cara a cara. También pueden permitir que la producción se adapte y se reduzca en respuesta a una demanda repentina.

De hecho, es posible que las intervenciones del gobierno hayan acelerado involuntariamente esta tendencia. Los estímulos fiscales de muchos países equivalen al experimento de mayor escala en materia de renta básica universal hasta la fecha. Muchos consideran que esta renta supone un requisito previo para el éxito de una economía impulsada por la inteligencia artificial, ya que permite a las empresas reemplazar potencialmente a los humanos sin que ello afecte a su bienestar.

Está claro que esta crisis eliminará numerosas prácticas obsoletas, pero muchas más de lo que podríamos pensar seguirán ahí. Siempre queremos viajar, comer fuera, entretenernos y disfrutar de experiencias en persona, pero no espere que estas actividades sigan igual que siempre ni que sean ofrecidas por las mismas marcas y por los mismos medios a los que nos hemos acostumbrado.

Saldremos de este período más fuertes, más sabios y más conectados como sociedad global. La resiliencia será el aspecto principal de cualquier estrategia, pero es la agilidad lo que garantizará la competitividad y la capacidad de responder a lo inesperado. Para lograr esto, las empresas tendrán que reevaluar sus puntos fuertes y los aspectos en los que deben mostrar flexibilidad.