"Exagerar es mejor que no reaccionar": Personas de la academia de todo el mundo comparten sus ideas sobre el coronavirus

Preparándose para el coronavirus: Una trabajadora de la salud se lava las manos en un hospital de Harare, Zimbabwe
Preparándose para el coronavirus: Una trabajadora de la salud se lava las manos en un hospital de Harare, Zimbabwe
Imagen: REUTERS/Philimon Bulawayo
  • La Organización Mundial de la Salud ha calificado a COVID-19 de pandemia.
  • Personas expertas de la academia recomiendan tomar medidas de salud pública como el "distanciamiento social" para frenar la propagación.

Es oficial: COVID-19 es ya una pandemia, que se extiende tan rápidamente que cualquier recuento de infecciones y muertes se desactualiza enseguida. Los casos fuera de China se han multiplicado por 13 en las últimas dos semanas, y el número global de infecciones ha superado las 126.000 el 12 de marzo.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

A medida que los países, desde Italia hasta Irán, desde Suecia hasta Sudáfrica, luchan por contener el virus, es más importante que nunca recurrir al consejo experto de instituciones como la Organización Mundial de la Salud. Lavarse las manos con frecuencia con jabón es una de las medidas clave que podemos tomar para protegernos.

El Foro Económico Mundial ha recogido las ideas de personas del ámbito de la academia de las principales universidades para tener una visión global de cómo se está propagando el Covid-19 y qué medidas deben adoptarse para luchar contra la pandemia.

"El distanciamiento social es nuestra mejor defensa actual contra el Covid-19."


Michelle A. Williams, decana de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, EE.UU.

El 10 de marzo, la Universidad de Harvard anunció sus planes de llevar toda su enseñanza a la plataforma digital a partir del 23 de marzo, un día después de las vacaciones de primavera. Las reacciones del público a este y otros movimientos similares en otras universidades han sido variadas: algunas personas han elogiado la acción y otras la han considerado exagerada o excesivamente cautelosa. Pero, de hecho, el distanciamiento social (llevado a cabo con éxito por algunas ciudades durante la pandemia de gripe de 1918) es nuestra mejor defensa actual contra los efectos en cascada de COVID-19.

Aplanar la curva: cómo podría evolucionar el coronavirus dependiendo de nuestra respuesta
Aplanar la curva: cómo podría evolucionar el coronavirus dependiendo de nuestra respuesta
Imagen: Slide provided by Michal Caspi Tal, PhD, of Stanford Medical School

Ya no podemos esperar contener la propagación global del virus. Tampoco podemos esperar al desarrollo de una vacuna que puede tardar aún 18 meses, o desperdiciar recursos indebidos en la localización de conexiones entre personas con la infección. Nuestro enfoque actual debe ser el de aplanar la curva, frenar la propagación del virus, aliviar sus efectos en los sistemas de salud y salvar vidas. La forma más efectiva de hacerlo es a través del distanciamiento social, que incluye la restricción de los viajes y la cancelación de eventos a gran escala como conciertos, conferencias, y sí, clases universitarias.

Durante la epidemia de gripe de 1918, el distanciamiento social extremo en Saint Louis (San Luis, Misuri) salvó vidas de forma incalculable, mientras que en Filadelfia, la obstinada negativa a cancelar un desfile de la Primera Guerra Mundial dio lugar a una rápida y evitable propagación de la enfermedad. Hoy en día, los inconvenientes inmediatos de esas restricciones se ven eclipsados por los resultados positivos ya observados en países como Singapur y China.

Una historia de dos ciudades en medio del devastador brote de gripe española
Una historia de dos ciudades en medio del devastador brote de gripe española
Imagen: Slide provided by Michal Caspi Tal, PhD, of Stanford Medical School

El distanciamiento social por sí solo no mitigará el impacto de COVID-19. También debemos hacer que las pruebas sean gratuitas y se puedan obtener con facilidad y garantizar bajas laborales pagadas a todos los trabajadores enfermos y en cuarentena, entre otras acciones. En un momento tan incierto, también debemos dar prioridad a la salud mental. Pero ya hemos pasado el punto de actuar con tibieza.

Sólo a través de un estricto distanciamiento social podemos esperar atenuar en la actualidad la proliferación de este nuevo virus y reducir las tasas de mortalidad tanto por COVID-19 como por otras enfermedades no relacionadas.

Mientras tanto, a medida que nos movemos para proteger la salud de nuestra familia, amistades y colegas, debemos también dar respeto y cuidado a las personas cuidadoras. Porque, como se ha demostrado una y otra vez, son las y los trabajadores sanitarios y de salud pública, ya sea sobre el terreno, en los centros de salud o en entornos de ayuda internacional, quienes sirven como primera línea de defensa vital para proteger la salud de las poblaciones.

"Una proporción significativa de la población mundial podría estar infectada."

Profesor Yik-Ying TEO, decano de la Escuela de Salud Pública Saw Swee Hock, Universidad Nacional de Singapur

La responsabilidad individual se encuentra en el centro de la gestión de la situación actual con COVID-19, ya que nuestras acciones determinan si la cadena de transmisión se detiene con éxito o se amplía desafortunadamente.

  • El simple pero efectivo mensaje de lavarse las manos con frecuencia puede minimizar el riesgo de infección de cada persona por la exposición inadvertida al virus a través del contacto con las superficies y el subsiguiente contacto con la cara.
  • Evite ir a lugares concurridos, sobre todo aquellos que están en ambientes cerrados con poca ventilación natural.
  • En caso de malestar, se debe minimizar cualquier interacción con otras personas.
  • Evite cualquier viaje no esencial a lugares con casos de transmisión en la comunidad.
  • Sea socialmente responsable al compartir información precisa y basada en hechos en las redes sociales, y evite iniciar o enviar artículos no verificados o noticias falsas a otras personas en la comunidad.
  • Haga un esfuerzo por mantenerse al día sobre los últimos acontecimientos de la situación en la vecindad local.
  • Tenga presente que la situación puede continuar durante un período prolongado, y siga manteniendo buenos hábitos personales, tales como ejercicio regular y una nutrición adecuada para tener una constitución física sana y un estado de bienestar mental para salir adelante en esta crisis mundial.

Está claro que la transmisión de COVID-19 continuará en muchos países, para al final devenir en una difusión comunitaria. Los encargados de elaborar modelos epidemiológicos han hecho varias proyecciones sobre el impacto previsto en la población, en las que, a falta de una contención eficaz o de una vacuna viable y segura, una proporción importante de la población mundial podría resultar infectada.

Propagación mundial del coronavirus
Propagación mundial del coronavirus
Imagen: Foro Económico Mundial


Si bien esta predicción puede llegar a cumplirse, lo importante es la escala de tiempo en que se lleva a cabo: ya sea en cuestión de 6 a 9 meses, lo cual puede colapsar muchos sistemas sanitarios, o a lo largo de varios años, lo que permitirá a los sistemas de salud hacer frente de manera adecuada.

No obstante, todavía hay países con sistemas sanitarios más débiles en los que es necesario garantizar que las plantillas de trabajadores de la salud estén ante todo protegidas, con un suministro adecuado y una capacitación apropiada en el uso de equipo de protección personal; así como permitir que esos países organicen una respuesta viable y sostenible que incluya la atención primaria comunitaria para tratar los casos leves, además de la atención hospitalaria intensiva avanzada de las personas gravemente enfermas.