Health and Healthcare Systems

Los dibujos de los niños reflejan lo que más extrañan del mundo exterior

 "Echo de menos estar con mi abuela y mi abuelo. Además, quiero ir a la casa de mi abuela".

"Echo de menos estar con mi abuela y mi abuelo. Además, quiero ir a la casa de mi abuela". Image: REUTERS/Kim Kyung-Hoon SEARCH "CORONAVIRUS DRAWING" FOR THIS STORY. SEARCH "WIDER IMAGE" FOR ALL STORIES. TPX IMAGES OF THE DAY - RC2BAG9KZSI9

Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Health and Healthcare Systems??
La visión global
Explora y monitorea cómo COVID-19 afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

COVID-19

Los niños confinados en sus hogares por la pandemia del coronavirus están dibujando lo que más extrañan: sus amigos de la escuela, los abuelos, partidos de fútbol y espacios verdes.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Sin importar el lugar en el que vivan, los temas a menudo son los mismos.

Desde Buenos Aires a Tokio, o de Nueva York hasta Katmandú, salieron a sus balcones o jardines para exhibir los dibujos que han hecho y explicarle sus significados a los fotógrafos de Reuters.

Reku Matsui, un niño de ocho años que vive en Tokio, se dibujó entre sus abuelos, los tres sonriendo juntos. “Extraño estar con mi abuela y mi abuelo. Además, quiero ir a la casa de mi abuela”, contó.

Su hermana mayor, Yaya, de 12 años, hizo un dibujo de ella y una amiga. “Lo que más quiero es salir con mis amigos”, relató.

Noa, 7, y Tom, 6, en Bad Honnef, Alemania, 2020.
Noa, 7, y Tom, 6, en Bad Honnef, Alemania, 2020. Image: REUTERS/Wolfgang Rattay

En la ciudad alemana de Bad Honnef, cerca de Bonn, Tom, de 6 años, explica: “He pintado una imagen de la casa de la abuela y el abuelo, porque los extraño mucho”.

Además de los abuelos a los que extrañan, los niños también dibujan los deportes que no pueden practicar.

Ivan Posta, de 8 años, y su hermano Vince de 11, que viven en la capital húngara, Budapest, han dibujado enormes balones de fútbol.

“Dibujé una pelota de fútbol porque no podemos jugar al fútbol en el jardín ya que hay árboles y arbustos en todas partes”, dijo Vince.

Sofiat Kolawole, 8, Olatunji Adebayo, 11, y Amira Akanbi, Nigeria, 2020
Sofiat Kolawole, 8, Olatunji Adebayo, 11, y Amira Akanbi, Nigeria, 2020 Image: REUTERS/Temilade Adelaja SEARCH

A miles de kilómetros, en la ciudad nigeriana de Lagos, Olatunji Adebayo, de 11 años, también dibujó una pelota de fútbol. “Echo de menos jugar con mis amigos como hacíamos antes (...) Me siento triste por tener que estar encerrado”, comentó.

Sandithi Illeperuma, 14, Colombo, Sri Lanka, 2020.
Image: REUTERS/Dinuka Liyanawatte SEARCH

Sandithi Illeperuma tiene 14 años y vive en la capital de Sri Lanka, Colombo.

En su dibujo, una niña con una máscara se sienta sola en la esquina inferior derecha con las rodillas hasta la barbilla. En la parte superior, un grupo de figuras femeninas con faldas arremolinadas bailan juntas, divirtiéndose.

“Antes del encierro, solía dibujar cosas divertidas y creativas. Pero ahora comencé a dibujar las cosas que más extraño. Dibujo mis emociones. Encerrada me siento muy sola porque soy hija única”, contó.

Los dibujos de otros niños son más crudos, con representaciones del virus que los mantiene encerrados.

Nipoon Kitkrailard, de 10 años y que vive en la provincia tailandesa de Samut Prakan, representó al virus como un monstruo que viene a invadir el mundo, algo que finalmente no puede lograr porque los trabajadores de salud y artículos que incluyen gel de manos y máscaras faciales se lo impiden.

Li Congchen, 11, China, 2020.
Image: REUTERS/Tingshu Wang SEARCH

En China, donde comenzó el brote del nuevo coronavirus y el primer lugar en el que se levantó la cuarentena, Li Congchen, de 11 años y que vive en Pekín, hizo una intrincada serie de dibujos que muestran que el virus llega en un “avión de murciélagos”. Pero muchas personas, que están dispuestas a dar su vida por detenerlo, finalmente lo derrotan con “pistolas de vacunas”.

¿Has leído?
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Health and Healthcare SystemsWellbeing and Mental Health
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

La desigualdad está impulsando la resistencia a los medicamentos antimicrobianos. Así podemos frenarla

Michael Anderson, Gunnar Ljungqvist and Victoria Saint

13 de junio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial