España se ha convertido en los últimos días en el quinto país con más casos de COVID-19, con más de 7.800 afectados, alrededor de la mitad de ellos solo en la Comunidad de Madrid. A día de hoy lunes 16 de marzo a las 8:00 am (CET), 292 personas habían fallecido a causa del virus en la Península y las islas. Italia, país más afectado de Europa, alcanzará hoy muy probablemente los 25.000 enfermos.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Esta infografía de Statista muestra cuál es la situación actual en los siete países con más enfermos detectados por el momento, según información de la base de datos sobre la epidemia creada por la universidad John Hopkins. El caso de China continental, primer territorio afectado, puede ayudar al resto del mundo a tener esperanza sobre el final de la epidemia. En él, casi del 84% de los afectados (esto es, 67.843 de los 81.020) ya se han recuperado.