Las muertes mundiales relacionadas con el coronavirus superaron el sábado el umbral de 200.000, y se calcula que los casos confirmados del virus llegarán a 3 millones en los próximos días, según un recuento de Reuters.

Más de la mitad de las muertes han sido reportadas por Estados Unidos, España e Italia.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

La primera muerte relacionada con la enfermedad se informó el 10 de enero en Wuhan, China. El número de decesos tardó 91 días en pasar los 100.000 y otros 16 días para llegar a 200.000, según el recuento de Reuters de informes oficiales de los gobiernos.

En comparación, se estima que al año 400.000 personas pierden la vida por malaria, una de las enfermedades infecciosas más mortales del mundo.

Estados Unidos había reportado más de 52.400 muertes hasta el sábado por la mañana, mientras que Italia, España y Francia han reportado entre 22.000 y 26.000 cada una.

De los 20 países más afectados, Bélgica ha reportado el mayor número de fallecimientos per cápita, con seis por cada 10.000 personas, en comparación con 4,9 en España y 1,6 en Estados Unidos.

Alrededor del 8% de todos los casos reportados en Estados Unidos han sido fatales, mientras que más del 10% de los contagios de España e Italia han resultado en muertes.

Sin embargo, esas tasas serían considerablemente más bajas si los totales de infección incluyeran los muchos casos de la enfermedad que no se informan, ya que no todas las personas con síntomas son examinadas.

Asia y América Latina han reportado más de 7.000 muertes, mientras que Oriente Medio ha reportado más de 8.800. El número de fallecimientos actual en África es de alrededor de 1.350.

La cifra global de muertes ha seguido creciendo a una tasa del 3% a 4% por día durante los últimos 10 días, aunque esa tasa se ha desacelerado desde el comienzo del mes.

Se calcula que el número real de muertes sea mayor, ya que muchos países no han incluido las muertes registradas en hogares de ancianos y otros lugares fuera de los hospitales.