Los casos globales del nuevo coronavirus han superado el umbral del millón, con más de 53.000 muertos, mostró el viernes un recuento de Reuters, mientras las cifras de fallecidos siguen aumentando en Estados Unidos y Europa occidental y la economía mundial se desploma estrepitosamente.

Sólo en la víspera hubo 6.095 nuevas muertes, casi el doble del total causado por el brote en China, donde se originó la enfermedad COVID-19.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

En una lista basada en cifras notificadas de manera oficial, Italia lidera el total de muertos con 13.915, seguida por España con 10.935. Estados Unidos, sin embargo, se está convirtiendo en el nuevo epicentro con 243.635 casos, cifra muy superior a la de cualquier otro país, y 5.887 muertes.

La epidemia en China se ha estabilizado luego de que el país aplicó medidas draconianas de contención y el gigante asiático planeaba llorar a sus “mártires” el sábado, guardando silencio durante tres minutos.

El brote ha golpeado duramente a Irán, país que continúa con su disputa con su rival Estados Unidos en el escenario geopolítico.

En Europa, que representa a más de la mitad de los casos en todo el mundo, Francia y Reino Unido también enfrentaban problemas para fortalecer sus servicios de salud bajo la enorme presión generada por la pandemia.

Aunque las cifras oficiales son impactantes, expertos sanitarios e incluso algunos gobiernos reconocen que no han logrado capturar la extensión completa del virus. Suele no ser detectado en las personas con síntomas leves o que no presentan síntoma alguno.

Un trabajador desinfecta una parada de autobús durante el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Curitiba, Brasil, el 2 de abril de 2020.
Un trabajador desinfecta una parada de autobús durante el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Curitiba, Brasil, el 2 de abril de 2020.
Imagen: REUTERS/Rodolfo Buhrer

Las repercusiones económicas del coronavirus se perfilan como más severas que las de la crisis financiera de 2008, debido a que las aerolíneas se han visto obligadas a dejar la mayoría de sus aviones en tierra, las empresas han cerrado, los despidos se han disparado y millones de personas se encuentran confinadas en sus hogares bajo cuarentena.

En su lugar, las comparaciones se están haciendo con períodos traumáticos como la Segunda Guerra Mundial o la Gran Depresión de la década de 1930.

En la mayor economía del mundo, el gobierno estadounidense ha inyectado un monto de ayuda sin precedentes, sin embargo, las solicitudes semanales de subsidios por desempleo se dispararon a un récord de 6,6 millones en el período al 28 de marzo, el doble de la semana previa.

Morgan Stanley proyecta que la economía de Estados Unidos se contraerá un 5,5% este año, su peor caída desde 1946.

Si bien los países occidentales ricos se están tambaleando, hay una gran preocupación sobre un impacto potencialmente más severo en países que ya lidian con pobreza, inseguridad y sistemas sanitarios débiles.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a desestimar la pandemia y dijo que “no es todo lo que se pretende que es” y negó que algún hospital del país haya copado su capacidad.

Sus aliados más cercanos, sin embargo, son reticentes a apoyar su plan para suavizar las normas para contener la propagación del coronavirus en favor de impulsar la economía, según fuentes con conocimiento de la disputa, por lo que Bolsonaro parece cada vez más aislado.

Gobiernos autoritarios desde China a Venezuela han sido criticados por reprimir a las personas que denuncian la crisis por el coronavirus. Sin embargo, en Estados Unidos la Armada relevó al mando de un portaaviones en castigo por la filtración de una dura carta que pedía medidas más fuertes ante un brote en la embarcación.