La mejor calidad del aire en Europa debido a las cuarentenas para combatir la pandemia de coronavirus ha generado beneficios para la salud equivalentes a evitar 11.300 muertes prematuras, según un estudio publicado el jueves.

Los investigadores extrapolaron el probable impacto en las enfermedades causadas o empeoradas por la contaminación del aire, que ha disminuido drásticamente a medida que cientos de millones de personas se han quedado en casa durante el último mes.

“Se puede comparar con una situación en la que todos en Europa dejaran de fumar durante un mes”, dijo Lauri Myllyvirta, analista principal del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA) con sede en Helsinki, que realizó el estudio.

“Nuestro análisis destaca los enormes beneficios para la salud pública y la calidad de vida que podrían lograrse reduciendo el uso de combustibles fósiles de forma sostenida y sostenible”.

Los beneficios en Alemania, Gran Bretaña e Italia excedieron el equivalente a más de 1.500 muertes prematuras en cada país.

El ciudadano europeo promedio estuvo expuesto a niveles de dióxido de nitrógeno un 37% por debajo de lo que normalmente se esperaría en los 30 días que finalizaron el 24 de abril, dijo CREA. El gas se produce principalmente a partir del transporte por carretera.

Según el estudio, que cubrió 21 países europeos, la exposición al material particulado -generado por el transporte, la industria y la calefacción a carbón- fue un 12% inferior a los niveles normales.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

También se espera que la caída observada en la contaminación resulte en 1,3 millones menos de días de ausencia del trabajo y en 6.000 casos nuevos menos de asma en niños, dijo CREA.

Los investigadores también destacaron que la exposición prolongada al aire contaminado antes de la pandemia podría haber causado o exacerbado la diabetes, la enfermedad pulmonar, la enfermedad cardíaca y el cáncer, condiciones que aumentan el riesgo de muerte para los pacientes con COVID-19.

La contaminación del aire causa más de 400.000 muertes prematuras anuales en los 27 miembros de la Unión Europea y Gran Bretaña, según la agencia ambiental de la UE.